En los Estados Unidos de América (EEUU) no está prohibido el uso del lenguaje y mensajes de odio, a diferencia de otros países y ha sido políticamente muy redituable el utilizarlo.

Este tipo de mensajes ha sido muy utilizado recientemente en campañas políticas en el mundo, aprovechando los estados de ánimo que se perciben.

En lo recientemente sucedido en El Paso, Tx., se destaca la intención y motivación que llevan a dicha acción, al declarar que “estaba defendiendo a su país… de una invasión”, así es, en el fondo al parecer fue en contra de que el territorio texano, antes de México, después separado y posteriormente anexado a los EEUU, sea habitado y visitado por mexicanos o hispanos.

- Publicidad - HP1

Comunidades Fronterizas

Las comunidades fronterizas como Juárez-El Paso, son interdependientes, económicamente, políticamente, socialmente, familiarmente, es decir, es básicamente una misma comunidad, en donde se dan beneficios mutuos.

Se podría afirmar que el resultado de la relación es positivo, incluso en materia de seguridad, donde incluso en los peores momentos de inseguridad en Cd. Juárez, El Paso, Tx, siguió siendo una de las Ciudades más seguras en los EEUU.

Migración

El tema es realmente un problema debido a que en la medida en que se han estado dando en nuestro país también movimientos migratorios, se han dado actitudes negativas, de rechazo. Incluso en encuestas realizadas recientemente se ve la negativa en mayoría a ayudar a personas en esta situación e incluso a preferir que regresen a su lugar de origen.

Uso de Armas

El problema toma otra dimensión evidentemente cuando se da el uso de armas para expresar ese odio o rechazo y esto se facilita en la medida que se tenga acceso a las mismas.

De acuerdo a la Segunda Enmienda de la Constitución de los EEUU, se establece lo siguiente:

“Siendo necesaria una milicia bien organizada para la seguridad de un Estado libre, el derecho del Pueblo a poseer y portar armas no será infringido”

Evidentemente las circunstancias de hace más de 200 años, son diferentes a los motivos que prevalecen hoy para mantener ese derecho, adicionado con la expiración de la prohibición del límite de armas de alto calibre y revisión universal de antecedentes, la cual pasó en 1994 cuando se dio una baja considerable de ataques masivos.

Sobre este tema, el Presidente de México comentó lo siguiente:

“Seguiremos insistiendo… No descartamos que puedan llevar a cabo modificaciones a su Constitución porque no se puede permanecer con las mismas leyes de siempre cuando son otras las realidades… vamos a seguir insistiendo en que haya control en la venta de armas, que no se puedan adquirir las armas en cualquier centro comercial… sin ningún control…”

Sin embargo, nuestra Constitución, es también de las poquísimas en el mundo (tres en el continente) que contemplan el derecho respecto de las armas:

“Los habitantes de los Estados Unidos Mexicanos tienen derecho a poseer armas en su domicilio, para su seguridad y legítima defensa, con excepción de las prohibidas por la Ley Federal y de las reservadas para el uso exclusivo del Ejército, Armada, Fuerza Aérea y Guardia Nacional. La ley federal determinará los casos, condiciones, requisitos y lugares en que se podrá autorizar a los habitantes la portación de armas.”

Estas circunstancias reiteran la importancia de implementar tecnología en las Aduanas Mexicanas que se contemplaba en el Plan Nacional Aduanero, para detectar armas en cruces comerciales y de pasajeros.

Conclusión

La división como mecanismo político se ha vuelto peligroso, será difícil erradicarlo en los EEUU ya que ha funcionado y esta próximo el periodo electoral.

En nuestro país si es momento de modificar ese lenguaje y actitud tanto desde el Gobierno como desde la ciudadanía también.

Carlos Monroy
Carlos Monroy
+ posts

Doctor en Materia Fiscal. Consultor en Comercio Exterior y Gerente de Consultoría en Palco Consorcio de Comercio Internacional.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.