Que desagradable es para un ciudadano que lucha por su sustento a diario en un entorno complicado y competido; difícil para el que respeta las leyes y los reglamentos, que suda la camiseta a diario para cumplir sus obligaciones monetarias, fiscales y morales; toparse con quien derrocha sin recato ese esfuerzo y que además no aporta y no promueve nada hacia nosotros los ciudadanos como retribución y retorno a lo que pagamos de impuestos, solo saben el pedir, tomar y gastar, exhibirse, fantochear cubriéndose en forma arbitraria la conciencia, o tal vez las espaldas, y no por un trabajo hacia la comunidad si no por el resultado de su propia conciencia, de su propio ser y actuar en la vida de siempre.

Yo fui crítico de la “Caravana de la Ignominia” de César Duarte cuando visitaba Ciudad Juárez con todo un ejército de guaruras, patrullas, ambulancias y todo lo que el señor se pudiera colgar en la caravana para su satisfacción ególatra y fantoche.

Pues bien, hoy me tope en el centro de la ciudad, atrás de Catedral en el edificio del viejo Ayuntamiento, algo que me movió a la risa y a la vez al encono por lo petulante y grotesco que representa observar el derroche de recursos municipales sin recato alguno, la inconsciencia petulante de quien realizaba ese acto de exhibicionismo prepotente y absurdo, por donde se le quiera ver.

- Publicidad - HP1

Había una camioneta Suburban blanca estacionada al centro de la explanada frente a la entrada del edificio, franqueada por guaruras y cubierta por agentes de tránsito y policías municipales, no se si era el mismo Armando Cabada o su señora esposa el que estaba en la camioneta o en el edificio, no lo se y no valía la pena detenerme a investigar como mi curiosidad me lo indicaba.

El hecho era que alrededor del edificio estaban los tránsitos bicicleteros (2 por calle) por los 4 puntos del edificio, además los tránsitos motociclistas dirigiendo el tráfico (¿?) en la zona y en el tramo que cubre la explanada atrás de Catedral, de lateral a lateral del edificio, un promedio de unos 20 policías municipales con sus patrullas más unos 10 tránsitos municipales con sus motos y patrullas, todos por supuesto armados hasta los dientes, más los guaruras del Presidente Municipal que estaban resguardando la Suburban, solo le faltaba al actor principal de tremenda faramalla que estuviera el Ejército y la Marina para tener el cuadro completo y las camionetas de la Cruz Roja por si había “mareo” del personaje.

Don Q. Chillito considera que al retirarse esa Suburban del lugar por supuesto que habría fanfarrias, pitos, silbidos, sirenas para anunciar su retiro, pararían el tráfico de inmediato y saldrían como las caravanas carnavalescas del Negro Durazo en su época… Como fue y el centro en la zona de mercado y Catedral volvió a ser la zona de ausencia policíaca para bienestar de los malhechores que pululan por ahí, obvio los tránsitos se quedaron porque esa es una fuente importante de ingresos municipales, esa zona da buenos clientes.

No se si es ser fantoche o realmente su conciencia es tan negra que requiere de todo ese aparato de seguridad personal, porque no creo que los ciudadanos representemos un peligro ni para él ni para su familia que amerite todo ese espectáculo de COSTO DE RECURSOS municipales en exhibición innecesaria.

Por otro lado, siguen siendo bastante fuertes y constantes las denuncias ciudadanas en el sentido de que en Ciudad Juárez está “trabajando” una banda de ROBACHICOS a la cual las autoridades están siendo más que contradictorias y no le estancando la certeza ni la seguridad a la ciudadanía.

Incluso existen ya videos circulando con cara, nombre, sobrenombre de personajes de la ciudad denunciando al Alcalde Armando Cabada como mitómano y denunciando que existe esa banda que está sustrayendo a los niños principalmente de las zonas marginadas de la ciudad que por su propia naturaleza es difícil que induzcan actividades de denuncia ante las autoridades por su propia condición social de pobreza e ignorancia.

Se denuncia en redes sociales que los niños están siendo robados para sustraerles los órganos y por otro lado también se dice que es para actividades horribles que laceran la dignidad y la vida de los niños robados.

Salir a declarar en la banqueta y ordenar a un grupo de comentaristas de televisión a que salgan a dar razones y seguir escondiendo la cara como el avestruz no lleva a nada bueno más que a más y más rumor.

Se le exige a Armando Cabada que formalmente afronte su responsabilidad dando explicaciones o siendo contundente contra las informaciones que circulan en redes.

Lo dije antes, debe ser muy grave tenebroso el asunto en la ciudad para que el presidente municipal en un acto de cobardía no afronte a los ciudadanos formalmente de frente, nadie más que la Policía Municipal sabe perfectamente bien si es verdad o es mentira el robo de los niños y quien dirige a la policía es el Presidente Municipal Armando Cabada.

¿Cuál es la razón para no afrontar de frente esta situación que demanda la ciudadanía del Presidente Municipal?

Es acaso ¿Cobardía o complicidad?

Asuma su responsabilidad señor Presidente Municipal Sr. Cabada que para eso le pagamos.

Definamos el adjetivo de Mitómano:

La mitomanía es un trastorno psicológico que consiste en mentir de manera compulsiva y patológica.- El mitómano falsea la realidad para hacerla más soportable e incluso puede tener una imagen distorsionada de sí mismo, generalmente con delirio de grandeza”.

Juzgue usted si encaja la descripción y definición con el personaje en cuestión.

¡Así las cosas Armando!

ADN Don Q 01
Don Q. Chillito
Escribidor en | [email protected] | Website | + posts

¿Quieres colaborar con esta columna?
Puedes enviar tu denuncia, caso, foto, texto o lo que tengas que decir a [email protected]. Tu información será tratada con estricta confidencialidad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.