En México, ante el próximo cambio del gobierno federal, con gran acierto; se ha retornado a poner en el tapete de la discusión del tema de la autosuficiencia alimentaria en varios productos básicos en la dieta del mexicano. Hace años que no se hablaba de esto en forma oficial, lo tenían empolvado en el desván del olvido, no obstante, algunos, como yo mismo, lo discutíamos con los estudiantes en nuestras clases. Desde luego que hoy soy el primero en aplaudir la intención del nuevo gobierno. Llegó el momento del campo mexicano.

Cabe señalar que para algunos autores la autosuficiencia alimentaria ocurre cuando un país o región tiene la capacidad de producir al 100 por ciento los alimentos que consumen sus habitantes, es decir, no tienen la necesidad de importar productos provenientes de otras partes. Desde el punto de vista técnico (según la FAO) para alcanzar la condición de autosuficiencia no es preciso que un país produzca la totalidad de lo que consume; con que obtenga 75 por ciento de ese consumo ya puede considerarse autosuficiente. Sin embargo estamos un poco lejos de esa condición; de hecho, según algunos cálculos, México produce apenas 57 por ciento de los alimentos que nutren a la población.

En resumen, no producimos lo que comemos. Las cifras disponibles al respecto son poco halagüeñas, de acuerdo con la tasa de penetración de importaciones para el subsector pecuario productor de carne en 1994, de las 3,679,699 toneladas del Consumo Nacional Aparente (CNA) de carnes consumidas en México, 8.7% era importadas, apenas 80 gramos de cada kilogramo. Para 2016 la situación cambió radicalmente, de las 7,771,371 toneladas del CNA, 22.1% son importadas, es decir de cada kilogramo de carne que se consume en el país, 220 gramos no son producidos en el país. En otras palabras, en una carne asada, de cada 4 tacos que nos comemos, al menos la carne de uno de ellos es importada.

- Publicidad - HP1

Pero además de garantizar la alimentación nacional, la autosuficiencia alimentaria, tiene la ventaja de ahorrar divisas para la compra de otros productos que no pueden ser manufacturados localmente y de proteger a los países de los vaivenes del comercio internacional y de las fluctuaciones de los precios de los productos agropecuarios

Alrededor del mundo tenemos varios países preocupados y ocupados en el tema de la autosuficiencia alimentaria y la han alcanzado, destacan Canadá, Australia, Argentina, Estados Unidos, India, Bolivia.

Sin duda el asunto de la autosuficiencia alimentaria es en extremo complejo y se debe analizar con la seriedad y profundidad correcta. En lo personal he tenido la oportunidad de escribir junto con algunos otros autores varios libros y artículos científicos donde analizamos el tema del sector agropecuario y por tanto puedo responder a la pregunta que encabeza esta colaboración y sin ningún titubeo que la utopía de una autosuficiencia alimentaria para México es posible, ya que las utopías sirven para eso, para caminar en la dirección correcta. Empecemos a caminar…

BenjaminICSA
Benjamín Carrera Chávez
Catedrático e Investigador en UACJ | + posts

Doctor en Problemas Económicos por Universidad Autónoma Chapingo.
Actualmente Diputado Local por el 5to Distrito de Chihuahua, Profesor-investigador en el Instituto de Ciencias Sociales y Administración de la UACJ y miembro del Sistema Nacional de Investigadores del CONACyT, Nivel 1.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.