Los falsos protectores de los derechos humanos y sociales están que echan espuma verde por la boca y bufan de coraje porque el presidente de uno de los países más fregados de latinoamérica, les está diciendo sus verdades.

Se trata de Nayib Bukele.

Todo comienza con las medidas extremas que toma contra unas lacras conocidas como LOS MARAS SALVATRUCHAS.

- Publicidad - HP1

Plaga de la más baja ralea.

Azote no sólo de El Salvador, sino de varios países vecinos suyos.

Durante décadas se fueron multiplicando, como el sargazo. Robando, extorsionando, secuestrando, aterrorizando a la población.

Las medidas que Bukele tomó contra estos criminales no tienen paralelo.

Decretó una persecución en contra de ellos y encarceló a más de tres mil en tiempo récord.

La reacción fue inmediata. Ya había otro tanto de malandros de esta banda, metidos en chirona y quisieron amotinarse.

¡Les fue peor!

Como represalia, les quitó la cena. Así que están a sólo dos alimentos.

Y les dijo: «¿quieren comida? Díganles a sus amigos que se entreguen voluntariamente y que dejen de cometer crímenes en El Salvador.»

No les hago el cuento largo, ya hay 27 mil salvatruchas en prisión.

Los organismos internacionales de protección a los derechos humanos, recriminaron la decisión de Bukele y lo reprendieron.

¡Nunca lo hubieran hecho!

El presidente salvadoreño los exhibió: «ustedes no sirven para nada. Simulan proteger a los individuos que sufren vejaciones, y sólo protegen a delincuentes y los vuelven intocables.

¿Mucho les preocupa el sufrimiento de esta plaga? Llévenselos, ¡se los regalo!

Cómo no les preocupa el sufrimiento de miles de familias que son martirizadas por estos criminales.»

En poco tiempo, se ha convertido en un verdadero protector de su pueblo.

El cuento es largo, de pronto se encontró con muchos enemigos y no tardan en estigmatizarlo como tirano, dictador, absolutista.

Así los etiquetan cuando se ganan al pueblo y la gente los idolatra.

La telenovela sigue.

Hay que estar al pendiente.

El Salvador, puede ser modelo de pais en pocos años. ¿Y Bukele? Vuela para la reelección.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.