Hay que partir de una base, son ladrones más no tontejos los Huachicoleros tanto los del “Huachicol social” donde se involucran a los ciudadanos de escasos recursos como los “Huachicoleros de cuello blanco” esos que utilizan las estructuras legales de PEMEX y al Sindicato Petrolero, pero también hay que partir que no hay robo perfecto ni seguro ya que todo deja huella, una huella que es difícil de ocultar siempre por la cantidad de gente que está involucrada para realizar el robo, por algún lado “cantan los pajaritos” para salvar el pellejo, siempre.

Es compleja la red de complicidades para poder descubrirla toda, pero por lo que se puede alcanzar a ver de las declaraciones, y las investigaciones, de las autoridades ya van muy adelantados en el armado de los hechos y las pruebas.

La infraestructura petrolera en alta mar y tierra se operaba sin ningún control entre lo que se extrae y lo que se entrega tanto a buques tanque como a las Refinerías sin siquiera compulsa contable por la misma PEMEX y cuando hoy lo han hecho sencillamente no cuadran la extracción como la entrega por una sencilla razón, los parámetros y los métodos de medición son diferentes siendo esto que entonces no puedes cuantificar.

- Publicidad - HP1

En el suroeste del Golfo de México, 140 kilómetros mar adentro al oeste de Campeche, en una zona de arrecifes hay una cadena de cayos rodeados de finas arenas blancas que a la vista resplandecen entre las aguas azules profundas. Se trata de los Cayos ArcasCayo Centro, Cayo Este y Cayo Oeste –, un paraíso de arenas blancas y hábitat para el pájaro bobo. En torno a los cayos se observan plataformas, barcos y estaciones donde se almacena buena parte del petróleo crudo que extrae Pemex de las plataformas en el Golfo de México, de la sonda de Campeche.

Este es el sitio donde se realizan actividades de abastecimiento y transporte de hidrocarburos por el Golfo de México, aquí Pemex mantiene un buque tanque anclado en las inmediaciones del arrecife, y es que Cayo Arcas es la terminal portuaria más importante de exportación del crudo mexicano.

El crudo que se saca de los diferentes yacimientos se transporta a través de ductos. Luego se procesa para obtener gas y aceite que se almacenan por separado, posteriormente se distribuye a los diferentes centros de producción tanto de exportación como de consumo interno por medio de monoboyas: unas instalaciones marítimas provistas de mangueras que se conectan a tubería submarinas que trasladan el crudo a los tanques de un buque, las transferencias de crudo y gas se llevan desde Cayo de Arcas a la terminal de Dos Bocas Tabasco, a las de Pajaritos y Tuxpan Veracruz y a la de Ciudad Madero Tamaulipas, siendo la más importante para la exportación la de Dos Bocas Tabasco, las demás es para el consumo interno…. Pero la compulsa no checa en ninguna de las terminales porque no hay concordancia entre la extracción, la entrega, la producción y la comercialización.

Es en altamar, Cayo de Arcas, donde se realiza el trasiego ilegal del crudo: se emparejan los barcos, colocan mangueras, bombas sumergibles, y jalan una parte de la carga para luego llevarla al mercado ilegal de crudo. Además, estos barcos que transportan el crudo sustraído ilegalmente utilizan facturas apócrifas para sacar el producto de mares mexicanos y colocar el producto en el mercado internacional, los mercados Spot (donde se vende lo robado).

Otra estrategia que beneficia el Huachicoleo y que hace escapar de los posibles controles de PEMEX son las MERMAS consideradas legales hasta en un 12% del producto de derivados porque así lo establecieron las mismas autoridades de PEMEX, increíble pero ahí estaba otra fuente de sustracción de Huachicol sin que despertara sospechas de PEMEX y obviamente los controles consideraba la MERMA para cuadrar sus cifras de entrega-distribución-entrega y en los almacenes.

Uno de los problemas es que no hay un procedimiento para cruzar las cifras exactas con las que el barco, o una pipa, salen y entra entre terminales; simplemente se registra con lo que llega, y si hubo diferencia también se registra como “MERMA”.

Los instrumentos de medición discordantes y las cantidades oficiales de MERMAS hacen la protección del Huachicoleo hacia adentro de PEMEX donde están directamente involucrados toda la cadena de mando de PEMEX y del Sindicato Petrolero así como los Delegados del Sindicato ya que esto no se puede dar si no hay una complicidad corporativa, incluso por omisión, de toda la cadena de personal de PEMEX naciendo desde los mandos y funcionarios más altos hasta el operador de las terminales.

Tiene diferentes matices el robo a PEMEX, el Huachicoleo es uno de ellos, por lo que es de diferentes estatus de personas las involucradas, una limpia general de PEMEX se debe comenzar con el Sindicato y los funcionarios detectados con presumible responsabilidad.

Por lo pronto, al día de hoy ya existen dos de los principales responsables muy relacionados con el ex. Presidente Peña Nieto concentrados con los militares, el primer paso para llegar a toda la estructura delincuencial del Huachicoleo, estos dos funcionarios y militares estaban encargados de la seguridad de las instalaciones y ductos de PEMEX, fueron concentrados por el ejército traídos desde el paraíso fiscal de PANAMA, uno de ellos íntimo del expresidente quien precisamente vigilaba el blanqueo de capital derivado de la actividad.

El Huachicoleo es una catástrofe moral de México, una vergüenza internacional donde los mexicanos solo vimos hacerse ricos a los gobernantes sin tener la valentía de decirles basta…. Hasta que llegó el 1º. De Julio del 2018.

Con la captura de los dos militares se dará la situación como la canción,

“Los pajaritos cantan cuando tienen hambre o cuando tienen frío”

 

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.