8 de Marzo y el combate a los Mario Mata

Qué buen timing el del Tribunal Estatal Electoral al emitir su dictamen en el que determina que el diputado federal panista Mario Mata Carrasco ejerció violencia de género en contra de la senadora por Morena Bertha Alicia Caraveo Camarena precisamente en la víspera del 8 de Marzo, día en que se conmemora el Día Internacional de la Mujer.

Es de conocimiento público que las mujeres históricamente fueron privadas de diversos derechos fundamentales, como no tener acceso al trabajo remunerado, o si lo tenían se les pagaba muy poco, mucho menos que a los hombres; tampoco podían votar, les estaba prohibido practicar deportes, entre otras muchas cosas más. Algunas de esas prohibiciones ya quedaron en el pasado, pero no como una graciosa concesión sino como consecuencia de una lucha intensa y permanente de ellas para lograr que esos derechos les sean respetados de manera incondicional, para mantener su esencia e individualidad sin dejar de ser parte determinante de la colectividad en igualdad de condiciones.

Sin embargo, es claro que esa lucha continúa porque aún permanecen en la sociedad personas que se asumen retrógradas, con actitudes nefastas, que pretenden dar al traste con los logros alcanzados hasta ahora por las mujeres. Mario Mata Carrasco es, sin duda, uno de esos personajes que creen que la mujer es inferior al hombre y que no tiene la capacidad de desempeñarse en actividades importantes, como la de ser legisladoras o, incluso, para redactar un artículo periodístico de opinión.

- Publicidad - HP1

Las frases con las que Mata Carrasco intentó describir a la senadora Bertha Alicia Caraveo en realidad lo describen a si mismo: misógino, ignorante, vulgar, infantil, porque se pronuncia en base a una rabieta al estar en desacuerdo con la crítica que, en un artículo de opinión periodístico, le hizo la legisladora respecto de su perniciosa participación en el tema del agua de las presas de Chihuahua. Desde mi punto de vista, muy certera, pero de eso me ocupo más adelante, por lo pronto vamos a las frases por las que el Tribunal Estatal Electoral decidió ingresar al diputado federal panista a la lista negra de quienes han ejercido Violencia Política de Género.

Dijo: “Solo sabe repetir como cacacuitadae lo que su amo le dice, cuando le jala la correa”. De antología esta expresión, digna de ser tomada en cuenta en los estudios de género, en la que el diputado albiazul se dirige a la senadora o como un animal que tiene dueño o como una esclava que responde a su amo. Misoginia y clasismo en su máxima expresión.

La llama “supuesta senadora” cuando Caraveo fue electa por el voto de la mayoría de los chihuahuenses, como él lo fue por la mayoría de los habitantes del Distrito 5 federal. A Mata las formas no se le dan. 

Se dirige a la senadora como “una tal Bertha Caraveo, una falsaria, ignorante, total desconocida que salió electa en una tómbola, un domingo en un parque desconocido en lo más recóndito de Juárez” y la considera “la gris representante de nuestro Estado”. 

Asegura que Caraveo “no sabe escribir, ni leer, mucho menos sumar y restar” y, para reforzar su adjetivación, la denomina “iletrada y casi analfabeta señora” que “no conoce la o por lo redondo” y afirma, además: “yo sé que su IQ no le da para más… Veo que quien le escribió el artículo, (definitivamente ella no lo pudo haber escrito, dado que no cuenta ni con los conocimientos, ni con la capacidad para redactar algo como eso)”.

Mata Carrasco se asume como víctima de los supuestos infundios contenidos en el artículo escrito y firmado por la senadora Caraveo, y comenta que “no hay que atribuirle a la maldad, lo que la ignorancia puede explicar fácilmente…ella no lo pudo haber escrito, dado que no cuenta ni con los conocimientos, ni con la capacidad para redactar…No ha destacado en ningún área…Y declaró (claro que nadie lo escuchó, o lo leyó debido a lo invisible que es la senadora)…Me imagino que esta falta de luz, de brillo propio, le produce una desazón, que le causa insomnio”.

Seguramente Mata Carrasco ignora que Bertha Caraveo es una brillante académica con una vasta experiencia, que cuenta con una licenciatura en Ciencias Sociales por la Universidad de Texas en El Paso (UTEP) y una maestría en Planificación y Desarrollo Urbano por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ). Cursó un diplomado de Historia de México y una master class sobre Persuasión en el Colegio de Imagen Pública.

Fue docente de la Escuela Superior de Agricultura Hermanos Escobar (ESAHE), se desempeñó como coordinadora del Programa «Planificación Familiar en la Industria Maquiladora de Exportación en Ciudad Juárez», auspiciado por FEMAP; coordinó el estudio: «Mujer y Trabajo en Cd. Juárez» para el lnstitute for Women Policy Research de la American University Washington (1990-1991).

Asimismo, fue docente-investigadora de la Maestría en Planificación y Desarrollo Urbano y estuvo al frente del proyecto de investigación «El Problema de la Vivienda en Ciudad Juárez: Asentamientos Humanos Irregulares»; es fundadora y coordinó los estudios de género en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez; fue directora de la carrera de Sociología del Instituto  de Ciencias Sociales y Administración (ICSA) de la UACJ (1994-1996) y directora General del Estudio de Factibilidad para un Campus de la UACJ en NCG, del cual, una vez creado, fue directora (2000-2006) y fungió, además, como maestra-Investigadora de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (2007-2018).

Además de todo lo anterior, Bertha Alicia Caraveo Camarena cuenta con una vasta serie de publicaciones académico-científicas en temas muy diversos, como arte y cultura, problemas sociales y urbanos, psicología, etc. Total, la senadora tiene capacidades y trayectoria, pero para alguien como el diputado federal panista Mario Mata Carrasco es más sencillo denostar, invisibilizar, ofender y sobajar.

Por eso rescato una de las expresiones de Mata Carrasco, cuando dice “no hay que atribuirle a la maldad lo que la ignorancia puede explicar fácilmente”, porque como comento líneas arriba, el diputado se proyecta, se autodescribe, deja ver su esencia. La sentencia del Tribunal es correcta, blanda quizá, pero nos permite ver con claridad porque la lucha de las mujeres por reivindicar sus derechos continúa y debe continuar, porque hay muchos Marios Mata que combatir en esta, nuestra realidad. 

Mi solidaridad y respeto para mi amiga senadora Bertha Caraveo. 

liBfw149
Pedro Torres

 


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse