Mi artículo de esta semana no estaba pensado para hablar de las elecciones, pero sin duda es imposible no tratar el tema, fueran elecciones históricas y sin duda habrá un México antes y después del 2018.

¿Por qué las elecciones 2018 son históricas? Porque el margen de triunfo no tiene precedentes, porque hubo resultados inesperados, porque hubo una abierta intervención del gobierno actual en el proceso, porque la participación ciudadana fue alta, el total de puestos de elección popular fueron nunca antes vistos y, porque el nuevo gobierno ofreció un México diferente en materia social, política y económica… sólo nos queda esperar que ese cambio realmente llegue.

Primero hablemos de los partidos, sin duda esta elección nos mostró la gran prostitución de la política mexicana, unas elecciones donde un partido de derecha se alió a la izquierda y donde el partido a vencer hizo alianzas con todas las ideologías y todos los políticos más criticados en el país. Sin duda, el PAN pierde, pierde por la ambición de su dirigente, pierde tras la división del partido y aún peor, no gana las gubernaturas ni a presidencia. Por su parte el PRI, tenía una carrera perdida, y su postura de derrota muestra su intención de mejorar y de construir un partido que le falló al pueblo mexicano.

- Publicidad - HP1

El PRI sin duda es castigado, pasando de ser el partido en el poder a ser la tercera fuerza política, su cifra de aceptación no pasa del 20%, sin embargo, el partido decidió analizar qué se hizo mal… esperamos un nuevo PRI y no solo eso, nuevos partidos que realmente ofrezcan al pueblo alternativas de gobierno.

Y, el gran ganador, Andrés Manuel López Obrador y su partido, sin duda, MORENA se posiciona como fuerza política con congreso, gubernaturas y la presidencia federal, si ellos, saben hacer su trabajo, marcaran un antes y un después de los partidos políticos de México, una nueva forma de hacer política y de gobernar. Pero sin duda, esta mayoría, es arma de doble filo, ya que, con la mayoría en el congreso y el senado, AMLO, no tendrá pretexto alguno para no cumplir con sus promesas de campaña.

imageEn lo que respecta a los datos, en estas elecciones el padrón electoral fue de 89.2 millones de ciudadano, con una participación ciudadana del 62.7%, evidenciando que en este casi una mayoría si eligió si eligió al nuevo presidente y no sólo eso, en 2006 Calderón ganó con una ventaja del 0.5% de los votos y con apenas un 35% del electorado, hoy AMLO ganó con el 53% y con una ventaja de alrededor de 20 puntos respecto al segundo lugar.

Se dice que hoy gana la democracia, hoy gana México, confiemos en así sea, y todos hagamos nuestra parte para lograr un cambio, una mejor manera de hacer política, una mejor economía y buscar el desarrollo económico y social de México.

Sin duda, los mercados reaccionaran y con ello los precios, el ingreso, el costo de vida, pero al final de cuentas serán con políticas, programas y acciones, que el nuevo gobierno le responda a la ciudadanía el voto de confianza que se le ha dado y que la mayoría que hoy eligió presidente sea la misma mayoría que exija resultados.

yo
Nancy Carbajal
Columnista • Economista | + posts

Lic en Economía de la UACJ y Candidata al Grado de Maestra en Ingeniería Económica por la Universidad la Salle. Columna semanal sobre temas de economía, finanzas, política y sociedad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.