Nominada de Trump a la Corte Suprema asiste a primer día de interrogatorios en Senado

La jueza de la corte de apelaciones de 48 años, nominada por el presidente Donald Trump y en camino de una confirmación rápida antes de las elecciones del 3 de noviembre, también se negó a comprometerse a recusarse de cualquier caso que surja de esa elección.

Washington, D.C. (VOA) – La nominada a la Corte Suprema Amy Coney Barrett prometió no llevar una «agenda» a la corte, rechazando las preguntas de los senadores el martes sobre el aborto, los derechos de armas y las elecciones de noviembre, insistiendo en que adoptaría un enfoque conservador de la ley pero decidirá los casos a medida que surjan.

«Los jueces no pueden simplemente despertar un día y decir que tengo una agenda, me gustan las armas, odio las armas, me gusta el aborto, odio el aborto y entrar como una reina real e imponer su voluntad al mundo», dijo Barrett en el segundo día de audiencias de confirmación ante la Comisión Judicial del Senado.

La jueza de la corte de apelaciones de 48 años, nominada por el presidente Donald Trump y en camino de una confirmación rápida antes de las elecciones del 3 de noviembre, también se negó a comprometerse a recusarse de cualquier caso que surja de esa elección.

- Publicidad - HP1

«No puedo ofrecer una opinión sobre la recusación sin poner en cortocircuito todo el proceso», dijo.

Por otra parte, Barrett aseguró no tener una “agenda” salvo adherirse al estado de derecho y evitó dar su postura sobre el aborto, los derechos LGBTQ y la posibilidad de que un mandatario decida retrasar las elecciones.

En su segundo día de audiencias ante el Senado, Barrett, quien es jueza federal en una corte de apelaciones en Illinois, fue interrogada por los senadores demócratas, quienes se oponen a su nominación, sobre su visión del derecho.

La jueza, de 48 años, fue nominada el mes pasado por el presidente Donald Trump para cubrir la vacante dejada por la fallecida jueza Ruth Bader Ginsburg. El partido opositor critica la rapidez y el momento en el que los republicanos desean confirmar a Barrett: a menos de un mes de las elecciones.

También, consideran que Barrett inclinaría la balanza de la corte hacia el lado conservador (6-3), abriendo la posibilidad a que se de marcha atrás, revocando fallos de la corte en derechos como el aborto, protección para las personas LGTBQ ante la discriminación y también la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio —también conocida como Obamacare—.

En su primer día de audiencia, el lunes, Barrett argumentó que las cortes no fueron diseñadas para resolver todos los problemas de la vida pública. «El público no debe esperar que los tribunales lo hagan y los tribunales no deben intentarlo».

Si es finalmente confirmada, el voto de Barrett podría contar cuando la Corte Suprema presente los argumentos el próximo 10 de noviembre en un caso en el que Trump y los estados liderados por los republicanos buscan invalidar la Ley de Cuidado de Salud Asequible de 2010. Esta norma, que da acceso a millones de estadounidenses a una cobertura médica, es vista como el logro de política nacional más emblemático del expresidente demócrata Barack Obama.

Barrett ha criticado la norma que data de 2012 y es popularmente conocida como Obamacare.

Los republicanos tienen una mayoría de 53-47 en el Senado, lo que deja a los demócratas con poca o ninguna posibilidad de bloquear la confirmación de Barrett.

Si es confirmada, Barrett daría a los jueces conservadores una mayoría de 6-3, en temas clave como el aborto y los derechos de los homosexuales.

Programada la votación

La Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado programó el lunes una votación sobre la nominación de la jueza Amy Coney Barrett a la Corte Suprema, incluso aunque las audiencias de confirmación todavía no han terminado.

El presidente del panel, el senador republicano Lindsey Graham, programó una votación de la comisión para las 9 de la mañana del jueves 15 de octubre, el último día de audiencias. Se prevé que se vote la nominación de Barrett durante esa reunión y posteriormente se aplace una semana, de acuerdo con las reglas de la comisión.

Si eso sucede tal como está previsto, la comisión procedería a votar la nominación el jueves 22 de octubre. Eso establecería un voto final de confirmación en el pleno del Senado para la semana del 26 de octubre.

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Agencias

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna noticia?
No dudes en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por tí.

Síguenos en nuestras redes sociales.