Las cosas siempre tienen que ir balanceadas, vigilando las variables y las desviaciones que pudieran existir para que esas cosas no lleguen al punto de quiebre, buscando siempre el origen, o el fondo, de las verdaderas causas que originan el quiebre o las desviaciones para encontrar las soluciones adecuadas, y de fondo, que permitan retomar el balance.

Hemos escuchado, y leído, que Juárez presenta una demanda de 26,000 puestos laborales sin poder ser cubiertos por falta del recurso humano en la localidad, solo en la industria maquiladora, situación que pone en riesgo de que algunas líneas de producción se retiren de la ciudad y emigren hacia lugares que les puedan satisfacer esa demanda de mano de obra y para ello las empresas de outsourcing y de reclutamiento han comenzado a buscar en otros lados del estado, y pronto del país, personal para cubrir ese  déficit de mano de obra.

- Publicidad - HP1

Se considera que cerca de 15,000 personas (tal vez mucho mas) con capacidad de cubrir esas vacantes trabajan en el sector informal, que viven en Juárez, que pudieran ser contratadas pero que difícilmente dejarán su actividad informal para irse a “la maquila”, faltan los desempleados totalmente, los “ninis”, los recién egresados de escuelas técnicas, los de la edad maduros jóvenes, en fin, una gran cantidad de personas que bien podrían cubrir las vacantes de la maquila, o estar muy cerca de ello y no traer más gente a Juárez porque si se cubren las vacantes con gente de afuera estaremos hablando que habría un incremento poblacional de aproximadamente 100,000 personas que requerirán infraestructura y servicios en los que Juárez es deficiente.

IMSS, INFONAVIT, TRANSPORTE, son de los temas que presentan un atraso, descuido y abandono enorme y que la industria pudiera presionar a las autoridades para que mejoren en muchísimo el servicio al trabajador, que le sea atractivo tenerlo, que realmente sea de valor para ellos y que lo considere, como dije antes, como servicio de valor que hoy definitivamente no lo considera el trabajador.

Además, y como prioridad para el trabajador, es su salario, de verdad que es un salario muy bajo para permanecer encerrado por más de 8 horas cuando por menos horas de trabajo en la informalidad pueden obtener más ingresos, o cuando muy mal les vaya pueden lograr los mismos que en la maquila, el salario es el todo porque lo demás para el trabajador no tiene valor.

En el IMSS el servicio médico de consulta es para obtener diclofenaco, aspirina, metamizol pero una revisión minuciosa del paciente trabajador no se hace, obtener una cita con un especialista es una odisea y si el trabajador es internado en Hospital las instalaciones sanitarias son insalubres por más esfuerzos que hagan los de servicio de enfermería, las infecciones son una constante, además de la falta de medicinas y accesorios hospitalarios, todo ello es un martirio para el trabajador y sus familias, Hospitales insalubres, descuidados, sin mantenimiento, imagine usted como, y con que, operan en las salas los doctores, por supuesto que no es atractivo ni de valor para el trabajador.

EL INFONAVIT, durante un largo tiempo se le descuenta al trabajador de su nómina para su cuenta de vivienda y cuando obtiene su casa es una casa no funcional, retirada de los servicios de transporte, salud, comercial, muchas veces sin alumbrado, agua, sanidad y si por alguna razón el trabajador deja de trabajar y acumula saldos al INFONAVIT al regresar a trabajar el trabajador se le quita casi toda su nómina para abonos al INFONAVIT dejándolo con la única opción de no trabajar formalmente para poder vivir con la situación consciente de que perderá su casa, es por ello que prefieren eso a que solo les dejen para un chocolate en su nomina.

El TRANSPORTE indigno que tiene la ciudad el cual no le merece seguridad ni confianza al trabajador, mucho menos sentirse motivado para que su familia, y él, se desplacen y si les brindan servicio de transporte de personal es pésimo el estado de las unidades, por lo que  tampoco no le da valor a ese servicio.

El trabajador es generador indiscutible de riqueza pero de esa riqueza no participa, no les llega, muchos viven en las colonias sin drenaje ni pavimento y muchos de los que vinieron del sur por “el sueño maquilador” viven en las periferias sin ningún servicio.

Por lo tanto toda esa gente de la informalidad no tiene ni la más remota intención de volver a trabajar a la maquila, no les es atractivo y no les representa un trabajo de valor.

Porque no se busca como hacer las cosas para mejorar lo que rodea al trabajador como vivienda, salud, transporte, seguridad que realmente se convierta en valores que hagan al trabajador de la industria informal ver atractivo el trabajar en la maquila, porque no ocuparse por ello y dejar de traer problemas a ciudad Juárez.

Los problemas son mucho más complejos, y delicados, de lo que en forma superficial aquí planteo, un Director de Recursos Humanos de maquila por supuesto que no le son ajenos estos problemas, esta situación,  el ajeno es él hacia los problemas de los trabajadores, les retribuyen por realizar el “silencio de los santos inocentes”

Traer trabajadores de otras partes es estar engrosando la gravedad de la situación de las personas, de poner en riesgo a todos sin recibir algún beneficio que pudiera corregir las graves deficiencias de infraestructura de la ciudad.

No se atiende el origen, el fondo, porque conlleva mucho trabajo y gestión, recurren al recurso más fácil, traer gente sin saber si tienen respaldo en la localidad, eso no es problema de ello, así piensan, ese problema que lo resuelva el gobierno.

Sería bueno preguntarnos con qué porcentaje de recursos líquidos participa el sector maquilador en el total de los recursos que maneja el gobierno para administrar la ciudad, sería muy bueno saberlo a cabalidad porque sabemos que es un sector que da mucho trabajo pero no sabemos con qué porcentaje de recursos participa.

Para nadie es desconocido que la ganancia real se la llevan las compañías maquiladoras y los empresarios inmobiliarios, preguntemos a cuanto asciende la riqueza que aporta realmente a la ciudad para poder seguir invirtiendo en proteger sus inversiones con infraestructura, servicios.

Tenemos que pensar siempre en la productividad de las inversiones y no caer en el subsidio, en el populismo neoliberal.

sabido
Raúl Sabido
+ posts

Egresado de la Facultad de Comercio y Administración por la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Su desarrollo profesional ha sido en empresas privadas en posiciones directivas donde a logrado acumular 42 años de servicio.