En esta ocasión hablaremos nuevamente sobre el liberalismo en México, un hecho histórico que dejó heridas de muerte en el siglo XIX mexicano y que, en la actualidad, las cicatrices siguen escandalizando a diversos grupos en este país, debido a que el siglo XIX sigue siendo incomprendido por nosotros. Más aún cuando nuestro actual presidente, maneja una retórica sobre el conflicto Iglesia-Estado en México como hecho histórico para justificar su discurso político. Por supuesto que esto es algo normal en los políticos y es claro que el presidente López Obrador, es resultado de un proceso histórico de este país al igual que muchos políticos. Por lo tanto, su visión de los hechos históricos es diferente. Pero eso no nos exime a nosotros de ponernos a investigar o enterarnos, sobre los nuevos avances en la historia sobre todos los temas.

La historia del siglo XIX en México fue definida por la guerra civil entre Liberales y Tradicionalistas, los primeros quería una república como sistema de gobierno para aplicar la doctrina liberal. Mientras que los tradicionalistas, querían mantener la monarquía como sistema de gobierno y varias de las instituciones virreinales, para ir modernizando de manera gradual al país. Por supuesto, estos pretendían mantener las tradiciones ya que, para ellos, las tradiciones era lo que hacía que la diversa sociedad mexicana, antes novohispana, se mantuviera cohesionada. Mientras que para los liberales lo primero que había que hacer era acabar con los antiguos tratos traccionales.

Pero este conflicto tiene un antecedente, que son las Reformas Borbónicas, las cuales reunieron la política interior, exterior, la educación, la economía, las ciencias y la armada. Fueron empezadas por la familia real de los Borbón en 1744 con Felipe V de España, primer rey Borbón. Esta familia noble de origen francés llegó a gobernar La Corona Española al salir victoriosos en la guerra de sucesión española (1700-1713) ya que el último rey de la dinastía de los Habsburgo, Carlos II “el hechizado” había muerto sin herederos.

- Publicidad - HP1

Resultado de imagen para reformas borbónicas documentos

Los borbones derribaron la idea del súbdito y vasallo libre para imponer la idea del ciudadano, para que la gente se empezara a hacer a la idea de que tenía derechos y obligaciones, lo cual era drásticamente opuesto a lo que la gente y las instituciones, desde la península Ibérica hasta Iberoamérica, debido a que la dinastía Habsburgo tuvo tratos muy diferentes con la Iglesia como institución, con la sociedad, en la economía y con la territorialidad. Que prácticamente hablamos de un paternalismo comunal por los Habsburgo, que para cuando llegan los Borbón observan que el sistema monárquico español está agotado y por lo tanto era urgente hacer cambios de todo y en todo. Ya que el atraso de España en cuanto a la economía y la armada se debía que no salía de las propiedades comunales, las cuales eran muy fuertes en Nueva España. Por lo tanto, la idea del ciudadano también era la de crear la conciencia de la propiedad privada, para que el campesino y el artesano trabaja más y mejor.

Las Reformas Borbónicas al ser un proceso institucional en la Corona Española, llevó tiempo y con ello, comenzaron a gestarse embriones de inconformidad, malentendidos y contradicciones en todo el Imperio Español. Hasta que llegamos al año de 1811, inicio de la insurgencia a 1821 que fue la Independencia del Virreinato de la Nueva España, aunque se le conoce coloquialmente como Consumación de Independencia.

Pues Agustín de Iturbide al concluir la Independencia, el gran problema a discutir después en las Cortes Mexicanas era ¿cómo y que sistema de gobierno convenía más?, si bien Nueva España se independizó como Monarquía, lo lógico era que se siguiera ese proceso ya que era lo único que conocían. Pero el otro sector pujante de la nueva burguesía optaba más por una república ya que era lo más ad hoc para la doctrina liberal. Es allí donde comienza el largo conflicto del siglo XIX. Dos grupos sociales de origen completamente opuesto se radicalizan usando de pretexto doctrinas políticas como ideología. Eso es lo que debemos entender, el siglo XIX, fue un periodo radical que casi nos lleva al colapso, por ello, hoy debemos reflexionar sobre el por qué de nuestros procesos históricos. Porque aún hay antiguos, viejos y contemporáneos debates que no se han concluido de la manera correcta, lo que nos lleva a no ponernos de acuerdo como mexicanos.

Marduk Silva
Marduk Silva
+ posts

Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Profesor en Preparatoria Lobos de la Universidad de Durango Campus Juárez y en la Escuela Preparatoria Luis Urias.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.