¿Reconciliación? o consumar la transformación

Analizar el concepto de reconciliación desde una perspectiva política es perfilar las dimensiones estructurales y esenciales  de la reconciliación, formulando una comprensión de este concepto como una contribución específica a la solución de conflictos políticos extremos y violentos.- Para que exista un proceso de reconciliación es necesario un proceso de voluntades y hechos que incidan en la oportunidad reconciliatoria, no es un externo al conflicto quien debe buscar la reconciliación sino aquellos que son los directamente involucrados antagónicos.

Reconciliar hace mención a dejar atrás una pelea o un enfrentamiento, retomando una amistad u otro vínculo que se encontraba interrumpido por una desavenencia, esto no existe en el país.

En filosofías políticas no puede haber reconciliación porque los principios no son negociables una vez convencidos y arraigados, en la filosofía política no puede haber reconciliación porque para que exista los principios de reconciliación es necesario ceder principios por lo que no existe la reconciliación entre filosofías políticas.- Los participantes políticos antagónicos se llaman adversarios políticos que pueden llegar a las negociaciones políticas pero jamás a una reconciliación porque mientras no existan conflictos violentos y, para llegar a reconciliarse, se pactarían las partes cediendo posiciones de intereses para resolver conflictos, por lo tanto se pacta o se negocia porque el reconciliar implica reconocer y ceder, y con los principios eso no juega.

- Publicidad - HP1

En México existen protagonistas políticos y que son adversarios y cada uno defiende, y buscaría, proteger sus intereses, México no necesita una RECONCILIACIÓN entre mexicanos, lo que se necesita es que las minorías reconozcan las decisiones de las mayorías.- Las mayorías democráticas gobiernan hoy el país y tienen un proyecto de gobierno muy, pero muy antagónico con las formas y costumbres de las minorías porque, incluso, no hay proyectos de gobierno que confrontar porque las minorías no tiene un proyecto de gobierno definido.

Reconciliarse con las minorías en el país implicaría que bajaran sus banderas las minorías como muestras de buena voluntad para lograr una oportunidad a la supuesta reconciliación y, esto, por supuesto no sucedería porque son los principios de los opositores los que tendrían que ceder y eso nuestros ojos jamás lo verán.

Quien negocia principios y claudica es que jamás tuvo principios, quien utiliza sus “principios” como moneda de cambio lo único que intercambia es la dignidad, quien cede sus principios cede todo lo demás.

Así que quien ofrece RECONCILIACIÓN está mintiendo, engañando y manipulando con un slogan de marketing que se oye bonito pero quien lo hace (las minorías opositoras) le piden a las mayorías que declinen en su proyecto y en sus principios, pero se olvidan que la polarización, que hoy quieren reconciliar, fue construida y accionada a pulso durante los últimos 36 años y no tuvieron réplica que los parara a los hoy opositores en sus momentos de poder y gloria, utilizaron toda la maquinaria del estado, y de los empresarios, para aplicar la campaña de odio y denostación en contra de quien hoy nos gobierna por decisión de la gran mayoría democrática de los mexicanos, nunca dieron tregua porque su objetivo era aniquilar al adversario sin miramientos ni misericordia, son los padres del odio en México.

Hoy, a cuatro años de asunción al poder del presidente López Obrador, los opositores. los traidores y los detractores buscan una “RECONCILIACIÓN” para detener y maniatar a la administración de la 4T que porque el país está polarizado según sus intereses y su óptica, pues no, México no está polarizado ni dividido, México tiene mayorías y minorías y son estas, las minorías, las que enarbolan la atractiva  bandera de campaña de la “RECONCILIACIÓN”.

Tuvieron que pasar 36 años de gobiernos  para que el pueblo de México reaccionara a tanto atropello, abuso, saqueo, robo, fraude, etc. y durante ese tiempo jamás alguno de los hoy opositores se atrevió a levantar tan solo una pestaña, o una ceja, ante los acontecimientos de brutal saqueo de los que hoy conforman la oposición que pide “Reconciliación”.

Un proyecto de gobierno como el que encabeza el presidente López Obrador por supuesto que dejará heridos y traidores en el camino y más cuando los avances de la TRANSFORMACIÓN del país se están dando a pasos acelerados, en donde las multimillonarias inversiones están por consolidarse para comenzar a detonar riqueza para el país como parte de la transformación hacia la independencia y autosuficiencia, que por cierto no les gusta a los opositores.

Hablar de RECONCILIACIÓN es mentir porque lo que buscan los opositores es engañar con una campaña que tiene un título atractivo, México no necesita reconciliaciones, México necesita reconocimientos a las mayorías que representan a los mexicanos que decidieron por un proyecto de gobierno y que debe ser respetado por las minorías, les guste o no les guste, los mexicanos no votaron por su proyecto de nación de las minorías opositoras hoy.

En un país democrático las mayorías imponen sus proyectos y las minorías las acatan, puede haber negociaciones y acuerdos con las minorías para llegar a consensos en beneficio del pueblo pero es ahí donde nace, y se detona, la gran distancia entre proyectos de nación, en las acciones que beneficien la democracia y a los mexicanos, ya que los hoy opositores rechazan que se gobierne para beneficio del pueblo de México, buscan las minorías que se gobierne para los intereses de unos cuantos y es ahí donde nace el choque de trenes.

Pero acordar acotar las decisiones mayoritarias del país es ir en contra de la mayoría de las decisiones del pueblo de México, los opositores caminan en contra de los ciudadanos, van en contra de lo que decidió México en las elecciones del 2018, 2021 y 2023, han utilizado todas las argucias legales y han abusado de la ley de amparo para IMPONER su voluntad minoritaria sobre la voluntad de las mayorías.

En el 2018 el pueblo de México mayoritariamente votó por la TRANSFORMACIÓN de la vida política, económica y social del país y la TRANSFORMACIÓN implica la creación de nuevas condiciones de vida interna que permitan una adaptación activa a las exigencias del entorno. La particularidad de los sistemas sociales proviene de la calidad de las EMOCIONES y NECESIDADES que definen el resultado del proceso de transformación y el modo de adaptación y, por supuesto, será muy alejado a las necesidades de los opositores minoritarios.

En el 2018 el pueblo de México le dio a MORENA la presidencia de la Republica y la mayoría en el Congreso, en el 2018, 2021 y 2023 le dio la mayoría de los estados del país y se le dio la mayoría para ser utilizada y NO SER NEGOCIADA.

El presidente de México al utilizar  el mandato electoral rechaza cualquier negociación que implique retroceder, está cumpliendo el mandato social que se le otorgó en las urnas, por lo tanto no hay divisionismo ni polarización en México, lo que hay es DESOBEDIENCIA del mandato en las urnas por parte de los opositores minoritarios.

Ricardo Monreal es el caballito de Troya en el movimiento de la 4T que busca, desde su óptica muy sesgada, la RECONCILIACIÓN sumándose al discurso de los opositores.- Ricardo Monreal busca la oportunidad para su proyecto de intereses personales caminando en contra de la voluntad mayoritaria del pueblo de México.

Ricardo Monreal fue apoyado por los opositores en la CDMX para llevar a cabo su Convención Nacional de Reconciliación el pasado sábado, y fue sumamente aplaudido por ellos porque empató los discursos vs el presidente desde la Arena México con un cupo al tope de 15,000 personas.

Se oye bonito pero es engañoso y perverso el hablar de Reconciliación por parte de los opositores, incluido Ricardo Monreal, incluso Monreal utilizo los colores blanco y rosa de la MARCHA DEL ODIO de los opositores.

Es hora ya de que Ricardo Monreal debería ser despedido de las filas de MORENA y de los cargos que por MORENA disfruta hoy.

No hay nada que reconciliar, pero si aún mucho por transformar por las mayorías.

PD.– El proyecto de iniciativa Constitucional para la Reforma Electoral presentada por el presidente a la Cámara de Diputados hoy, como nunca se había presentado una iniciativa, va acompañada y documentada por las encuestas del INE y casas encuestadoras serias sobre lo que realmente quiere la mayoría de los mexicanos, no tienen oportunidad democrática de decir no a la Reforma Constitucional los opositores, el MANDATO es claro y es decisión de los diputados opositores obedecer o no obedecer el mandato de los ciudadanos.

¿Cómo enfrentarían su desobediencia?

Además lleva incluidas las propuestas opositoras.

sabido
Raúl Sabido

Egresado de la Facultad de Comercio y Administración por la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Su desarrollo profesional ha sido en empresas privadas en posiciones directivas donde a logrado acumular 42 años de servicio.

InHouse