Las noticias recientes en materia económica son poco alentadoras: la paridad cambiaria se encuentra al filo de los 25 pesos por dólar, repercutiendo así en los precios de un sin número de bienes y servicios, especialmente aquellos importados o derivados de importaciones. Además, la caída en los precios del petróleo pone en riesgo los ingresos federales y la capacidad para cubrir la contingencia y reactivar la economía y, finalmente, las cifras de desempleo, son preocupantes.

Pero además de este contexto general, la mayor preocupación de la economía mexicana son las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES), pues estas son las más vulneradas ante la contingencia y no sólo eso, son el grueso de los negocios en el país.

De acuerdo con el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (DENUE) 2020, 5 millones 487 mil 61 unidades económicas, de las cuales el 99.7% son MIPYMES y peor aún, de éstas, 699,016 (12.7%) se dedican a actividades gastronómicas y hoteleras, que son de las más afectada s ante la contingencia sanitaria.

- Publicidad - HP1

La Asociación de Emprendedores de México (ASEM) afirma cuáles serán las principales de las MIPYMES mexicanas, planteando porcentajes preocupantes:

  • 77% podría dejar de operar en menos de dos meses.
  • 87% perderá ventas, clientes y nuevos proyectos
  • 40% no podrá pagar impuestos y el 31% no podrá pagar créditos pendientes
  • 25% se verá forzada a despedir personal.

image 3

Para el caso de las empresas gastronómicas, el escenario es aún peor, el 89% podría quebrar en los próximos 2 meses, ya que el 95% de ellas perderá ventas y clientes.

Además, el 78% de empresas gastronómicas no podrá pagar los sueldos de sus empleados y en el 38% se verán obligadas a despedir personal.

Para el caso de Chihuahua la situación no es tan diferente, en 2020 hay 126,849 unidades económicas en la entidad, el 99.5% son MIPYMES. De las 126 mil 180 MIPYMES del Estado, 14,164 (11.2%) desarrollan actividades altamente vulnerables como cines, bares, restaurantes, hoteles, cafeterías, entre otros.

Más allá de sólo concentrar la información en los datos poco alentadores, se deben impulsar propuestas y proyectos concretos para reactivar la economía, reducir la pérdida de empleos y evitar el cierre definitivo de miles de negocios.

Tanto en Chihuahua como a nivel nacional, a nivel federal y estatal se deben implementar incentivos y apoyos a las empresas, como la condonación de impuestos y aportaciones patronales, devolución rápida de impuestos, así como implementación de créditos a bajo costo. Además, se deben impulsar campañas de consumo local, así como plataformas para anunciar los servicios de empresas locales. En Chihuahua, gobierno del Estado ya ha implementado algunas de estas medidas.

En definitiva, el camino será lento, pero con iniciativa, participación y esfuerzo se va a lograr, con nuevas ideas, procesos e incluso, una mejor manera de hacer negocios; con iniciativas y productos locales, siendo las empresas regionales la base del crecimiento y bienestar regional.

yo
Nancy Carbajal
Columnista • Economista

Lic en Economía de la UACJ y Candidata al Grado de Maestra en Ingeniería Económica por la Universidad la Salle. Columna semanal sobre temas de economía, finanzas, política y sociedad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.