Trump, «estable» y sin signos de que la enfermedad progrese

El mandatario ha expresado a través de las redes sociales que se encuentra «perfectamente». Quiere volver al ruedo político, pero ha rechazado participar en el próximo debate que ahora, por precaución, será virtual.

Washington, D.C. (VOA/Rafael Salido) – El estado de salud del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, permanece «estable» y, desde su retorno a la Casa Blanca, el pasado lunes, no ha dado muestras de que su enfermedad continúe progresando, informaron fuentes oficiales el jueves.

«Desde su vuelta a casa, sus exámenes físicos han permanecido estables y no hay ninguna indicación que sugiera una progresión de su enfermedad», apuntó el médico de cabecera del presidente, el doctor Sean Conley, en un memorando divulgado por la Casa Blanca.

El documento detalla que la frecuencia respiratoria del mandatario es de 15-17 inhalaciones por minuto y su ritmo cardíaco es de 69 pulsaciones por minuto.

- Publicidad - HP1

El galeno pronosticó que, en caso de continuar esta «trayectoria» el próximo sábado, cuando se cumplirán «diez días desde su primer diagnóstico», que tuvo lugar el 1 de octubre, Trump podría disfrutar de «un retorno seguro a la vida pública».

La progresión de la enfermedad de Trump, que anunció haber dado positivo por COVID-19 el pasado viernes, y su rápida mejoría han suscitado un sinfín de suspicacias sobre el inicio de su convalecencia, un dato que se antoja fundamental para el rastreo de contactos y para determinar si el mandatario puso en peligro a su rival en las urnas, el demócrata Joe Biden, al acudir al primer debate presidencial apenas dos días antes de hacerse pública su enfermedad.

El próximo debate presidencial, en jaque

Esta situación ha puesto en jaque la celebración del segundo debate presidencial, que debería tener lugar en Miami, Florida, el próximo 15 de septiembre.

La Comisión de Debates Presidenciales anunció este jueves que adoptaría nuevas restricciones para prevenir posibles contagios, entre ellas, que ambos mandatarios participarían en el encuentro de manera remota. Sin embargo, tanto Trump como su equipo de campaña han descartado tomar parte en un encuentro de esas características y han propuesto posponer los dos cara a cara que aún quedan por celebrarse.

Además, el presidente Trump viene insinuando en los últimos días que, a pesar de estar convaleciente, podría ya no ser «contagioso». «No creo ser contagioso en absoluto», afirmó el republicano en un vídeo grabado el miércoles y difundido hoy a través de su cuenta de Twitter.

El equipo de campaña de Biden, por su parte, ha insistido en mantener el calendario y ha acusado al presidente de no querer someterse a un debate que, en realidad, será un foro ciudadano.

«Claramente Donald Trump no quiere someterse a las preguntas de los votantes. Eso es una pena, pero es su decisión. Joe Biden está impaciente por encontrar la manera de hacerlo el 15 de octubre», señaló vía Twitter Kate Bedingfield, portavoz de la campaña del demócrata.

Además, del de Miami, la próxima semana, está programado que ambos candidatos protagonicen un tercer y último debate el 22 de octubre, en la Universidad de Belmont, en Nashville, Tennessee.

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Agencias

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna noticia?
No dudes en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por tí.

Síguenos en nuestras redes sociales.