La guerra ideológica ya no existe.

En México no más derecha, ni más izquierda en competencia.

Los panistas, llamados también derechairos, quedan huérfanos de dirigencia y de ideología.

- Publicidad - HP1

Se perdieron entre los laberintos del pragmatismo y la corrupción.

Los perredistas, aunque reclaman autoría en esto de las izquierdas, sólo se quedan con el discurso viejo que retumba en un cascarón amarillo donde nadie los oye más. Y el resultado en las recientes votaciones los deja a punto de perder su registro ante el Instituto Nacional electoral.

Movimiento Ciudadano de igual manera, queda con un hilito a punto de reventar. Lo mismo que el Verde, El PANAL, el PES y el mismísimo PT; estos últimos asociados con MORENA, en su coalición: JUNTOS HAREMOS HISTORIA.

Los panistas en su soberbia, piensan que son los únicos capaces de hacer contrapeso a la arrolladora presencia de Morena, con Andrés Manuel al frente.

Pero juntos hicieron la peor demolición de su instituto político.

Dice Ernesto Cordero que el PAN tiene un severo problema de corrupción y putrefacción y avienta el arpa. Se retira a la iniciativa privada, ya no hay espacio para él en la debacle.

Y así como él, las figuras azules se van derritiendo como pequeñas efigies de cera ante la calcinante lava volcánica que brotó de la erupción MORENA para arrasar con todos los partidos a su paso.

Los priyistas aún no alcanzan a dimensionar su aniquilación.

Bien podríamos decir que se encuentran en franca extinción, pero aún persisten fuerzas antediluvianas que intentarán reconstruir al PRI, pegando con kolaloka el pedacerío que les quedó.

El PRI, sin una visión clara de su situación, pretende resurgir de entre las cenizas con sus tradicionales y anacrónicos procedimientos de selección interna a dirigentes y candidatos, ante una fantasmal militancia que los ha abandonado evidentemente.

Este es el escenario nacional que priva. Un solar donde pasó el terremoto y devastó las edificaciones partidistas. La demolición es lo único recomendable, para luego, ya con el terreno limpio, edificar nuevos órganos partidistas.

¿Y en Chihuahua, apá?

El escenario es muy similar.

En la frontera, MORENA se lleva el carro completo, salvo la alcaldía de Ciudad Juárez, que se mantiene en un rejuego de impugnaciones donde todo puede pasar.

El tsunami Moreno ahogó por completo la imagen de Javier Corral, quien pierde por completo el poder político de la entidad.

Los chihuahuenses se preparan para el cambio de régimen nacional y por consecuencia la posibilidad cercana de un gobernador o gobernadora salido de las filas de MORENA.

¿En qué estriba está posibilidad?

1. En que el gobernador Corral siga atando su cadena de torpezas.

2. Que de entre los diputados y senadores morenos vayan acrecentando su presencia y liderazgo en la entidad.

Así pintan los ESCENARIOS políticos del momento.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.