Las campañas precovidianas, se regían en un 60% en la interpretación de los instrumentos de medición del mercado electoral, y un 40%, en pálpitos del corazón.

Me refiero, a las estadísticas, encuestas, sondeos de opinión, y Focus group.

El político profesional, debe tener el pulso de los latidos que en su distrito, municipio o estado, ocurran en materia político-electoral.

- Publicidad - HP1

Sin embargo, por pereza, tacañez, estulticia, o dejadez, no mandan hacer estos estudios, y de lo que otros hacen sólo atienden la parte que les pueda convenir.

De este modo, el análisis para su desempeño, es erróneo.

Para hacer más completo el ejercicio de análisis para su posicionamiento real, el uso del politing, reviste mayor seguridad, pero la resistencia que existe entre los participantes de la contienda cotidiana 2021, para usar estos instrumentos, los hace ofrecer cosas que no se pueden cumplir, porque fueron sacadas como ocurrencias y anotadas sobre las rodillas.

Es cuando el elector comienza a cuestionar:

¿No pudieron encontrar otros candidatos? Son siempre los mismos, pero lo peor, ¡con las mismas ofertas políticas!

Hay otros, que escucharon por ahí que, la única manera de posicionarse es a través de las redes sociales. Abren un perfil, y sin mayor conocimiento del uso de este instrumento de comunicación, y avientan metralla contra todo lo que se mueva.

Suponen que los que ven y escuchan, los escogerán por su odio al adversario.

Desde su poltrona despotrican contra sus más cercanos adversarios para descalificarlos por su pasado, presente y futuro.

Piensan que desacreditando, señalando, denunciando , y durmiendo en sus laureles, serán sujetos de crédito al momento de decidir por una candidatura interna, o una elección abierta.

Durante este fin de semana, recibido al menos 3 encuestas sobre el mismo tema. O sea, el supuesto posicionamiento de partidos y aspirantes a candidaturas.

Todas ellas divergentes.

Como si hubiesen sido pagadas anticipadamente para procurar esos resultados.

Ya ni siquiera son «la fotografía del momento»

Porque estas encuestas no «retratan» el momento real.

Particularmente no recomiendo a mis clientes, se dejen llevar por tales resultados.

En todo caso, hacer sus propias encuestas, sondeos y grupos de enfoque.

Estos instrumentos sirven para medir la realidad, y tomar decisiones sobre las deficiencias que puedan tener.

Sin embargo, tampoco determinan el éxito de sus objetivos. Sólo ponen en evidencia su posicionamiento real frente al espectro de la competencia.

En fin, se me agotó el espacio.

Hoy sólo os diré: confío más en mis propios análisis.

Hay unas encuestas que son de dar risa. Sin embargo, hoy coincido con el resultado reciente que hace mitofsky.

Anote usted por ahí:

En MORENA ya no hay tiempo para posicionar nuevos aspirantes, a la hora de la encuesta real, solo veo a dos. Loera y Cruz.

En el PAN, se le agotó el tiempo a Corral para desbarrancar a Maru Campos. La cantata de Lozoya se comerá a Madero.

En el PRI, puros cadáveres. Hasta la intención de hacer alianza con el PAN, ¡HA MUERTO!

La oportunidad del doctor Alejandro Díaz, está más clara por MC que en otro partido, aunque tiene como contrapunto al Caballo parralense, quién ha estado cabalgando a trote tendido mucho más tiempo que el doctor Díaz.

Como están las cosas en este momento, tensión y no tienen para comprar veo una contienda para el 21, entre el ganador del morena; que parece será Juan Carlos Loera, por medio de una encuesta interna; el ganador del PAN, donde todo parece indicar será Maru Campos la abanderada: y el Caballo Lozoya.

A menos que de aquí a noviembre, descollen otros jugadores.

Voy por mis palomitas.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.