• Las personas grandes no naces, se hacen
  • Hay hombres buenos y malos, también empresarios bondadosos y malvados; ambos son útiles necesarios y tienen en proporción ventaja.
  • El fin justifica los medios.

¿Qué tienen en común las mafias y los negocios?

Sin analizar el arte de la guerra ni manejar ejemplos moralistas; solamente el hecho de que trabajan similar nos da una idea de cómo es ser un mafioso, por supuesto en la cuestión de negocio hablo del concepto que se conoce como acaparamiento, monopolio y la lucha interminable contra la competencia.

La intimidación, el chantaje (extorción) o una negociación para evitar ocasionar más daños son algunas técnicas usadas por este sistema. ¿De cuál crees que hablo? Quizás la mafia, quizás las empresas…bueno, me refiero a ambas solo que los negocios son legales. ¿En qué circunstancias sucede esto? Explico:

- Publicidad - HP1

La intimidación en el ámbito empresarial o emprendimiento) sucede cuando la competencia comienza a darse de cuneta de nosotros y busca mecanismos para hacer ver al negocio pequeño como incompetente e inútil con publicidad masiva, eventos a escalas que tenga mucha audiencia para que te menosprecies a ti mismo. Dime ¿qué sentirías al ver a tu competencia con muchos clientes en un evento de fin de semana?

El chantaje… ¿Cómo sucede esto? Imagínate iniciando tu negocio y te propone la competencia un trato forzosos con tu competidor donde te propone trabajar en conjunto (normalmente que tu trabajes para ellos) o de lo contrario harán que tu negocio quiebre. ¿Cómo harían eso? Sencillo, abaratar servicios y productos competitivos contigo, casi regalar su producto solamente para quitarte clientes y hacerte quebrar, seria sencillos para ellos pues tendrán capital para sobrevivir cierto tiempo sin ganancias, algo que tú no eres capaz de hacer…bien esto también se llama extorción, pero en las empresas se conoce como acaparamiento, comerte a la competencia.

La competitividad en las empresas se basa en la teoría del más fuerte donde a veces en ciertos casos o ciertas empresas, se usan mecanismos con dudosa reputación, rompiendo el paradigma entre lo ético o lo moral. Hablando de moralidad, se ha comprobado que a quienes son políticamente correctos en un negocio competitivo no les va muy bien, pero no quiere decir que no tengas que ser “sanguinario” para hacer fértil tu negocio; aunque es mucho más factible serlo que portarse bien y arriesgarse a “sea lo que dios quiera”.

El arte de la guerra te da consejos para enfocarlo en las empresas, el príncipe de Maquiavelo hace lo mismo…todo depende a qué tipo de filosofía eres afín. Nunca ganaras en un entorno donde no te sientes cómodo así que la mejor manera de tener éxito en tu empresa es siendo honesto ya sea un sabio filosofo que predica el tao o un Maquiavelo que busca la ventaja por sobre todas las cosas, claro en la legalidad por supuesto.

Hablemos de las conexiones comerciales usando a la cosa nostra como ejemplo:

Mientras los proveedores sean de total confianza te permite arriesgarte a invertir en cosas fuera de lo común, lo que te dará ventaja por sobre la competencia si tu producto es aceptado; así mismo te rodearas de consumidores leales (cliente fiel) y podrás hacerles sentir necesitados (valor agregado). Este ejemplo se usó en la cosa nostra en el negocio de las gasolinas, en los casinos y carreras de caballo; inclusive en deporte, contratando a deportistas profesionales haciendo el negocio de “perder” en ciertos juegos donde así mismo el maleante apostara en su contra y cuando pierde a propósito, el maleante gana y por supuesto el deportista se lleva algo de esa ganancia; bien, este ejemplo se aplica al benchmarking e incluso a la negociación entre dos socios haciendo y conexiones comerciales.

Tanto la mafia como las empresas tienen en común la intención de eliminar la competencia, de obtener el mayor margen de ganancias y establecer nichos en locaciones estratégicas, en mercados redituables y en negocios que puedan ser explotados en proporción. En el caso de la mafia es el juego, drogas, y cualquier negocio sucio. En las empresas podríamos decir que son el monopolio o mejor dicho: Crear un negocio y hacer otro bajo una sociedad anónima que sea la competencia de tu primer negocio…nada ético pero legal, o mandar encubiertos a investigar la competencia y robar ideas, o encontrar “puntos débiles” para robar clientes o aumentar las ganancias…nada moral pero legal.

De hecho la mafia se maneja bajo los mismos estándares y logística que una empresa, desde las jerarquías, la parte operaria, las locaciones y los centros de distribución, medios de comunicación y la interacción con el “cliente”.

En conclusión. Actualmente ser emprendedor es más que un placer, es un tablero de ajedrez donde hay que estar cada vez más preparado, casi a nivel experto en tu giro pues hay mucha competencia, es importante destacar que no solo requieres tiempo dinero y corazón, también debe destacar el carácter, la forma como resuelves un problema (no porque perjudicas a ciertas personas quiere decir que lo haces mal). Puedes tener una personalidad humanista y buena onda, o una seriedad que se tacha de estricto o inclusive esa maldad disfrazada con el término “soy competitivo”. Cualquier personalidad des útil para un negocio siempre y cuando administres los efectos, actúa con inteligencia porque como dice mi santo patrono Maquiavelo: “Ningún príncipe puede ganar ante la motivación de la ira de un pueblo unido. Los negocios exitosos (ósea los que duran más de dos años) se basan en que trates a tu personal y a tus clientes con sutileza y mucha importancia y a tu competencia como todo lo contrario, claro a no ser que quieran unir fuerzas en ese caso busca la ventaja, nadie hace nada por el bien mismo (al menos en los negocios no)

Atentamente: Yo

Felipe Carrasco Profile
Carlos Felipe Carrazco Vega
+ posts

Empresario, escritor y autor compositor. Titulado en terapia física y rehabilitación. Participó en la antología de poesía "Letras mágicas" en la Asociación de Escritores del Noroeste del Estado de Chihuahua (ASENOCH).
Colaborador en Radio Net y asociaciones civiles.
Actualmente escribe artículos en el área de psicología, neurociencias y opinión político-social y es docente en secundaria en materias de matemática y física y de ciencias sociales en educación media superior.