Nadie en su sano juicio le agradaría tener de cerca de personas que juran y lloriquean lealtad, que boconean lealtad, gritan lealtad y al final resulta que son hipócritas y traidores que cambian esa lealtad por un madrugo por que les ha salido lo muertos de hambre. Así a algunos de los Directores de Área del Municipio Independiente, esos que ayer domingo terminaron su gestión.

Al término de este Ayuntamiento su líder el presidente Armando Cabada les pidió por escrito su renuncia, no es una cortesía para nadie de los que tendrán que firmarla porque sencillamente no lo es.

Es más bien una estrategia para humillar y hacer el “mutis” de la correspondiente venganza del Grupo Cabadista hacia ese grupito traidor y mentecato, es para exhibirlos y más que merecido se lo tienen quienes le juraron amor y por debajo de la mesa tomaban café negociando plaza con el adversario…

- Publicidad - HP1

Todo aquel que obra mal, se le pudre el tamal y a estos “intelectuales de la procesión traidora” ya les huele a podrido y en su caminar lo notas.

¡Lastima Margaritos…! A sacar el cajón de la boleada para irse al mercado a bolear huaraches, la información que ofrecieron en el pasado dejó de tener valor alguno.

Hemos venido investigando un asunto de unas casas rentadas fraudulentamente durante algún tiempo. Incluso hemos denunciado procesos que utilizan y los conductos que tienen para lograr hacerse de su inventario, y nos hemos encontrado que un personaje de las noticias es un precursor de esta forma de estafar a los ciudadanos.

Nos referimos a Juan Manuel Martínez, el comentarista del canal 44, de las noticias matutinas en donde ya se le demandó por fraude en alguna ocasión, se jacta de no haber pisado la cárcel, precisamente por arrendar casas y subarrendarlas sin pagar el arrendamiento obligado a los propietarios de esas casas, quedándose para su beneficio con el importe de las rentas que no le correspondía, no era el propietario legítimo de las viviendas y se quedó, dicen, con algunos millones de pesos.

Su sarcasmo y la burla perversa de su desarrollo al frente de las cámaras, acompañado de la “autoridad” que le otorga indebidamente, la seguridad que transmite de la impunidad y omnipotencia nos ha obligado a ponerlo en su exacta dimensión, una persona sin calidad, autoridad y moral no puede adjudicarse la verdad y ser incisivo contra los demás, mucho menos en temas de honorabilidad.

Ha concluido el proceso electoral para presidente municipal donde Javier González Mocken jugó con las normas, las leyes y LOS VOTOS, mientras el presidente Armando Cabada solo jugo con las lagunas legaloides, pero vigentes.

Si no le fue fácil gobernar una ciudad con aplastante mayoría votos a su favor en la primera elección, prevemos que MENOS le será fácil gobernar la ciudad y hacer negocios con una votación tan cerrada a su favor y dada por los tribunales.

No, no le será fácil hacerlo, menos prevaleciendo la soberbia y el autoritarismo. Le será difícil lograr hacer sus negocios, se queda sin autoridad moral ni credibilidad suficiente, su empecinamiento legaloide sobre los VOTOS CIUDADANOS le ha llevado a mayor desgaste…

Haremos todo por el bien de Juárez, trabajaremos por Juárez y seremos críticos por la verdad en Juárez, cuando haya que aplaudir aplaudiremos, como siempre lo hemos hecho. Cuando haya que trabajar para lograr proyectos, lo haremos; pero jamás vamos a permitir ni la mentira, ni la soberbia y menos la agresión a nuestra dignidad, responderemos a las circunstancias como lo hemos hecho siempre, con lealtad, con dignidad y la actitud propositiva de siempre, anteponiendo la verdad sobre mentira.

“Dime con quién andas y te diré quien eres” – Anónimo

ADN Don Q 01
Don Q. Chillito
Escribidor en | [email protected] | Website | + posts

¿Quieres colaborar con esta columna?
Puedes enviar tu denuncia, caso, foto, texto o lo que tengas que decir a [email protected]. Tu información será tratada con estricta confidencialidad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.