La consulta Nacional sobre la ubicación del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México fue considerada por algunos expertos como una farsa total. Un sainete posmoderno.

En esta charada, donde la frase «el pueblo decidió», pudimos observar un ejercicio sin precedente.

Más bien fue una deliberación entre particulares, para desatornillar una serie de intereses, políticos y financieros.

- Publicidad - HP1

El proyecto del aeropuerto en Texcoco, fue un proyecto perverso de Enrique Peña Nieto para enriquecerse y enriquecer a sus amigos.

La irresponsabilidad histórica del presidente Peña Nieto no tiene paralelo.

Y con la acalambrada de Andrés Manuel, se desató una psicosis colectiva en el sector financiero del país y los gargantones que lo representan.

La narrativa alarmista de dejó sentir desde un par de semanas atrás. Ya la veían venir.

Los poderes fácticos económicos se crisparon y lanzaron esta narrativa de terror.

Manipulación mediática… «el error de octubre», lo bautizaron. Y la amenaza de depreciación del peso como medida de presión.

Mientras tanto AMLO advertía que la oligarquía supuraba por la herida y pedía al pueblo no caer en el alarmismo.

«Es importante no hacer caso del discurso alarmista de los oligarcas que pretenden seguir succionando de la ubre del estado.» Repetían sus acólitos.

Terminó la consulta Nacional sobre la decisión del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

Ganó Santa Lucía.

Con 1 millón 67 mil 859 votos:

310 mil 463 (29%) por Texcoco

747 (69.95%) mil por Santa Lucía

Pienso que el resultado es lo de menos. El pueblo no sabe nada de aeronáutica, pero sí sabe que los hombres del dinero se hincharían los bolsillos a costillas del erario.

La intención era dar el manotazo; comunicar a través de esta sacudida el inicio del cambio de régimen.

Que los hombres y mujeres del poder económico sepan que las decisiones comienzan a tomarse de otra manera y este fue sólo el principio.

Fue un ejercicio de deliberación pública con la que se ensaya una nueva forma de consensar en el país.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.