«Perdone pero esta es una reunión privada. Sólo con invitación». Me dijo una gorda de vestido rojo y zapatos negros.

Obviamente no era yo bienvenido en la comida de consolidación de liderazgos morenos en la entidad.

Poco más de 200 líderes provenientes de todos los confines de Chihuahua, reunidos para escuchar la palabra de JCLR.

- Publicidad - HP1

Candidatos ganadores y perdedores a diputaciones y alcaldías; y operadores de campaña.

Con los rostros requemados por el sol. Alborotados, más que contentos, eufóricos.

Juan Carlos Loera, los convocó para anunciarles que hará una gira de agradecimiento por todo el estado y corresponder a la confianza de sus votantes.

«Son 450 mil chihuahuenses que confiaron en la posibilidad de transformar Chihuahua. Y no los vamos a defraudar.

Y quiero que ustedes convoquen a la gente en sus respectivos lugares de origen, para irlos a saludar personalmente.» Les dijo.

Francamente, yo iba predispuesto a escuchar un discurso cargado de ira, de rencores, revanchista.

Yo creo que la gorda de rojo y zapatos negros esperaba también una perorata acusatoria, una soflama incendiaria. Y habría pensado…

  • «este wey, no se la va a guardar, y va a exhibir al jefe, casi gobernador, como el energúmeno que pintan los maruchos en redes sociales. Mejor lo sacó de la comida.»

Pero no. Lo que vi y escuché fue un portaestandarte muy diferente. Decantado.

Como los vinos impetuosos que se saborean mucho mejor cuando se decantan y oxigenan antes de degustarlos.

Sinceramente, esperaba a un Loera belicoso. Insistente en que hubo una conspiración cósmica en su contra que volcó los resultados y que no buscaba quien se la habría hecho, sino quién se la pagaría. Pero no.

Sus alfiles, igual. Víctor Quintana y Benjamín Carrera, extrañamente mesurados, alegres, hablando del trabajo que les espera.

Por allá, bajo la sombra de un árbol, sentados en una jardinera, Román Alcántar y Ulises García, sofocando el calor con una ‘Ultra’ helada.

Entre los invitados resaltan Lluvia Luna, Norma Deirdre Bazán, Antonieta Pérez, Adriana Terrazas, y el ING. Andrés Carbajal, Irasema Rocha, entre otros, comiendo su platillo de pollo en Mole almendrado con arroz.

Al término de los discursos, llegó Carlos Borruel a saludar.

Entre las felicitaciones y en micro entrevista, en corto, le pregunto a Juan Carlos:

¿La impugnación contra Maru Campos sigue? ¿Pedirás la anulación de la elección?

Y responde: «Así es. Pero yo no estoy ya detrás de este tema. Es muy desgastante. Hay un equipo de abogados que considera hubo muchas irregularidades que nos afectaron y que hay materia para anular la elección. Veremos como se resuelve esto en los tribunales.

Yo tengo otras ocupaciones. Me interesa mucho darle cohesión a los activos con los que contamos. Será a través de ellos que se filtre el beneficio federal para la gente. Debemos garantizar que no se detenga la cuarta transformación.

En breve, los chihuahuenses entenderán que haber votado con «el corazón», no es garantía de bienestar social y familiar. El gran reto es trabajar por Chihuahua aún en la adversidad.

Finalmente, me despedí de él y la subsecretaria de Bienestar, Ariadna Montiel, a quien todos los comensales rodeaban para saludarla.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.