Promueve Leticia Ortega castigo para terapias de conversión

La diputada local por Morena pide que tratamientos para reasignar orientación sexual e identidad de género sean consideradas como delito porque atentan contra los derechos humanos.

Chihuahua, Chih. (ADN / Martín Orquiz) – Una iniciativa de ley para reformar el Código Penal del Estado en busca de sancionar las terapias de conversión, servicio que busca que personas con identidad o distintas orientaciones sexuales retomen el camino de la heterosexualidad normada, fue presentada por la diputada local de Morena, Leticia Ortega Máynez ante el Congreso de Chihuahua.

Dijo que existen organizaciones y grupos que ofrecen terapias de conversión o reparativas a través de programas denominados Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual y la Identidad de Género (ECOSIG), que intentan encaminar la orientación o identidad sexual de las personas no heteronormadas.

- Publicidad - HP1

La actividad ha ganado popularidad en los grupos conservadores; sin embargo, han sido utilizadas para someter a personas en contra de su voluntad, lo que es una clara violación a los derechos humanos.

Añadió que, quienes promueven estas terapias, se basan en la creencia de que la orientación sexual y la identidad de género de las personas deben cambiarse o reprimirse cuando no se ajustan a lo que otros actores consideran la norma deseable.
Ortega Máynez expuso que los intentos de patologizar a las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero o de género diverso, tienen consecuencias profundas en su integridad y bienestar físicos y psicológicos.

Afirmó que las prácticas destinadas a lograr la conversión, son inherentemente humillantes, denigrantes y discriminatorias.
“Los efectos que tienen la sensación de impotencia y la humillación extrema generan profundos sentimientos de vergüenza, culpabilidad, autoaversión e inutilidad que pueden menoscabar el autoconcepto y provocar cambios negativos permanentes en la personalidad”, declaró.

El daño ocasionado por los ECOSIG comienza con la noción de que una persona está enferma o es anormal a causa de su orientación sexual o identidad de género y, por lo tanto, debe ser tratada, lo que da lugar a un proceso de victimización.
En este sentido, la población LGBTTTI+ no solo llegan a ser rechazada, sino que inclusive es obligada a soportar diversos actos tendientes a ‘reorientar’ o ‘reasignar’ su orientación sexual o su identidad de género que van desde sesiones de pláticas, sermones, ‘terapias’ y ‘tratamientos’ que no tienen sustento científico alguno.

En este sentido, se retoma la tipificación actualmente aplicada en otros países y entidades federativas que ya sancionan estas prácticas que vulneran, discriminan y violentan derechos humanos fundamentales.

Ortega Máynez mencionó que Chihuahua tiene la obligación de legislar con enfoque antidiscriminatorio para prohibir estas prácticas, ya que tienen por objeto la restricción o el menoscabo de los derechos humanos y son mayormente reprochables cuando tales prácticas se dirigen o aplican en personas con vulnerabilidad agravada, como niñas, niños y adolescentes.

Los ECOSIG, añadió, no son admisibles en una sociedad donde el faro que nos guía son los derechos humanos.

“Solamente a través de la inclusión de la diversidad sexual y de género en todos los espacios es que lograremos crear una sociedad en donde todas las personas gocen del respeto a la dignidad y libre desarrollo de la personalidad, sin violencia y discriminación”, enfatizó.

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Especiales

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo electrónico.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna nota?
No dude en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por usted.

Síguenos en nuestras redes sociales.

InHouse