Marilyn Monroe, cleopatra, Elena de Troya son unos ejemplos de mujeres con poder, con el poder de romper esa sed de poder y control del hombre, volviéndolo sumiso y esclavo. Actualmente a la mujer se le ficha como un complemento; sin embargo la mujer, tiene cualidades naturales que nos puede dar poder o gobernarnos a su antojo, todo depende del tipo de mujer que cada hombre queremos. En este artículo explicaré algunos ejemplos (non todos) de mujeres, desde la coqueta que incita la imaginación sexual hasta la sirena que manipula al hombre con sus encantos, elegancia y una belleza simulando inocencia.

  • Yo no soy tu esclava sino, más bien, tu eres mi huésped; sin embargo, puedes encadenarme (Cleopatra dirigiéndose a Cesar).
  • Una buena chica conoce sus límites, una mujer inteligente sabe que no tiene ninguno (Marylin Monroe)

La seducción es una forma de persuasión que elude la conciencia, la lógica y la voluntad, incita a la mente inconsciente la animal. La seducción ataca en el cinismo y el egoísmo del ser humano, absorbiendo necesidades, deseos, fantasías y objetivos, desde militares, políticos, amoroso y sexuales. En lo mundano la seducción es el dinero, en lo sexual, la seducción es la mujer porque los hombres tenemos la tendencia a poner atención en lo que nos atrae visualmente, somos débiles ante la belleza, el pecado, lo prohibido,

La sirena: es la manifestación del rompimiento de las barreras éticas y morales del hombre. Siempre resaltando su belleza y sexualmente cargada, la sirena da placer y ayuda a cumplir las fantasías (sexuales e intelectuales). Es un tanto peligrosa puesto que tiene la capacidad de cegarnos y sacarnos de nuestros cabales. Estos demonios escondidos tras cabellos estilizados, tintes, ropa elegante y aromas que nos bajan el coeficiente intelectual nos manipulan sexualmente, usan la recompensa del “hombre deseado” premiando nuestro comportamiento con ligeros toque de sexualidad públicos, que nos hacen ver ante los demás como machos, viriles que pueden tener a cualquier mujer, aunque no sea cierto; pero las sirenas nos regalan esa fantasía. Podríamos asegurar que cleopatra es un ejemplo de sirena, manipulo y le brindo al cesar un montón de placeres que a pesar de ser un gobernante poderoso difícil de persuadir cayo lentamente a los encantos de esta mujer y pues… termino gobernando ella; eso sin olvidar la fascinante primera impresión cuando llego desnuda envuelta en una alfombra persa, maquillada muy sensual. En la “primera impresión” de cualquier cita, puedes identificar si tienes a juna cleopatra y deberás autocontrolarte para no sentiré menos preciado o siquiera, dudar de tu masculinidad. Estas mujeres, nos dan seguridad, nuestra energía sexual la calma, nos dan estabilidad y además, no hacen sentir superiores ante los demás hombres pues con su belleza elegancia y formas de expresarse con su cuerpo, se hacen envidiar de otras mujeres por lo que tu como pareja, resaltar; algo así como la supermodelo que se casa con el rockstar… excelente fantasía verdad.

- Publicidad - HP1

La coqueta, que permite la competencia, nos da ansiedad, nunca nos cumplen el deseo totalmente, su controlen nosotros es narcisista, resaltar siempre incluso opacándonos. Las coquetas es la habilidad de atrapar emocionalmente al hombre, unas embaucadoras, expertas en incitar el deseo sexual, el ego varonil.

Los hombres por ser competitivos tenemos mayor interés por la mujer difícil de conquistar por aquella que muestra fuerza, tolerancia y que es compleja, por la mujer fácil es aburrida, todos pueden tenerla. La coqueta es difícil, no depende de ti y si la relación se termina, el duelo será solo por el hombre porque la coqueta es tan segura de sí misma, a tal punto de mostrarse asexuada, que atrae a los hombres, a cualquiera que ella quiera. Un ejemplo de esta mujer es Marylin Monroe, quien no ha escuchado de esa mujer, no muy atractiva pero “waw”, su caminar, esa mirada y su insinuante vestimenta. Dicen las malas lenguas que tuvieron romances con Elvis Presley, John F. Kennedy y varios congresistas de estados unidos.

La coqueta es narcisista, no tiene dependencias emocionales, no las necesitas, es extrovertida e independiente, el hombre se siente atraído por esto último, anhelando quitarle su independencia, volverla dependiente de el sin embargo es probable que el termine siendo esclavo de ella.

Actualmente, abundan las coquetas, indiferentes a los hombres, con proactividad, sexualmente abiertas. Tentación ante todo. Recordemos que el hombre es sexual y en base a sus necesidades sexuales toma decisiones, como buen trabajo (para ser buen partido y tener sexo), tener dinero (para ser buen partido y tener sexo), ser conocido o amado por sus allegados o la sociedad (para ser buen partido y tener sexo). Los hombres necesitamos de una mujer para sobrellevar los golpes de esta sociedad corrompida, donde todos son competencia, donde se ha suprimido la voluntad de la mujer, se le ha denigrado, formamos parte de una sociedad ignorante, idiota, que no se esmera en estudiar y conocer sus orígenes, donde no han descubierto la influencia que tuvo Elena de Troya (que fue capaz de crear una guerra entre dos naciones), a Clementina la esposa de Napoleón (el gobernante no el cantante) donde fue tan influyente en las emociones de este rígido, tímido y diminuto hombre que aun en el seno de su muerte lo último que dijo fue “Clementina”. Esta mujer fu capaz de enamorar al tímido napoleón, moldeando su cuerpo, su personalidad y su inquietante poder seductor al diminuto militar que creía en la pureza del matrimonio, en una Francia repleta de burdeles, prostíbulos y cortesanas que servían como damas de compañía. Fu tanto en impacto que cegó a Napoleón. Él no tenía ojos para ninguna otra mujer, y a pesar de su poder, y de gobernar Europa, siempre fue esclavo de clementina. Esta es una muestra de que el dicho “Detrás de cada hombre poderoso esta una mujer” y no a la feministas luchonas 4×4 que se visten con poca ropa y se exceden en malos hábitos y al hablan en lugar de excitar el intelecto y la ambición masculina 8porque se sabe que a mayor inteligencia, aumenta la capacidad de tener control, poder) , explotan el deseo carnal sexual donde solo se manifiesta el sexo, no el poder de la seducción, una razón del porque hay demasiado divorcio y amores por compromiso.

Los hombres somos dependientes de nuestra necesidad de satisfacción social, de mostrarnos dignos, aptos y competentes en nuestro papel de hombre, fuerte, proveedor, capaz de sostener familias y mujeres; por lo que ante la tentación de exaltarnos con fantasías o experiencias que nos hagan sentir como tales, caemos rendidos, esclavizados ante la mujer que nos permite lograr tales cosas.

La mujer elige el rumbo de la relación amorosa o sexual; sin embargo el hombre decide hasta qué punto la mujer tendrá control sobre él y esto se mide porque tanto estimulo recibimos los hombres macho alfa cuerpo de leñador al intelecto al cuerpo y a nuestra necesidad de destacar ante los demás hombres.

Para mayor información de este tema consultar el libro: “EL ARTE DE LA SEDUCCION de Robert Greene.

Con mis mejores deseos: YO

Felipe Carrasco Profile
Carlos Felipe Carrazco Vega
+ posts

Empresario, escritor y autor compositor. Titulado en terapia física y rehabilitación. Participó en la antología de poesía "Letras mágicas" en la Asociación de Escritores del Noroeste del Estado de Chihuahua (ASENOCH).
Colaborador en Radio Net y asociaciones civiles.
Actualmente escribe artículos en el área de psicología, neurociencias y opinión político-social y es docente en secundaria en materias de matemática y física y de ciencias sociales en educación media superior.