Según se aproximan los Juegos Olímpicos de Invierno 2022, arrecia la intimidación a los medios extranjeros en China

Los corresponsales extranjeros en el gigante asiático están viendo cómo el gobierno está instigando la ira de los chinos contra los periodistas extranjeros, a quienes acusa de mantener una campaña de desprestigio contra Beijing.

Seúl (VOA/) – En apenas seis meses, una multitud de medios extranjeros llegarán a Beijing para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, y es posible que sean recibidos con una amplia campaña del gobierno chino para fomentar la ira pública contra los periodistas occidentales, que han sido cada vez más acosados ​​por sus informes.

Los medios de comunicación estatales chinos, diplomáticos y otros funcionarios han realizado un esfuerzo de meses para avivar la hostilidad hacia los reporteros y medios a los que acusan de difundir mentiras sobre China. Recientemente, Beijing ha apuntado a la BBC, que ha realizado extensos informes sobre los campos de reeducación de China para musulmanes uigures en la región occidental de Xinjiang.

- Publicidad - HP1

Pero los reporteros de muchas otras publicaciones se han visto atrapados en la refriega. El mes pasado, multitudes enojadas rodearon y detuvieron brevemente a un par de periodistas occidentales que informaban sobre las inundaciones en la provincia china de Henan. Los lugareños acusaron a los reporteros, uno estadounidense y el otro alemán, de difundir rumores contra China. Desde entonces, varios medios de comunicación informaron haber recibido amenazas de muerte y otras llamadas telefónicas intimidantes.

El periodista Mathias Boelinger, radicado en Beijing, denunció en un tuit que mientras caminaba por Zhengzhou se vio «rodeado» por un grupo de «airados ciudadanos chinos» exaltados por la campaña gubernamental contra los medios extranjeros.

El acoso se produce cuando China experimenta una ola de intenso nacionalismo que ha crecido durante el centenario de este año del Partido Comunista Chino.

Reflejando una agresividad recién descubierta, los funcionarios chinos se han involucrado en la llamada diplomacia del «guerrero lobo», que a menudo usa insultos y amenazas en un intento de demostrar que China no puede ser presionada.

Para los medios internacionales, el ambiente se ha vuelto tan tenso que el Club de Corresponsales Extranjeros de China (FCCC) advirtió la semana pasada que la «seguridad física de los periodistas extranjeros en China» estaba «directamente en peligro» por la retórica de las organizaciones afiliadas al Partido Comunista de China.

«El Club de Corresponsales Extranjeros de China está muy preocupado al observar el reciente acoso en línea y físico contra los periodistas cubriendo las devastadoras inundaciones en la provincia de Henan este mes», afirmó la organización en un tuit.

La intensificación de una campaña dirigida por el gobierno chino contra los medios extranjeros, pocos meses antes de los Juegos Olímpicos, puede crear una decisión difícil para muchos medios de comunicación y locutores que planean enviar personal para cubrir los Juegos de Invierno.

Renuencia a visitar 

«Creo que muchos periodistas están preocupados», dice Yaqiu Wang, investigador sobre China de la organización pro derechos humanos Human Rights Watch. “Esta [dinámica] no existía en 2008”, explicó, en referencia al año en que China fue la sede de los Juegos Olímpicos por última vez.

Wang le dice a la VOA que ya se le acercaron algunos periodistas extranjeros que le expresaron su preocupación por el acoso de Henan. “Se sintieron muy asustados y se preguntaron si esto también podría haber sucedido en Beijing”, ahondó.

Algunos periodistas y académicos que siguen a China de cerca, ahora se preguntan públicamente si incluso regresarían a China si tuvieran la oportunidad.

ChinaFile, una revista en línea del Centro de Relaciones entre Estados Unidos y China de la Sociedad Asiática publicó una encuesta en junio diciendo que el 40% de sus 121 colaboradores «probablemente» o «definitivamente» no visitarán China después de que se levanten las restricciones de viaje del COVID-19.

“Si bien no constituyen una encuesta científica, [las respuestas] sugieren sin embargo un cambio significativo en las actitudes entre un grupo de figuras prominentes en el campo de China”, concluyó el informe. Entre las preocupaciones citadas se encuentran el miedo a la detención, el acoso y la vigilancia.

Esos temores se han multiplicado desde 2018, cuando China detuvo a dos canadienses, el académico Michael Kovrig y el consultor empresarial Michael Spavor, por cargos de espionaje. Muchos analistas ven la medida como poco más que una toma de rehenes, una respuesta a la detención en Canadá de un destacado ejecutivo chino que presuntamente violó las sanciones de Estados Unidos.

«Ya es bastante malo tener que preocuparse de ser encarcelado en represalia por los comentarios críticos que hizo hace incluso años», escribió James Mann, ex jefe de la oficina de Beijing del diario Los Angeles Times, en el informe de ChinaFile.

“Es mucho más inquietante pensar que te pueden meter en la cárcel como rehén simplemente porque tienes un pasaporte estadounidense, de la forma en que Michael Kovrig y Michael Spavor fueron encarcelados como rehenes canadienses, en represalia por algo que mi gobierno hizo y que al régimen chino no le gustó ”, agregó.

Los funcionarios chinos descartan esos temores y aseguran que solo aquellos que violen las regulaciones chinas deberían estar preocupados. También niegan estar detrás de cualquier acoso mediático, diciendo que la indignación de los ciudadanos chinos es orgánica, el resultado de las «noticias falsas» y de una cobertura sesgada.

Pero como han señalado algunos periodistas, la indignación probablemente no sea completamente orgánica, ya que el «Gran Cortafuegos» digital de China impide que la mayoría de los chinos accedan a la cobertura de una multitud de medios extranjeros, incluidos la BBC, The New York Times y la Voz de América.

¿Miedos exagerados? 

Hay razones para pensar que los periodistas extranjeros que visiten los Juegos Olímpicos no tendrán que temer por su seguridad personal. Quizás la razón más importante: China probablemente no querrá atraer a la mala prensa mientras tenga sobre sí la atención del mundo. Además, si la historia reciente es una indicación, Beijing prefiere expulsar a los periodistas extranjeros que detenerlos.

Al menos 20 periodistas extranjeros han sido expulsados ​​u obligados a abandonar China desde el año pasado, según la FCCC. Algunas de las expulsiones parecen ser una represalia por las restricciones de Estados Unidos a los medios de comunicación estatales chinos.

La mayoría de los periodistas expulsados ​​de China informaron sobre temas delicados, como los abusos de China contra los uigures o su represión de las protestas a favor de la democracia en Hong Kong.

Mientras tanto, muchos reporteros de los Juegos Olímpicos de Invierno se centrarán en los deportes, posiblemente limitando la oportunidad de ofender a Beijing. Al igual que en los Juegos de Tokio, es probable que también se mantengan en una burbuja pandémica protectora, lo que reducirá en gran medida su interacción con los ciudadanos chinos.

«La pandemia en curso proporcionará cierta racionalización de las medidas tomadas para limitar o restringir el ámbito de la información que pueden hacer los periodistas», predice Lim Tai Wei, profesor asociado que se centra en China y el noreste de Asia en la Universidad Nacional de Singapur.

China también puede preseleccionar a los periodistas que soliciten cubrir los Juegos Olímpicos, dice Lim. “Es posible que aquellos con un cierto historial no puedan acceder a los Juegos”, dice.

Pero es posible que Beijing se sienta ofendido por detalles que algunos periodistas deportivos ni siquiera notan.

Durante los Juegos Olímpicos de Tokio, los funcionarios chinos criticaron a NBC, la emisora ​​estadounidense, por no incluir a Taiwán o el Mar de China Meridional en su mapa de China durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos.

China reclama la soberanía de Taiwán, que está gobernado por un gobierno democrático que es extremadamente escéptico con Beijing. China también tiene reclamos territoriales superpuestos con varios países en el Mar de China Meridional.

Legitimidad nacional

Algunos analistas han pronosticado que China podría cambiar a un tono más complaciente hacia los medios internacionales en el período previo a los Juegos Olímpicos, y señalaron que Beijing podría querer limitar la mala prensa.

Pero es más complicado que eso, advierte Lim, quien dice que el Partido Comunista Chino (PCCh) enfrenta una enorme presión interna mientras celebra su centenario.

“En este año de conmemoración, es extremadamente difícil que los principales líderes del PCCh parezcan débiles en cualquier tema, en particular en los que considera que están relacionados con la soberanía nacional”, dice.

El presidente chino, Xi Jinping, está listo para gobernar el país indefinidamente después de que eliminó los límites del mandato presidencial en 2018. Además de consolidar el poder en casa, China bajo Xi también ha adoptado un enfoque mucho más beligerante hacia los competidores de China.

“Tiene que parecer fuerte y en control de la situación para ganar legitimidad para el partido”, dice Lim. “Y esto es especialmente cierto dado que el PCCh y el país ahora están dirigidos por un régimen de hombres fuertes, posiblemente considerado el más centralizado y el más fuerte desde los días de Mao «.

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Agencias

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna noticia?
No dudes en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por tí.

Síguenos en nuestras redes sociales.