He pasado muchas emergencias climatológicas en mi vida: huracanes, tornados, desbordamientos, temblores, nevadas y heladas severas. Las ALERTAS que me han tocado han sido emitidas por Protección Civil de la ciudad donde me encuentro, por la radio, por la televisión, en la prensa; pero nunca por la autoridad directamente. No al menos que yo recuerde.

Por lo regular, nunca el estado de ALERTA es dado por un Presidente Municipal, nunca lo hacen porque corren el riesgo de que las cosas no se den como lo está anunciando, lo que le puede traer descrédito; por lo que mandan a Protección Civil por delante.

Las grandes tragedias por emergencias o alertas no dadas a tiempo a la población son muchas, precisamente por la cobardía para tomar las decisiones que se deben tomar en el momento oportuno para que la población tome sus propias decisiones y se prevengan de la posible contingencia climatológica. Aún en los sismos hay posibilidades de fracciones de minutos para dar la ALERTA y poner, al menos, una cantidad importante de población a salvo.

- Publicidad - HP1

En nuestro caso, dimos la primer nota del riesgo que significaba, el entonces Huracán Sergio, a nuestra frontera desde el martes pasado (9 de octubre) por la tarde, minutos después que el Servicio Meteorológico Nacional anunciara la proyección de la ruta que tomaría una vez tocara tierra.

Al día siguiente, 10 de octubre, Protección Civil Municipal en voz de su director, Efrén Matamoros; emitió sin dilación la Alerta Amarilla para el fin de semana por la inminente llegada del fenómeno meteorológico a nuestra región, aclarando que «este es un pronóstico y podría variar, pues cada dos horas se registran cambios en el clima, de manera que hasta el momento no existe riesgo de catástrofe en la región» y hacia mención ya de su degradación a Tormenta Tropical.

El jueves 11 de octubre, Protección Civil del Gobierno del Estado, en voz de Raúl Bulmaro Márquez González, coordinador en la Zona Norte, hacia lo propio haciendo públicos más detalles.

Finalmente el viernes 12 de octubre, Efrén Matamoros, reiteró a nombre de Protección Civil Municipal la Alerta Amarilla para la tarde de ese mismo día.

Entonces Armando Cabada asumió, por fin, una de sus responsabilidades fundamentales de su gestión: la SEGURIDAD de la población municipal. Ya asumió el liderazgo de su negocio municipal y ahora va a la reconquista ciudadana la cual tendrá que ser con hechos contundentes, de lo contrario aquí estarán las plumas para señalarlo.

Bien esta vez por el Alcalde, en la seguridad de la gente que juro cuidar no se debe escatimar.

Afortunadamente, el fenómeno no se dio en la magnitud que la población esperaba, ni en lo más mínimo, y como era de esperarse se fueron, en redes sociales, sus detractores a la yugular sobre Don Efrén Matamoros, Director de Protección Civil y del Alcalde, Armando Cabada, acusándolos de todo e inventando a la ligera los supuestos planes de desfalco y la colusión de los medios en el millonario plan; a juicio de este su seguro escribidor, Don Q. Chillito, en una forma por demás injusta y en extremo perversa, porque el Municipio preparó todo lo necesario, y más, para afrontar la contingencia para que la población tuviera a su alcance todos los medios necesarios y los apoyos para afrontarla sin mayor riesgo y consecuencias.

¿Qué fue una falla en la medición real del fenómeno?

No lo creo, estoy convencido que el municipio actuó en tiempo, con visión y con el pleno interés de salvaguardar a sociedad civil, principalmente a los más marginados apostados en las zonas de altísimo riesgo por ser cauces naturales del reflujo de agua.

Lo que sí creo es que nosotros mismos no tenemos conciencia de lo que representa el código de alertas. En este caso en particular Alerta Amarilla indicaba peligro moderado y se establece cuando se detecta la presencia de hidrometeoros ligeros que se desarrollan y se prevé que su impacto pueda ocasionar daños asociados a otras circunstancias. Se emite en vías de preparación y seguimiento. Justamente lo que aquí sucedió…

Por otro lado no tenemos conciencia del riesgo del cual nos estaban protegiendo. Era obvio que no llegaría a esta zona el huracán como muchos se atrevieron a publicar en redes sociales exhibiendo su propia ignorancia. No, lo que se esperaba era lo que recibimos muchas horas de lluvia ligera ininterrumpidas.

Cuando llueve a cantaros por 15 o 30 minutos, como sucede con frecuencia en nuestra ciudad, el agua se acumula y fluye hacia las zonas de captación o encharcamientos conocidos, podemos ver por todos lados los riachuelos fluir; ese es un tipo de peligro muy evidente por la experiencia vivida.

Sin embargo, cuando llueve ligero y constante, no hay o hay poca oportunidad de acumulación permitiendo que el agua de lluvia se filtre al subsuelo en vez de fluir a las zonas de captación identificadas. El riesgo es el reblandecimiento del subsuelo con mayor riesgo de hundimiento o daños a cimientos, el humedecimiento y filtración de techumbres y bardas en mal estado con el riesgo de colapso.

Un reconocimiento al Sr. Matamoros y al Presidente Cabada porque afrontó el riesgo del descrédito por falla o sobre evaluación del fenómeno, pero lo hizo, y lo hicieron bien. Hay que decirlo.

Hay que ser hombres de bien y formados con buena leche para reconocer lo que se hace bien y bien se reconoce, no todo a veces es señalar y señalar, también hay ocasiones en que habrá que reconocer.

Que bueno que no llegó “Sergio” como muchos lo esperaban, porque hubiera hecho pedazos más de lo que se encuentra la ciudad, una ciudad abandonada y saqueada desde hace más de 30 años en donde llegaron las huestes ladronas al municipio, el rezago ya es bastante crítico, Juárez no esta preparada con la infraestructura social para afrontar el reto que se viene sobre las ciudades fronterizas de acuerdo a los proyectos del nuevo gobierno electo del país.

Los pleitos por dinero entre la dupla “sagrada” del municipio Independiente nos indica que el hartazgo está llegando al límite, ya no hay recato en los liderazgos y es por ello que poco a poco van desgastando ellos mismos las patas de las sillas donde tienen apostadas sus posaderas, creo, por lo que me informaron, que el Güerito Martínez le puso claras las barajas que debe jugar el presidente Cabada y como debe repartirlas.

Era cuestión de tiempo porque son dos personalidades muy ambiciosas y deseosas de fuertes flujos de dinero, dinero que no hay para todos y menos con las austeridades republicanas que se avecinan.

Las cínicas declaraciones del director de Tránsito en referencia a que “NO HAY CAZA” de autos chuecos suena a burla, (no debería ser caza, debería ser aplicar la ley por obligación a todos), el “trabajo de campo” de los tránsitos no coincide para nada con las declaraciones del Director, 100 autos en el corralón y un trabajo de campo abundante, efectivo y continuo encuera una realidad… Están MORDIENDO, están cazando y los puede ver circular de noche con sus luces apagadas, escondidos para atrapar in fraganti, alejándose de su deber preventivo…

Pudimos darnos cuenta que ahora los tienen en trabajo asignado en los cruceros críticos, pero al terminar como parvadas se van sobre los ciudadanos TODOS, chuecos o plaqueados, fronterizos o gringos, de todo agarran, andan posiblemente desatados, los chuecos son para su bolsillo y los demás son para la recaudación municipal.

Es increíble como los CHAYOTEROS critican la semana Anticorrupción llevada a cabo en Chihuahua y organizada por el Gobierno del Estado y cuyo anfitrión fue Javier Corral Jurado.

Uno de esos insulsos tiradores, Francisco Ortiz Bello, señala en su columna dominical publicada en El Diario de Juárez: “El burro hablando de orejas, para vergüenza y escarnio de los mismos que la organizaron. Además también de constituirse en grave referente de exclusión y discriminación hacia la sociedad.”

Don Q. Chillito no se quiere quedar con las ganas de aplicarle al susodicho Sr. Ortiz Bello el mismo refrán “El burro hablando de orejas…” Poniendo atención, estimados lectores, el señor escribe para el periódico chayotero que le exige 30 millones de pesos como mínimo, de recursos públicos, para dejar de atizarle al gobernador Corral.

Trabaja para la televisora del chayotero mayor de la ciudad, Armando Cabada y el mismo es un chayotero reconocido por gobiernos, políticos y empresarios porque siempre anda buscando por donde bajarles recursos. Si no les baja dinero, les baja en especie como computadoras, es como si el BORRACHO le dijera a otro BORRACHO que deje de tomar porque desfigura su personalidad y le hace mal…

Así es, un chayotero criticando las actividades anticorrupción del gobierno de Corral porque sencillamente pide “pan y no le dan…” ¿Cuál credibilidad?

Francisco Ortiz Bello fue uno de los chayoteros beneficiados por el corrupto y ladrón gobierno de César Duarte. Ahí va diciendo…

“Cuando hables de burros, limpiate las orejas y cuando oigas hablar de burros, esconde la cola.”

ADN Don Q 01
Don Q. Chillito

¿Quieres colaborar con esta columna?
Puedes enviar tu denuncia, caso, foto, texto o lo que tengas que decir a [email protected]. Tu información será tratada con estricta confidencialidad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.