Como dijo el filósofo Clavillazo: Momento que aquí la cosa es calmada. Analicemos las cosas con cabeza fría.

Primero, recuerden que hay un dicho que dice que en la guerra la primera que muere es la verdad. Y así es, cada bando crea una narrativa propagandística que sirve a sus intereses. Para saber qué es lo que pasa, hay que saber quiénes son los actores y qué intereses tienen.

Segundo, siempre les digo que la política no es de buenos contra malos, sino de malos contra peores. Así que no caigan en la narrativa de Putin malo, Biden bueno, OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) buenos, o presidente de Ucrania bueno.

- Publicidad - HP1

Tercero, hay un dicho africano que dice: Cuando los elefantes pelean, son las hormigas las que sufren. Entonces, mientras estos grandes actores con intereses muy particulares pelean, son los ucranianos en el campo y los soldados de ambas partes los que sufren.

Pero… Un momento, ¿sabías que parte de los que son legalmente ucranianos, son pro rusos? ¿Ya te lo habían contado? O si lo sabes, ¿ya te preguntaste por qué son pro rusos? Aquí es en donde comenzaremos a analizar las cosas con calma. Lo voy a explicar de la manera más simple y, para eso, tendré que omitir algunos hechos que no son tan relevantes, pues en vez de aclarar, solo nos confundirían con fechas, nombres, y detalles:

1. Ucrania tiene una provincia llamada Crimea.

Crimea

2. Crimea fue parte de Rusia, pero uno de los dirigentes de la Unión Soviética le asignó a Ucrania el territorio de Crimea en un acto político de recompensa a los comunistas ucranianos por ser leales satélites del bloque soviético.

3. La península de Crimea tiene una significancia militar estratégica muy grande porque tiene a la base naval más importante fundada por los soviéticos: Sevastopol, que es la salida de la armada naval rusa al Mar Negro, con Rumania al oeste y Turquía al sur, Georgia y Armenia al este.

4. Muchos pobladores de Crimea son pro rusos porque ellos se consideran rusos, no ucranianos. Esto porque sus padres, abuelos y bisabuelos que nacieron en Crimea eran rusos desde el tiempo de los zares.

5. Otros son pro rusos porque a pesar de ser ucranianos saben que con la base de Sevastopol en Crimea, el nivel socioeconómico de la región siempre será más alto que en el resto de Ucrania.

6. En el pasado, ha habido intentos políticos de nutridos grupos de la población de Crimea de promover su independencia o anexión a Rusia.

7. A Putin le interesa que NO haya fuerzas de la OTAN en sus fronteras. Recordemos que la OTAN se creó en tiempos de la Guerra Fría para evitar el expansionismo de los soviéticos al resto de Europa. Los soviéticos por su parte crearon el Pacto de Varsovia con sus países satélites comunistas. Los rusos siempre han querido tener en sus fronteras países que les sirvan de barrera y colchón contra invasiones militares terrestres.

8. A la caída del Muro de Berlín, muchos países del antiguo Pacto de Varsovia quisieron irse del lado de la OTAN, incluyendo a Ucrania, que reiteradamente ha solicitado por años su ingreso a la OTAN. Bush padre les dijo que sí, pero NO les dijo cuándo para que los rusos no se pusieran nerviosos al tener a un miembro de la OTAN directamente en su frontera, y que además tuviera el control de Crimea y la base naval de Sevastopol, porque Ucrania NO le regresó a Rusia ese territorio.

9. Entonces, mientras el presidente de Ucrania y buena parte de los ucranianos quieren ser parte de la OTAN y alejarse de los rusos, una nutrida parte de los habitantes de Crimea quieren ser independientes o pertenecer a Rusia.

10. Por su parte, Putin NO quiere que Ucrania sea de la OTAN ni quiere que Crimea y Sevastopol sean parte de esta, pues sabe que es un territorio y una base naval en extremo importante para la defensa de Rusia.

11. A Putin en el terreno económico no le ha ido tan bien, en lo personal sí, pues se considera uno de los hombres más ricos del mundo, pero como líder de Rusia no tanto. Y aunque sigue siendo muy popular, no le cae mal el extra de popularidad que siempre traen los sentimientos nacionalistas cuando hay guerra.

12. A Biden el conflicto “le cae como anillo al dedo” puesto que su popularidad ha caído por debajo de los peores niveles que se vieron con Trump, y su vicepresidenta es la más impopular desde que se llevan estadísticas. Entonces, sus números de popularidad están subiendo por el fanatismo patriótico que siempre se dispara en tiempos de guerra, o por lo menos al principio de una.

13. Al complejo militar-industrial de EUA del que a su partida el presidente Eisenhower calificó como riesgo para la democracia, también el conflicto “le cae como anillo al dedo” porque han venido usando a Putin como “el coco” para justificar que el Congreso y Senado de EUA les asigne cada año billones de dólares en contratos. Entonces, este conflicto les sirve para decir: Ya ven, aunque ya no sean comunistas, Rusia sigue siendo una amenaza.

14. A las compañías petroleras también este conflicto “les cae como anillo al dedo” porque hace que por la incertidumbre suban los precios del petróleo.

15. Los que no están muy contentos son los que mueven la sartén en la Unión Europea: los alemanes, pues ellos se abastecen de gas de Rusia, algo que nunca le ha gustado a los EUA. Por lo que el pez gordo de la Unión Europea, Alemania, tiene el incentivo de que este conflicto se arregle pronto. Sin el apoyo total de la Unión Europea, es decir, sin los alemanes a bordo, los EUA no podrían mantener una guerra prolongada y efectiva en la zona.

16. Como ya lo dije, Putin no quiere que Ucrania sea parte de la OTAN, y prefiere que Crimea vuelva a Rusia y no perder control sobre la base naval de Sevastopol. Pero NO quiere un conflicto prolongado que se vuelva un Vietnam, o un Afganistán donde tanto soviéticos como estadounidenses solo fueron a gastar dinero, vidas humanas, desgaste político, y a quedar humillados al no poder conquistar su objetivo.

Entonces, espero que haya quedado claro que no hay buenos ni malos, sino agentes con agendas políticas en conflicto, narrativas de propaganda, y un incentivo para tratar de arreglar el conflicto sin que se prolongue demasiado tiempo.

Si se fijan, la respuesta a corto plazo de EUA y sus aliados no ha sido militar, NO quieren un conflicto directo con Rusia. En vez de eso están usando las sanciones económicas para causarle problemas internos a Putin para que la gente se queje de que han subido de precio algunos productos y que hay desabasto de algunos de ellos. Eso haría que en vez de apoyar a Putin por la guerra, los ciudadanos rusos lo critiquen por las consecuencias económicas.

Dudo que los ataques rusos se extiendan más allá de forzar un acuerdo diplomático. En otro artículo les dije que NO habría guerra nuclear y lo sostengo, y que al final no descartaba un ataque ruso a la frontera como medida de presión, pero que el conflicto se resolvería diplomáticamente. Y creo que así será porque ninguna de las partes tiene como líder a un loco, todos son actores estratégicos inteligentes con intereses muy claros y concretos.

Si tuviera que asesorar a los líderes que se sientan en la mesa, les sugeriría que pactaran un retiro de las tropas rusas a cambio de que la población de Crimea realizara un plebiscito para decidir si quieren ser independientes, o parte de Rusia, o parte de Ucrania, y secretamente se negociara que ni Ucrania ni Crimea si se independiza se unirán a la OTAN, y que Rusia continúe teniendo control de la base naval de Sevastopol.

Veremos con el tiempo si tengo o no razón. En la guerra muchas cosas pueden salir mal. Como dice el boxeador Mike Tyson: Todo mundo tiene un plan hasta que le dan un puñetazo en la cara.

ADN Pluma Invitada 2020
Oscar Garza Bello

Economista, consultor de negocios, financiero y fiscalista.

Graduado Licenciado en Economía por el ITESM, Master en Administración Pública por la Universidad de Harvard, y Master en Administración de Negocios por la Escuela Kellogg de la Universidad Northwestern. Se ha desempeñado profesionalmente en los sectores privado, no lucrativo, la academia, y los 3 niveles de gobierno.

Republicado con autorización de su autor.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.