Movil - LB1 -
    Publicidad - LB1 -
    abril 19, 2024 | 16:47

    Antonio Machado: Converso con el nombre que siempre va conmigo

    Publicado el

    Publicidad - LB2 -
    Antonio Machado
    Libertad Digital | Antonio Machado

    Uno de los poemas más célebres de Antonio Machado es este Retrato, que fue prólogo del libro Campos de Castilla.

    Los versos están escritos tres lustros antes de que se iniciará en los misterios de la Masonería, pero reflejan ya las tres únicas condiciones que debe cumplir aquel que llama a las puertas.

    - Publicidad - HP1

    Antonio Machado se retrata a si mismo como un ser libre en el hacer y el pensar, con un profundo mundo espiritual y una bondad de costumbres hacia sus semejantes.

    Reproducimos, por cortesía de “El Oriente”, el órgano informador de la Gran Logia de España; los nueve cuartetos alejandrinos, pero recomendamos reflexionar la lectura en el tercero, el quinto, el séptimo y el noveno para encontrarnos con nuestro Hermano Antonio Machado.

    Disfrútalo.
    SFU.
    Sobre todo, mucha Salud, donde quiera que estén.


    “Converso con el nombre que siempre va conmigo”
    QH. Antonio Machado

    Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla, y un huerto claro donde madura el limonero; mi juventud, veinte años en tierras de Castilla; mi historia, algunos casos que recordar no quiero.

    Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido —ya conocéis mi torpe aliño indumentario—, más recibí la flecha que me asignó Cupido, y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario.

    Hay en mis venas gotas de sangre jacobina, pero mi verso brota de manantial sereno; y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina, soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.

    Adoro la hermosura, y en la moderna estética corté las viejas rosas del huerto de Ronsard; mas no amo los afeites de la actual cosmética, ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.

    Desdeño las romanzas de los tenores huecos y el coro de los grillos que cantan a la luna. A distinguir me paro las voces de los ecos, y escucho solamente, entre las voces, una.

    ¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera mi verso, como deja el capitán su espada: famosa por la mano viril que la blandiera, no por el docto oficio del forjador preciada.

    Converso con el hombre que siempre va conmigo —quien habla solo espera hablar a Dios un día—; mi soliloquio es plática con ese buen amigo que me enseñó el secreto de la filantropía.

    Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito. A mi trabajo acudo, con mi dinero pago el traje que me cubre y la mansión que habito, el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.

    Y cuando llegue el día del último vïaje, y esté al partir la nave que nunca ha de tornar, me encontraréis a bordo ligero de equipaje, casi desnudo, como los hijos de la mar.

    LOGO ADN Negro

    ¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
    Envíanos un correo.

    ¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna noticia?
    No dudes en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por tí.

    Síguenos en nuestras redes sociales.

    Publicidad - LB3 -

    HOY EN ADN TV

    - Publicidad - (MR1)

    Historias Recientes

    Claudia Sheinbaum convoca a banqueros de México a aprovechar el potencial del país

    Durante su participación en la 87° Convención Nacional Bancaria, Claudia Sheinbaum presentó su estrategia...

    Encuentra J+ asfalto en tubería de alcantarillado

    Personal del departamento Alcantarillado de la J+ encontró asfalto en el interior de una...
    - Publicidad - (MR2)

    LAS PLUMAS DE ADN

    - Publicidad - (MR3)

    Más como esto