Hay acuerdos que deben ser saldados aunque duelan.

Aunque le duelan a todos.

Lo digo porque el arranque del alcalde Cruz Pérez Cuéllar ha sido espectacular, y al mismo tiempo aciago y triste.

El pueblo, la raza, la perrada, de plácemes porque ve cómo comienza a acicalarse la ciudad.

- Publicidad - HP1

Pero también, decepcionados por la coacción que, aún en ausencia, ejerce sobre él, su inefable antecesor.

En cinco años, Armando Cabada no sólo se llevó los millones, sino que dejó la ciudad hecha garras.

Porque no fue solamente la imbecilidad del gobernador Javier Corral Jurado y sus depredadores de obras públicas quienes deterioraron lo mejorcito de Juárez, la ciudad fue carcomida por la falta del elemental mantenimiento. Por el saqueo.

En diez días de trabajo, el equipo de Cruz, le dio un vuelco al orín que nos ahogaba.

Su estrategia de aseo público, atención inmediata a los parques y jardines  que agonizaba por falta de atención. Su programa de bacheo nocturno; su acercamiento con la gente, daba por hecho que a ese paso, sin duda conseguiría el respaldo de los juarenses para reelegirse por tres años más.

Pero, para su chinga, (expresión de barrio que significa, para su mala suerte) ha de pagar el compromiso que haya hecho con Cabada y recibe como herencia un cubo de larvas siniestras que deberá sostener en el gabinete.

Parásitos que no se están. Así decía mi abuelita. ¡estáte, chingao! Gritaba.

Estos bichos no son de los que viven y dejan vivir. No. ¡horadan! Laceran, dañan, vulneran.

Mi experiencia me indica que no permanecerán mucho tiempo. Es una amortización política de corta duración, porque de otro modo, se descarrila su proyecto.

Será por lo que resta del año, solo para raspar lo que puedan, y pasar la Navidad tranquilos a espensas de los juarenses.

Lo malo es que ya está una segunda oleada de cabadistas disfrazados de morenos, exigiendo su cuota de poder y muy posiblemente esto sí termine por joder las buenas intenciones de Cruz Pérez Cuéllar.

Creen que es ciego, o tonto, pero no, sólo honra su compromiso.

Sólo me resta decir que fuerzas adversas ya se posicionan para arrebatarle el propósito de reelección.

A veces no es necesario confrontarse, sólo esperar a que el adversario resbale para patearlo en el piso.

De la feria, mejor ni hablamos.

Voy por un chocolatito y un pan de muerto. Amaneció fresca la mañana en este arranque de otoño.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.