Otra gran deuda en Chihuahua: La atención a la salud mental

La pandemia que seguimos enfrentando, pareciera que nos muestra la luz al final del túnel: la disminución de contagios derivado de la campaña de vacunación de Gobierno Federal y las medidas preventivas que se las diversas administraciones adoptaron nos han permitido de manera paulatina ir retomando actividades cotidianas. Sin embargo, no debemos dejar de lado que, esta epidemia trae consecuencias más allá de las evidentes que significan un reto para cualquier sistema de salud.

Es por lo anterior que la Organización de las Naciones Unidas ha determinado desde el pasado 2020 que la salud mental debe estar al frente y ser parte central de las estrategias de atención de salud, requiriendo de importantes esfuerzos no solo humanos sino económicos y materiales a fin de ampliar las acciones comunitarias de salud.

En este sentido, no es un hecho desconocido que los problemas relacionados con salud mental sin distinción de la edad de la​ población ​aumentaron abruptamente a raíz de la pandemia y el consecuente confinamiento, contrario a la debida atención a los mismos por parte del sector salud.

- Publicidad - HP1

A manera de muestra, Chihuahua ocupa el 1er. Lugar a nivel nacional en índice de suicidios: tan solo en julio del presente año se registraron 21 suicidios, superando en 3 la cifra del mes de junio. Lamentablemente, la incidencia de suicidios es mayor en adolescentes y jóvenes de entre 15 y 29 años de edad.

A pesar de las manifestaciones del Gobierno Estatal en cuanto a dar continuidad a la atención de salud mental a través de los servicios de salud, el Proyecto de Presupuesto de Egresos para 2023 muestra que lo único que se busca, es dar continuidad a una serie de insuficiencias: la inversión en ese rubro apenas rebasa los $2 millones de pesos, incluso representa 19% menos que en 2022. A fin de poner en perspectiva dicha cantidad, esta cifra representaría una inversión de míseros 57 centavos para todo el año, para cada uno de las y los chihuahuenses destinados para salud mental.

Para ampliar un poco más el panorama en este tema, la Organización Mundial de la Salud recomienda contar como mínimo con 2.8 psiquiatras por cada 100,000 habitantes; en estado contamos con 0.13 psiquiatras para la misma proporción, incuso menos que en 2011 cuando la tasa era de 0.83 psiquiatras.

El problema de salud mental es una situación que debe abordarse sin distinción de edades; afecta a los diferentes grupos poblacionales e incluso se relaciona con el consumo de sustancias ilícitas, lo que es un problema de salud pública grave que se refleja en índice de accidentes y actos de violencia física.

Aún a pesar de las diversas e insistentes peticiones que quien hoy le escribe ha formulado a través de más de un espacio, y muy a pesar de que la Gobernadora tramposamente ha querido adoptar como una política de no deuda, lo cierto es que la deuda –entre otros rubros- con la salud mental prevalece y se posterga lamentablemente, ignorando la premisa de Mahatma Gandhi respecto a que “Es la salud el bien más preciado”.

BenjaminICSA
Benjamín Carrera Chávez

Doctor en Problemas Económicos por Universidad Autónoma Chapingo.
Actualmente Diputado Local por el 5to Distrito de Chihuahua, Profesor-investigador en el Instituto de Ciencias Sociales y Administración de la UACJ y miembro del Sistema Nacional de Investigadores del CONACyT, Nivel 1.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse