Giovanni Sartori fue un politólogo italiano que nació en Florencia, Italia el 13 de mayo de 1924 y falleció en Roma el 24 de abril del 2017.

En esta ocasión abordaremos una de sus obras que por medio de la historia vaticinó los posibles fallos cognitivos de la sociedad del siglo XXI; el libro en cuestión es El Homo Videns. La Sociedad Teledirigida (Homo Videns: Televisione e Post-Pensiero) de 1997.

En este magnífico ensayo, Sartori nos explica cómo es que a finales de los 90, la televisión como instrumento, se nos estaba saliendo de las manos debido a que estaba comenzando a cambiar la naturaleza del hombre.

- Publicidad - HP1

El autor retoma la vieja discusión sobre la cadena evolutiva, en la cual recordamos que lo que hizo diferente al Homo Sapiens de los primates, es que era un animal simbólico; porque el Hombre tiene lenguaje, palabra. En cambio el animal solo usa el lenguaje señal.

Gracias al lenguaje escrito y hablado que encontramos en libros, periódicos, el noticiero o la radio, que son medios de comunicación lingüísticos que contribuyen a seguir desarrollando la comunicación, y claro, la imaginación.

Por eso es que la lectura desde Babilonia hasta nuestros días sigue siendo conocimiento, porque leer y descifrar el mensaje que el autor nos da, estimula el simbolismo en nuestras mentes.

En cambio, en la televisión se muestra una comunicación visual no lingüística. La imagen se pasa de forma directa y en la construcción de conocimiento al no haber lectura es muy difícil construir e interpretar el símbolo en la cabeza y con ese problema se pasa directo a otra cuestión, la no construcción del conocimiento, es decir el atrofio en la creación de ideas.

Hagamos una pregunta: ¿Un niño que desde los cinco años hasta los 30, que ha crecido con la televisión, llegará a ser adulto? Es evidente que sí, pero casi a la fuerza en su etapa adulta, será una persona empobrecida. Que no pueda con el lenguaje escrito, porque para construir el conocimiento es necesaria la lectura. El problema, nos señala Sartori, no es la televisión en sí, sino el contenido. Porque el progreso en la persona es la capacidad que tiene de aprender, de abstraer, de construir e interpretar símbolos. Con la primacía de la imagen, lo cognitivo y lo teórico se encuentran con el vacío de la creación.

Entonces ¿Qué pasará con los futuros músicos, pintores, poetas y humanistas?

Como lo señalamos más arriba, este ensayo fue publicado en 1997, hoy, en el año 2021, a más de 20 años los retos y las dificultades son los mismos y más.

La cultura del ocio y el desinterés por la lectura, pero ¿podemos vivir sin menos uso de dispositivos inteligentes? ¿Las nuevas generaciones serán capaces de alejarse de los contenidos digeridos?

 

Marduk Silva
Marduk Silva

Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Profesor en Preparatoria Lobos de la Universidad de Durango Campus Juárez y en la Escuela Preparatoria Luis Urias.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.