Todo este tiempo que hemos denunciado las causas del cobro por estacionamiento por el Centro Comercial “Las Misiones” y en donde el municipio Independiente ha hecho todo menos lo que está obligado hacer, que es hacer valer y respetar la ley, los reglamentos y, en consecuencia, proteger a los ciudadanos.

Empero más obligado está el municipio de cuidar que no existan conflicto de intereses en la planilla directiva del Ayuntamiento para que las leyes y reglamentos se apliquen con equidad y justicia.

Sin embargo, nada de esto han hecho los Independientes, hoy hechos gobierno por los magistrados electorales.

- Publicidad - HP1

Tienen en su lomo el cobro de estacionamiento, los autos chuecos y con placas apócrifas y muchas otras más ilegalidades que brillan en Juárez ante la tolerancia de la autoridad municipal.

Se han querido sacar de la manga con que el “güerito” Martínez ya vendió el Centro Comercial y sus terrenos, cada uno por separado y con notarios fuera de la ciudad y que por lo tanto nada tiene que ver con el susodicho Centro Comercial “Las Misiones”, así lo ha repetido el señor Martínez Administrador de la Ciudad cuantas veces se le ha preguntado, pero miente una y otra vez, siendo esto una cosa que es costumbre en su persona es una persona de muy poco confiar, Don Q. diría que en nada.

En el Registro Público de la Propiedad de aquí de Ciudad Juárez con la inscripción en el libro 4255 sección 1 folio 2 aparece como propietarios el Grupo Roma de la familia Martínez.

Si está aún a nombre de ellos es porque aún no concluye el proceso de venta de esos inmuebles y como dicen que fue una operación a mediano plazo, entonces el conflicto de interés es más que evidente.

¿Porqué?

Bueno, valdría la pena tomar de las mismas declaraciones del “güerito” Martínez donde dice que se vendió por separado, que existen dos operaciones de compraventa a plazos realizadas fuera de Ciudad Juárez por así convenir a los intereses de la parte compradora.

Se vendieron por separado, pero aún no están liquidados totalmente y mientras esto no suceda los compradores no pueden obtener la propiedad del inmueble por lo que sigue siendo de la familia Martínez.

El conflicto de interés se evidencia cuando se dice que se vendió por separado el área de estacionamiento y el edificio del centro comercial, porque nadie, absolutamente nadie compra un inmueble y terreno para que sea improductivo, por lo que para hacer interesante la compra y del valor solicitado por la familia Martínez debió existir el compromiso de la protección, facilidad y el compromiso para el cobro de estacionamiento valiéndose de la posición que ocupa el “güerito” Martínez de administrador de la ciudad y cómplice, socio de Armando Cabada.

Usted dirá, estimado lector: ¡Esto es una especulación Don Q.!

Yo le digo, piénselo detenidamente y dele al argumento la validez de una duda razonable.

Se han venido burlando una y otra vez de todos los juarenses en este, y otros, asuntos porque sabe muy bien el señor Administrador de la Ciudad, que mientras no haya voluntad para clausurar su estacionamiento por el cobro no habrá ninguna autoridad municipal que pueda hacerlo.

Por supuesto, está la complacencia del presidente municipal, por lo tanto no hay voluntad porque afectaría directamente los intereses de la familia Martínez anteponiendo los intereses de la ciudadanía.

Así, estamos hablando de conflictos de interés, por lo que lo convierte en automático en juez y parte detonando ante los ojos de todo mundo en un conflicto de interés grave, sancionado por la ley.

¿Qué es un conflicto de interés?

Los conflictos de interés son aquellas situaciones en las que el juicio de un sujeto, en lo relacionado a un interés primario para él o ella, y la integridad de sus acciones, tienen a estar indebidamente influenciadas por un interés secundario, el cual frecuentemente es de tipo económico o personal, es decir, una persona incurre en un conflicto de intereses cuando en vez de cumplir con su deber, podría guiar sus decisiones o actuar en beneficio propio o de un tercero.

El art. 3 fracción VI de la Ley General de Responsabilidades Administrativas, menciona que se entiende por conflicto de interés “La posible afectación del desempeño imparcial y objetivo de las funciones de los servidores públicos en razón de intereses personales, familiares o de negocios”

 

Por lo tanto estos conflictos surgen cuando una persona tiene y toma la oportunidad de anteponer sus intereses privados a sus deberes profesionales; y por lo tanto, puede incurrir además en un acto de corrupción.

Para concluir, un conflicto de interés es potencial si la persona tiene un interés particular que podría influir a la hora de hacer un juicio profesional desde la posición o cargo que ocupa.

Recordemos, la corrupción persiste porque la persona que comete actos ilícitos sabe que no tendrá ninguna consecuencia ni sanción y el “güerito” Martínez se sabe impune, y que puede continuar siendolo, si llega a una posición de poder mayor en el Ayuntamiento bajo la complacencia e impulso del presidente Cabada.

Cabe recordar que fue el mismo Ayuntamiento Independiente quien dejo vencer los términos y las contestaciones sobre el amparo de este asunto del Centro Comercial “Las Misiones”, el conflicto de interés está más que evidenciado, así como la corrupción que impera en el Ayuntamiento Independiente de Ciudad Juárez.

Esto es algo que el mismo presidente, o la sociedad Juarense, deben resolver con la separación definitiva del “güerito” Martínez y debe ser sancionado conforme la ley.

El conflicto de interés está en sí mismo más que demostrado.

ADN Don Q 01
Don Q. Chillito
Escribidor en | [email protected] | Website | + posts

¿Quieres colaborar con esta columna?
Puedes enviar tu denuncia, caso, foto, texto o lo que tengas que decir a [email protected]. Tu información será tratada con estricta confidencialidad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.