“….Cené en días pasados con un importante empresario alemán, alto directivo de un conglomerado de la industria automotriz con operaciones en los cinco continentes, quien en días pasados visitó Ciudad Juárez y Chihuahua, para evaluar nuevas inversiones, su sorpresa no podía ser mayor, las dos ciudades eran polos opuestos, a pesar de formar parte de la misma entidad, mientras una lucía limpia y ordenada, con un adecuado equipamiento urbano, en pleno crecimiento y con grandes avenidas, llenas de modernos restaurantes, hoteles y centros comerciales, la otra parecía destruida, sin mantenimiento ni limpieza, con las calles llenas de hoyos y con un caos vehicular digno de Calcuta o de Bagdad…», nos relata el influyente personaje, cercano como pocos a los altos círculos de poder en el altiplano, mientras degustamos un exquisito Tequila Barrique de Ponciano Porfidio, Extra Añejo, 100% de Agave Azul, celosamente guardado en su bien surtido bar, a un costado de su imponente privado, con vista privilegiada al Bosque de Chapultepec, en la Ciudad de México.

«…La diferencia de los empresarios locales no podía ser tampoco mayor, en el caso de la capital, se percibían unidos, genuinamente preocupados por el entorno urbano y su seguridad, apoyando e impulsando nuevos y mejores Centros de Investigación, un crecimiento urbano sostenido y una inversión pública y privada constante, con mejores y más equipadas escuelas, Tecnológicos y Universidades, así como modernos hospitales y oficinas corporativas; en la ciudad fronteriza parecían la antítesis: nulo interés y preocupación por el entorno urbano, basura y grafiti por doquier, mayor número de pedigüeños y vagabundos, y desde luego un significativo aumento en la violencia y la inseguridad pública, zonas residenciales colindando con maquiladoras y talleres mecánicos, cuando no con depósitos de basura y recicladoras de desechos orgánicos…»

«….En otro ámbito, los empresarios de mayor relieve de la capital ahí viven y sus hijos y nietos se educan mayoritariamente en las escuelas e institutos locales, mientras que sus homólogos fronterizos radican en El Paso, Texas, sus hijos estudian en Cathedral High School, Loreto, Saint Clements y Radford…»

- Publicidad - HP1

«…Los recientes pleitos entre los gasolineros locales de Ciudad Juárez no hacen más que enfatizar estas abismales diferencias: la pelea encarnizada por controles monopólicos de los mercados, en donde unos cuantos privilegiados quieren quedarse con todo, e incluso se atreven a retar a sus contrincantes a aportar «una polla» para equipar los escuálidos cuerpos de bomberos, lo que jamás han hecho antes, ante el riesgo mayúsculo de una conflagración, que no sólo destruya sus negocios, sino que ponga en verdadero peligro a los habitantes de la ciudad, que tengan la desgracia de vivir cerca de una gasolinera, para Ripley!…»

«…Mientras que los “chihuahuitas”, como coloquialmente se autodenominan, le apuestan a la construcción, al cemento, a la cerámica a nivel global, a la ganadería, fruticultura y agricultura, los fronterizos o “juaritos” se concentran en operar verdaderos monopolios locales de cerveza, licor, antros, gas, refrescos embotellados, leche, construcción de naves industriales, vivienda media y de interés social, llegando a verdaderos pleitos de gangsters cuando otras empresas foráneas intentan hacerles competencia, como hace algunos años ocurrió con la leche, cuando las empresas de Pedro Zaragoza le destruyeron a “Lala” decenas de camiones repartidores e incluso se secuestraba a sus choferes y se sacaba su producto de los refrigeradores, para evitar su natural crecimiento…»

«…Con la cerveza y licor ocurrió lo mismo, acaparando Federico de la Vega por décadas la totalidad de los permisos y licencias expedidos por el municipio para la operación de restaurantes, antros, bares y cantinas, mientras que por otro lado simulaba pretendidos actos de filantropía, para restañar los graves daños en alcoholismo y adicciones causados por su monopolio a los niños y jóvenes de la ciudad…»

«…Ni que decir del brutal acaparamiento de terrenos a todo lo largo y ancho de Ciudad Juárez, que no tiene precedente en ninguna otra parte del país, en donde las familias Bermúdez y Quevedo principalmente, pero también Vallina, Terrazas, Fernández y Fuentes, se han apropiado de gigantescas superficies, que en el mejor de los casos han pagado en centavos, para luego revender en cientos de dólares por metro cuadrado, después de una adecuada urbanización, naturalmente con cargo al erario público municipal y estatal…»

¿Tenemos los empresarios que nos merecemos…?

Sergio Armendariz SQD
Sergio Armendáriz
Comunicador Social en Organismos Privados y Públicos

Comunicador en Radio, TV, Prensa Escrita y Portales Electrónicos. Académico Universitario. Funcionario Educativo. Miembro Consultivo en OSC.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.