Intercambian dirigentes de Coreas cartas en medio de tensión

Las tensiones en la península de Corea se han incrementado desde una serie de pruebas norcoreanas de armamento este año, incluyendo su primera prueba de un misil balístico intercontinental desde 2017 en marzo.

Seúl (VOA) –
Los dirigentes de ambas Coreas intercambiaron cartas expresando esperanza para unas mejores relaciones bilaterales, las cuales se vinieron abajo en los últimos tres años en medio de un estancamiento en las negociaciones nucleares y el acelerado desarrollo de armas por parte de Corea del Norte.

Los medios de comunicación estatales norcoreanos dijeron el viernes que el líder Kim Jong Un recibió el miércoles una misiva personal del presidente saliente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y respondió el jueves con su propia carta en la que elogió las gestiones de Moon por alcanzar la paz durante su mandato.

La Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA, por sus siglas en inglés) señaló que el intercambio de cartas mostraba la “profunda confianza” entre ambos.

Los expertos sostienen que el anuncio, que se produce mientras Kim podría estar preparándose para una prueba nuclear y otras provocaciones importantes, tiene como objetivo dividir a la opinión pública surcoreana y disuadir al nuevo gobierno del país de adoptar una línea dura hacia Pyongyang tras su toma de posesión en mayo.

- Publicidad - HP1

Según la KCNA, Moon le dijo a Kim que continuará respaldando la reunificación coreana incluso después de dejar el cargo el próximo mes, y que basará sus esfuerzos en las declaraciones conjuntas de paz que emitieron tras sus cumbres en 2018.

Kim y Moon compartieron la opinión de que “las relaciones intercoreanas mejorarían y se desarrollarían según lo deseado y esperado por la nación (coreana) si (el Norte y el Sur) hacen esfuerzos incansables con esperanza”, apuntó la agencia.

La oficina de Moon confirmó el intercambió cartas con Kim poco después del reporte norcoreano, pero tardó horas en ofrecer su versión de lo que se dijo, lo que indicaba que Pyongyang no coordinó el anuncio con Seúl. La información de KCNA no se publicó en el periódico oficial norcoreano, Rodong Sinmun, que es el que lee la población local, lo que demuestra que era un mensaje dirigido al vecino del sur.

De acuerdo con Seúl, en su carta, Moon reconoció los contratiempos en las relaciones intercoreanas pero insistió en el compromiso hacia la paz manifestado en sus reuniones de 2018 y en un acuerdo militar adicional para reducir los enfrentamientos en la zona fronteriza, que siguen siendo relevantes como base para una futura cooperación.

Las tensiones en la península de Corea se han incrementado desde una serie de pruebas norcoreanas de armamento este año, incluyendo su primera prueba de vuelo de un misil balístico intercontinental desde 2017 en marzo, reavivando una política nuclear arriesgada encaminada a obligar a Estados Unidos a considerar a Pyongyang una potencia nuclear y a retirarle las duras sanciones que le impuso.

Las fuerzas armadas surcoreanas también han detectado indicios de que Corea del Norte está reconstruyendo túneles en un campo de pruebas nucleares, el cual desmanteló parcialmente semanas antes de la primera reunión de Kim con el entonces presidente estadounidense Donald Trump en junio de 2018, un posible indicador de que el país se está preparando para reanudar las pruebas atómicas.

Moon se reunió con Kim tres veces en 2018 y cabildeó mucho para ayudar a organizar las reuniones de Kim con Trump. Pero la diplomacia nunca se recuperó del fracaso de la segunda reunión entre Kim y Trump en 2019 en Vietnam, en la que los estadounidenses rechazaron las exigencias de Corea del Norte de que Washington concediera un importante alivio a las sanciones a cambio del desmantelamiento de una instalación nuclear envejecida, lo que habría sido equivalente a una rendición parcial de sus capacidades nucleares.

Desde entonces, Kim se ha comprometido a reforzar su armamento atómico como elemento de disuasión para contrarrestar la presión “gansteril” de Estados Unidos, y ha acelerado su desarrollo armamentístico a pesar de contar con recursos limitados y enfrentar dificultades debido a la pandemia de coronavirus.

Corea del Norte también puso fin a toda cooperación con el gobierno de Moon, al tiempo que expresó su enfado por los ejercicios militares entre Estados Unidos y Corea del Sur y la incapacidad de Seúl para obtener concesiones de Washington en favor de Pyongyang.

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Agencias

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna noticia?
No dudes en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por tí.

Síguenos en nuestras redes sociales.