Regresa a la palestra mediática el presunto latrocinio que suponen los proyectos de alumbrado público en Chihuahua y Ciudad Juárez.

Los plebiscitos solicitados a nombre de la ciudadanía, para determinar si se aprueba o no a los alcaldes Maru Campos y Armando Cabada, respectivamente; continuar con sus proyectos, pasaron la primera prueba y están en vías de llevarse a cabo.

Luego, el IEE anuncia el costo por la realización de los ejercicios democráticos, 9 y 11 MDP en números redondos, y anuncia que no tiene recursos para llevarlos a cabo.

- Publicidad - HP1

Irónicamente, Maru Campos, la alcaldesa albiazul de la capital, luego de visitar Palacio Nacional para reclamar dinero por que no tiene; fue la primera en saltar y decidirse a pagar, de las arcas municipales, la nada despreciable suma de 9 millones de pesos para financiar el ejercicio democrático.

¡Había que apresurar la decisión!

Por su parte, el alcalde juarense, Armando Cabada, retó a la asociación civil Plan Estratégico de Juárez (PEJ), promovente del ejercicio, a que pagara de sus recursos el costo del plebiscito.

Tras la negativa del PEJ, el alcalde independiente ocurrentemente espetó que lo pagaran los que habían firmado, lo que no debió gustarle mucho a los empleados municipales que, acarreados, fueron llevados a participar otorgando su firma para acabar rápido ese primer proceso, pero el PEJ decidió tomarse el tiempo máximo que le daba el instituto electoral.

Finalmente, siguiendo los pasos de Maru para acelerar el plebiscito en Chihuahua capital, el Independiente fronterizo concedió pagar los 11 MDP para financiar el plebiscito vía transferencia al Gobierno del Estado para que este lo pagara en su nombre.

Sin embargo, al igual que en Chihuahua, presupone un vicio en el proceso que cualquiera de las partes, los promoventes y los municipios, participen en el financiamiento de un ejercicio democrático, ya lo dice la prosapia popular “El que paga manda…”

Lo correcto y establecido por la ley es que el Instituto Estatal Electoral cubra los gastos con sus recursos.

La historia no para ahí, el IEE aprueba la realización de los plebiscitos y se precipita en asignar fecha de realización para el caso de la ciudad de Chihuahua para este 24 de Noviembre, y elige a la ciudad de Parral, en la figura de su alcalde Alfredo Lozoya, como miembro del Consejo Ciudadano para este ejercicio.

El alcalde Lozoya, recibe el nombramiento y pone manos a la obra, sugiriendo que se aplace la fecha para que la población se entere bien a bien qué es lo que está por votar.

Por su parte el ayuntamiento de Chihuahua responde, sin entender que el alcalde hace su declaración como consejero, no como alcalde.

Finalmente Lozoya habla a medios de comunicación que lo abordan a principios de esta semana sobre la respuesta del ayuntamiento de Chihuahua y suelta la bomba que retumba hasta la presidencia de Juárez.

Sustentado en su experiencia y con calculadora en mano, afirma que el proyecto en Chihuahua es un fraude, que está sobrevaluado y que el proyecto es realizable con un máximo de 600 millones de pesos, sin endeudar al municipio.

Se prenden las alertas en Juárez. Lozoya había dado un golpe certero.

César Jáuregui, secretario del ayuntamiento de Chihuahua, sin pensarlo responde que el alcalde Lozoya debe irse a gobernar su municipio en vez de meterse en asuntos que no le competen, que allá tiene problemas serios de seguridad que se concentre en eso.

Vaya por sus palomitas….

Anoche Jáuregui recibe una cachetada con guante blanco que llega desde la capital del mundo vía publicación de su ilustrado homólogo Parralense, Francisco Sánchez, en redes sociales:

Más valía en Chihuahua haber guardado silencio.

El que paga manda no es una retórica barata, aunado al costo por la realización del plebiscito, se debe sumar el costo por publicitar la postura municipal para que se apruebe, si o si, el proyecto del alumbrado, que se despliega en diversos medios de comunicación de la capital, distorsionando la realidad objetivo del plebiscito, como también ocurre con el alcalde juarense.

¿Qué debes saber?

En Chihuahua el plebiscito se llevará a cabo el 24 de noviembre de 2019.
En Ciudad Juárez aún no hay fecha

En ambos casos, el plebiscito NO es para decidir si hay o no mejor alumbrado en tu colonia, como aluden las declaraciones de los alcaldes en cuestión, sino para aprobar o no los proyectos que ellos proponen para ese efecto, generando endeudamiento a costos inflados.

Quienes se oponen, no se oponen al alumbrado perse si no a los proyectos. Están por mejor alumbrado sin endeudamiento a los municipios.

Si me preguntas a mi. Vota NO.

Infórmate:

null 3

En el caso de Ciudad Juárez:

Reencendamos Juárez

El DAP no alcanza

David Gamboa
David Gamboa
+ posts

Lic. en Mercadotecnia por la UVM. Es un profesional del Marketing Digital y apasionado de las letras. Actualmente es Editor y Director General de Juárez a Diario y Consultor en temas mercadotecnia.