Si bien existen distintos mecanismos para evaluar el poder adquisitivo de las personas, por ejemplo, analizando la inflación, el salario o bien, el comparativo entre la evolución de los precios y los ingresos.

En 1986, la revista británica The Economist creó el índice Big Mac, el cual toma como referencia la popular hamburguesa (de ese nombre). El índice ha logrado convertirse en uno de los indicadores económicos más usados a la hora de comparar, mediante su precio, el poder adquisitivo de los distintos países donde se vende.

En la actualidad esta herramienta cubre 55 países, además de la zona euro. Sin embargo, algunos países se le escapan, como es el caso de Bolivia, mercado en el que la cadena McDonald’s dejó de operar por la falta de rentabilidad, o el de Venezuela, el cual ha sido excluido temporalmente del índice debido a la crisis que vive el país.image 2

- Publicidad - HP1

Para 2019, se evaluaron once países latinoamericanos y los resultados revelan en el último año el aumento significativo en el salario mínimo, un incremento mayor al 14%, se tradujo en un mayor nivel de compra para el país. México es el 2º país de América Latina con el menor precio por hamburguesa de la región.

Según los valores de 2019 de este índice, Brasil es el país latinoamericano con el Big Mac más costosa de la región, con un precio de aproximadamente 4,5 dólares por hamburguesa, mientras en Argentina se puede comer una de estas hamburguesas por solo dos dólares.

La intención de utilizar este indicador, es que incluye los mismos elementos y por ser un producto de cadena el valor de la misma depende estrictamente del nivel de precios de los países. A pesar de que en los últimos años México presentó altos niveles de inflación, superiores al 6%, para el primer mes de 2019, la inflación en el país se redujo, alcanzando niveles de alrededor del 4%.

Uno de los principales objetivos de la política de desarrollo social debe ser lograr que el nivel salarial de la población sea suficiente para cubrir las necesidades básicas, tanto alimentarias como no alimentarias, a fin de que los incrementos en los niveles de precios sean inferiores a los incrementos salariales.

yo
Nancy Carbajal
Columnista • Economista

Lic en Economía de la UACJ y Candidata al Grado de Maestra en Ingeniería Económica por la Universidad la Salle. Columna semanal sobre temas de economía, finanzas, política y sociedad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.