• “Aprendí que si no puedes ser feliz con pocas cosas no vas a ser feliz con muchas y ahí es donde eres propenso a la corrupción” (Pepe Mujica –Ex presidente uruguayo).
  • “El propósito de la educación es mostrar a la gente como aprender por sí misma. El otro concepto de educación es adoctrinamiento” (Noam Chomsky –Lingüista y antropólogo)

La cuesta de enero, claro indicio del consumismo, igual que el “Black Friday” o el “buen fin” acá en las tierras del taco. Le secunda el poder adquisitivo, un eslogan de “estabilidad”; sin embargo, algo pasa, pues pareciera que en ciertas culturas (urbanas, políticas o ideológicas) el “Homo Dollaris” le tiene miedo al dinero y en cuanto lo tiene, lo gasta. No hablo de invertir o comprar cosas útiles, eso es sumamente necesario, hablo por ejemplo de un pony tamaño natural que le cepillas el pelo y habla que usa 4 pilas de 9 volts…eso es gastar dinero. Lo siento tuve un deja vu.

Hay dos frases que están casi tatuadas en la mente de algunos mexicanos:

  1. “Es más fácil que entre un camello por la cabeza de una aguja a un rico al reino de dios”
  2. “Pobres lo que solamente tienen dinero”

Si bien no discuto el contexto espiritual de estas frases, si se interpreta literal tendremos pobreza económica y a raíz de eso una serie de situación que nos tendrán deprimidos, preocupados e infelices pero agusto pensamos “que sea lo que dios quiera”.

- Publicidad - HP1

Mucho no saben manejar su dinero. Ahorrar todos sabemos pero el dinero no se multiplica ahorrando, se multiplica invirtiendo, y no hablo de que todos seamos corredores de Wall Street ni que tengamos nuestro negocio, que maravilla que así fuera pero vamos a algo más concreto: la distribución de la riqueza dentro de la casa. Ahorrando servicios, una dieta balanceada (se han fijado que donde hay pobreza, proporcionalmente hay obesidad). Comer sano es un lujo pues la salud y la alimentación tiene costos, así que hasta para vivir más y mantenernos más tiempo viriles, hay que comer sano (inversión inversión inversión)

En mi cultura tenemos un esquema bien bonito para la administración de los bienes capitales que se nos enseñan en el torá y en el talmud. Aquí un poquitín:

Regla 1: “REGLA DE LOS 3 TERCIOS”. Ósea, dividir nuestro dinero en tres partes que serán asignadas por igualdad en 1/3 en tierras, 1/3 en negocios, 1/3 en dinero.

  • Las tierras te dan seguridad pero producen poco dinero.
  • Los negocios te dan más dinero pero es grande el riesgo a perder la fuente de ingreso.
  • El dinero. Este debe estar como forma de liquides, para imprevistos, reinvertir o comprar mas tierras (imagínate un terreno propio donde pones tu propio negocio y produces tu propia materia prima…guau).

Esta primera regla se resume en DIVERSIFICACION: Seguridad a largo plazo, retorno de inversión a largo plazo y poder resolver necesidades imprevistas u oportunidades inmediatamente. ¿Te ha pasado que tu bendición se enferma y tienes que usar el dinero de las vacaciones para su cuidado? Bueno esto evita que pospongas tus vacaciones sin tener que dejar a tu hijo en una jaula.

En el judaísmo se nos enseña que una persona debe tener los recursos físicos, intelectuales y talentos necesarios para que su propiedad prospere, que reemplace los ingresos u oportunidades momentáneas por unas perdurables y que no debemos tener un disfrute momentáneo o beneficiarse un poco hoy para perder mucho después.

  • No tiene caso vender tu carro para irte de vacaciones y después no tendrás como desplazarte, lo que te genera gastos en trasporte y tiempo que te servirás para tu trabajo, o usar tarjetas de crédito para comprar ropa innecesaria (maldito glamourz).

Ahora te mostré una cara de la moneda, vamos por el otro punto de vista respecto a lo de “gasto innecesario”:

Regla 2: “VENDE LO TEMPORAL E INVIERTE A LARGO PLAZO”. Lo que no nos genere ingresos a largo plazo. Vender ropa, un teléfono de moda, etc.

  • También el tener una “casita”, remodelarla y después rentarla, mientras más inviertas mayor ganancia puedes obtener

Especifico no estoy dando un tutorial de finanzas ni como ser rico sin dejar de ser flojo; solo muestro que nuestra manera de pensar dice mucho de nuestro estilo de vida.

Regla 3: EL DINERO NO ES UN FIN, ES UN MEDIO PARA LA FELICIDAD”. El dinero “debe moverse” jamás guardarse en el colchón porque un dinero que no produce más dinero es tiempo y ganancia perdida y no hablo de que se devalúe sino de que genera en la mentalidad la avaricia (tacañería) o el KESEF que es avaricia en hebreo. Acumular dinero no da felicidad pues nos vuelve desconfiados.

Regla 4: “TENER UNA RED DE CONTACTOS SOLIDOS”. Lo que la gente piensa de ti, será como te trataran en un futuro. Los amigos, socios, clientes etc. Mantenlos en comunicación contigo por medio de la “diáspora”, ósea dispersión. Si te gusta la música, ten amigos en la música pero también relaciónate con vendedores de ropa, amigos, familiares, políticos, comerciantes, cantantes de ópera, actores. Cada contacto podrá ayudarte (y tú a ellos) en una actividad. Ayuda primero a tus familiares amigos y gente cercana a ti, después a tus contactos y al final, a los demás. Queda bien con todos.

  • Ten cuidado en esto: “cumple, se reciproco y no manipules a quienes te ayudan a voluntad”. Ten buena reputación.
  • Para nosotros, pagar un salario con retraso es considerado “pecado” comparable con el homicidio.

Regla 5: “NO PONGAS UN OBSTACULO FRENTE A UN CIEGO”. Se resumen en no abusar de la ignorancia o la desinformación de las personas. En México estamos acostumbrados a la frase “el que no tranza no avanza” o al suponer que somos más listos por engañar o estafar a alguien (esto se llama corrupción).

Regla 6: “ADQUIERE CONOCIMIENTO, ESPECIALIZATE”. Mientras más sepas de algo, más fácil será para ti sacarle provecho. Un trabajo mediocre en salario es producto de que tienes facultades limitadas. Siempre edúcate, prepárate en temas de interés para ti y rodéate de gente a fin a tus ideas y a tu aprendizaje, de este punto puede relacionarte y crear lo que en el punto 4. Esta ventaja te ayuda cuando por ejemplo, te roban, te quitan propiedades, o tu negocio quiebra, podrás levantarte de nuevo porque sabes lo que haces, como debe hacerse y de qué manera hacerlo. Los contactos ayudan también en este caso, por eso sé leal, honesto y una persona de palabra).

Regla 7: “ENSEÑA LO QUE SABES Y AYUDA AL QUE NO PUEDE”. El conocimiento es el mejor mecanismo contra el mal. La maldad, el egocentrismo y la ignorancia son producto de la intolerancia y el egoísmo. De la intolerancia y el egocentrismo nace la guerra. Enseña a hacer las cosas como tú sabes, incluso estimula a que sean mejor que tú, si es tu competencia, edúcate para que nunca te sobrepasen.

Como dice el caótico Richard Bryson (no es judío, él es inglés): “Entrena a tu personal para que cuando se vayan no duden de si mismos y una vez que se quieran ir, ofréceles más para que se queden, muéstrales que son importantes”. Las personas que te rodean son indispensables en tu estilo de vida si algo se modifica tendrás que reestructurarte de nuevo.

El dinero no podrá ser lo más importante pero es lo que mueve tu vida, sin dinero te estancas y eres propenso a la depresión, por esta razón (y el consumismo) Los problemas espirituales, de identidad, problemas de estrés y de ansiedad son producto de una ausencia en nuestra vida que la sociedad misma nos exige; y en un mundo capitalista, si no tienes dinero tendrás conflictos para encontrar estabilidad.

No importa tu estatus económico o tú nomina, si sigues estas 6 reglas, tendrás resultados.

Con mis mejores deseos: Un judío buena onda

Felipe Carrasco Profile
Carlos Felipe Carrazco Vega
+ posts

Empresario, escritor y autor compositor. Titulado en terapia física y rehabilitación. Participó en la antología de poesía "Letras mágicas" en la Asociación de Escritores del Noroeste del Estado de Chihuahua (ASENOCH).
Colaborador en Radio Net y asociaciones civiles.
Actualmente escribe artículos en el área de psicología, neurociencias y opinión político-social y es docente en secundaria en materias de matemática y física y de ciencias sociales en educación media superior.