Frustra Alemania complot de extrema derecha para tomar el poder

Publicidad - LB3 -
Las autoridades detuvieron a más de dos docenas de personas a las que vinculan con un complot para supuestamente derrocar al gobierno alemán.
Londres (VOA) – Las autoridades alemanas informaron el jueves que es probable que se produzcan más arrestos después de que se frustró un complot de extrema derecha para derrocar al gobierno. Los fiscales dijeron que habían identificado a más de 50 sospechosos en el caso.

 

Tres mil policías allanaron propiedades en toda Alemania la madrugada del miércoles y arrestaron a 25 personas. La policía de Austria e Italia también llevó a cabo varias redadas.

Los sospechosos son presuntos miembros del movimiento Reichsbuerger (Ciudadanos del Reich), que han sido acusados de tramar un plan en noviembre de 2021 para derrocar al gobierno alemán.

- Publicidad - HP1

La policía dice que encontró rifles, municiones, ballestas y chalecos protectores, junto con planes para reclutar soldados y policías.

“Según los hallazgos actuales, el presunto grupo terrorista se fundó sobre la base de fantasías de golpe de Estado e ideologías de conspiración”, dijo el miércoles a los periodistas la ministra del Interior de Alemania, Nancy Faeser.

“Solo una investigación adicional nos dará una idea clara de cuán avanzados estaban esos planes de golpe. Los militantes del Reichsbuerger están unidos por el odio a la democracia, a nuestro estado y a las personas que apoyan a nuestra comunidad”, dijo.

Cabecilla «real»

El presunto cabecilla del plan Reichsbuerger se hace llamar príncipe Enrique XIII y es descendiente de la antigua Casa Real de Reuss. Fue arrestado en Fráncfort. La familia Reuss una vez gobernó gran parte del este de Alemania antes de que la monarquía fuera abolida hace un siglo.

La policía está registrando un pabellón de caza que pertenece a Heinrich en el este de Alemania. Los fiscales dicen que el hombre de 71 años contactó a las autoridades rusas para pedir ayuda. No hubo evidencia de una respuesta positiva y Moscú ha negado su participación.

La policía también arrestó a Birgit Malsack-Winkemann, exdiputada del partido político de extrema derecha Alternativa para Alemania, o AfD, que actualmente se desempeña como jueza.

También fueron detenidos un soldado que servía en el Comando de Fuerzas Especiales del ejército alemán y varios militares reservistas.

Peter Frank, fiscal federal de Alemania, dijo el jueves que los sospechosos compartían ideologías.

“Los arrestados son seguidores de mitos de conspiración que consisten en diferentes narrativas de la ideología del Reichsbuerger, así como de la ideología de QAnon”, dijo Frank a los periodistas.

El movimiento QAnon se originó en Estados Unidos. Sus seguidores afirman falsamente que el mundo está controlado por un gobierno estatal profundo. Varios seguidores de QAnon han sido acusados y, en algunos casos, condenados por participar en el asalto al edificio del Capitolio de EEUU el 6 de enero de 2021, tras la derrota del expresidente Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2020.

En agosto de 2020, manifestantes alemanes de extrema derecha asaltaron los escalones del edificio del parlamento alemán tras una marcha contra las restricciones por el coronavirus. La policía les impidió entrar al edificio.

¿Inspirado por la insurrección del Capitolio?

Las teorías de conspiración se han amplificado entre grupos similares en todo el mundo, dijo el científico social Alexander Haeusler, investigador asociado en extremismo de derecha en FORENA, un centro de investigación que estudia el extremismo de derecha y el neonazismo en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Düsseldorf.

“La pandemia alimentó las teorías de conspiración presentes en estos círculos, y la guerra de agresión rusa contra Ucrania alimentó esas teorías con sus alternativas políticas, que son admiradas por estos círculos. Y no menos importante, el asalto al Capitolio de Estados Unidos después de las últimas elecciones presidenciales mostró a estas personas que hay opciones para destruir el orden estatal”, dijo Haeusler a Reuters.

Anke Hoffstadt, también investigadora asociada de FORENA, dijo a la Voz de América que los ataques contra el parlamento alemán y el Capitolio de EEUU tienen sorprendentes similitudes.

“Ves algunas similitudes habituales: los cánticos, las pancartas y el deseo absoluto de alcanzar el símbolo de la democracia”, dijo Hoffstadt.

“La idea de dar un golpe de estado es, en su universo, realmente posible. Entonces, tenemos que mirar que esta es una situación realmente peligrosa, porque la gente y los activistas que hacen esto están armados, bien preparados y saben cómo usar las armas”, agregó.

El partido AFD

Georg Maier, ministro del Interior del estado de Turingia, en el este de Alemania, acusó al Partido AfD de ayudar a «difundir fantasías sobre el derrocamiento del estado». AfD es el segundo partido más grande en el este de Alemania y tiene 78 legisladores en el parlamento.

“La gente está asustada y AfD se aprovecha de eso y ofrece soluciones simples”, dijo Maier a la emisora alemana Deutschlandfunk el jueves.

Los legisladores de AfD han asistido con frecuencia a manifestaciones contra las políticas contra las restricciones del coronavirus y la migración en los últimos años, señaló Hoffstadt.

“Encontramos personas que son miembros o simpatizantes de la ideología de QAnon, tal vez en la primera línea de manifestaciones o como participantes en las manifestaciones. Y allí también puedes ver a políticos de la AfD, tal vez incluso a los más famosos. Entonces, no sé si realmente se puede decir que ellos tienen la culpa, pero obviamente están haciendo un buen trabajo para arreglar las narrativas”, dijo.

En un comunicado emitido el miércoles, la AfD condenó el complot golpista y expresó su confianza en la investigación.

LOGO ADN Negro
Redacción ADN / Agencias

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna noticia?
No dudes en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por tí.

Síguenos en nuestras redes sociales.

InHouse