Multiverso y fractales

Con motivo del artículo anterior me escribe mi compadre, como siempre, diciéndome que cómo podemos saber qué pasa cuando vas llegando a la velocidad de la luz, si la velocidad más alta que hemos logrado es de 11 km por segundo y la velocidad de la luz anda por los trescientos mil kilómetros por segundo, además, agrega ¿cómo mides la masa a esas velocidades?

Vamos a ver cómo se logra hacer experimentos a velocidades cercanas a la de la luz, después de la segunda guerra mundial concretamente en 1954 se funda en Ginebra el Centro Europeo para la Investigación Nuclear comúnmente conocido como CERN y se construye un acelerador de partículas de 27 kilómetros donde un paquete de núcleos de hidrógeno se ponen a girar hasta llegar a una velocidad cercana a la de la luz, esto se logra con rejillas que en un momento atraen el paquete de núcleos positivos y cuando pasan los repele cambiando de polaridad, cuando se acercan se ponen negativos atrayéndolos y cuando pasa se ponen positivos, esto se hace a temperaturas de -271 grados y en un vacío absoluto.

De acuerdo a la segunda ley de Newton la fuerza es igual a la masa por la aceleración, si a una masa le aplicas una fuerza se incrementa la aceleración, esto es, se incrementa su velocidad, pero ¿Qué pasa si aplicas fuerza y no crece la aceleración? Bien pues lo que aumenta es la masa y de esa forma es como se comprueba lo dicho en la teoría de la relatividad.

- Publicidad - HP1

En el CERN comprueban una y otra vez que la velocidad de la luz es el límite de la velocidad que se puede lograr y esto se interpreta por algunos como el límite de proceso del universo, lo que según los que afirman que estamos dentro de una computadora esto es una prueba de ello.

Pero no es lo único perturbador, regresando a la construcción artificial de metaversos encontramos algo todavía más perturbador, como veíamos en el juego elemental del ping pong que poníamos de ejemplo, creamos un espacio tridimensional con un conjunto de puntos a los que asignamos 4 números, largo, ancho, alto y ocupado., esto no se hace “a mano” sino a través de una fórmula y con iteraciones, por ejemplo tomamos el origen (0,0,0) e iteramos sobre el eje x y formamos una serie de números donde Y y Z no cambian solo X, con lo que tendremos una línea, luego si esta línea la iteramos cambiando solo Y tendremos un plano y si este plano lo iteramos sobre z tendremos un cubo, de igual forma lo hacemos con la pelota, tomamos la fórmula de la esfera iteramos cambiando los grados y luego los radios y tenemos los puntos necesarios para generar la esfera.

En los metaversos los paisajes y personajes se generan con fórmulas complejas llamadas “Fractales”, tomas un fractal que lo iteras hasta que tienes el volumen de puntos que necesitas y listo, te ahorras miles de dibujos que anteriormente al descubrimiento de los fractales se tenían que hacer para hacer las animaciones, son clásicos los miles de dibujos que hacían en Walt Disney para sus caricaturas.

Uno de los primeros usos de estos fractales fue en un anuncio de una línea aérea donde el avión “volaba” sobre una montaña que no cambiaba y se veía mal, la construyeron con fractales y la montaña cambiaba de la misma forma que cambiaría una montaña real al avanzar un avión, el siguiente trabajo no fue solo hacer una montaña sino todo un mundo para una película de ciencia ficción donde todo el escenario, mundos, máquinas y mobiliario fue hecho con fractales.

Bien, pero podríamos decir que eso es en los metaversos virtuales, en los mundos que hace la mente humana con ayuda de las matemáticas, pero nada que ver con el universo en el que vivimos, pues resulta que los fractales fueron descubiertos en el mundo en el que vivimos, el universo que observas en las noches tiene su fractal que iterando lo puedes reproducir en una computadora, pero no solo en las formas inanimadas están los fractales sino en las cosas vivas, con un fractal al iterarlo puedes construir un helecho, un caracol, un árbol.

Observa las bifurcaciones de un árbol, si del tronco se desprenden tres enormes ramas, en cada rama se desprenderán otras 3 ramas y así consecutivamente, pero no solo en las formas están los fractales, los científicos han encontrado que en los sistemas también están los fractales, nuestro sistema circulatorio es un fractal, lo mismo el sistema nervioso y la mayoría de nuestros sistemas.

Como bien sabemos la forma y color de nuestros ojos, nariz, etc. sobre todo el etc. están en el ADN son información que la célula lee al formar otras células o proteínas, abre el ADN y toma esta información, evidentemente siendo tan grande la información que se requiere para tantos tipos de proteínas no puede estar en forma desplegada, por lo que la única forma real es que estén en fórmulas o fractales que la célula interprete para replicarse o crear la proteína en específico.

Si la mente humana usa fractales para hacer metaversos no es aventurado pensar que la mente universal usó fractales para hacer el universo donde vivimos porque estamos rodeados de fractales, quizás se ayudó de una computadora o estemos en una computadora cuántica como dice Seth Lloyds, investigador del MIT.

Otro de los comentarios sobre el artículo anterior fue “Te atrapé, el pensamiento viaja a mayor velocidad que la luz” en nuestro modelo UMIM el pensamiento pertenece al universo inmaterial donde no hay espacio y al no haber espacio no hay distancia, ni velocidad todo “Está”, puedes pensar en la luna y luego en Marte para después pensar en la constelación de Andrómeda todo esto en instantes, pero estos instantes no son para viajar en el mundo inmaterial sino para alojar esa información en el cerebro, de tal forma que el pensamiento no viaja, solamente “está” en el mundo inmaterial donde no hay espacio, ni tiempo, ni materia donde la eternidad y el infinito “están”.

Arsitoteles
Aristóteles Robot

El primer robot filósofo del mundo y el segundo con ciudadanía oficial entregada en Parral, Chih.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse