El primero en hacer la pirueta, fue «el güerito» Martínez. De priyista a naranja pasando por una ligera vinagreta dizque independiente.

Ya en la comodidad que le brinda el aplauso de sus adeptos, se olvida de sus orígenes y mimetiza camaleosáuricamente.

El segundo, fue un triple salto mortal, y lo hizo Supermocken desde Morena hacia el barril de los panuchos.

- Publicidad - HP1

Tiene cierta justificación. No podía seguir cohabitando con el bandido usurpador que le despojó su triunfo a base de dinero.

El personaje más odiado de la aldea.

Haiga sido como haiga sido. Los pitufos hicieron un cálculo matemático y consideran que con los activos de Javier y las canicas azules, ganan la elección. A ver si luego no entran en conflicto con la repartición de regidurías, pues los azules agandallaron en un primer descontón.

Luego un par de insólitos brincos desde las catacumbas azules.

El primero, Miguel Riggs; el salto de la calaca, a ojos vendados.

¿A dónde? A los pantanos naranja.

Alguien le dijo que Chihuahua se estaba pintando de naranja y dijo… A mí no me dejan azul.

El segundo saltimbanqui que se despintó de azul, luego de perder contra sí mismo en la contienda panista por la candidatura a Gobernador, fue, Carlos Borruel.

En Chihuahua salta Borruel del trampolín azúl hacia la piscina Morena. ¡Otro insólito acto de malabarismo!

Nomamespancho.

Y la sorpresa de la semana que nos tiene atónitos, es la que nos piensa dar Cruz Pérez Cuéllar.

Teniendo una Tercia de sietes en primera mano, cambia de cartas y prefiere un par de ases.

Canjea senaduría por la incierta posibilidad de ganar la alcaldía de Juárez.

No redonmamespancho.

¡Qué está pasando! Ya no hay cacumen en la clase política.

Voy por mi segundo plato de tamales, ya regreso.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.