Medidas precautorias

Durante esta semana el IEE resolvió imponer medidas precautorias para salvaguardar los derechos de la gobernadora, ante el riesgo que representaba la interpretación que la presidenta del IEE hizo de una expresión que utilicé en una entrevista,  después de escuchar las duras críticas que la gobernadora emitió en un evento público, contra las políticas del Presidente López Obrador.

Es claro que el propósito de mi comentario nunca fue denostarla, la intención era clara: cuestionar que no es coherente criticar acciones de un gobierno, cuando se cometen o se está expuesto a cometer acciones o errores semejantes, mientras se realizan los quehaceres gubernamentales.

Utilicé un dicho popular, como un recurso retórico, para representar la conducta política de la licenciada Campos, pero nunca tuve la intención de reducir o caricaturizar su imagen, cuando,  en verdad lo digo: respeto su investidura, su persona y el hecho de ser mujer, porque soy consciente de las vulnerabilidades que entraña, desde esa posición, el realizar una carrera política en una sociedad  como la mexicana.

- Publicidad - HP1

Por estas razones no creo perder nada, pero si a pesar de mi explicación, algunas voces en extremo suspicaces, insisten en una interpretación malintencionada de mi comentario. En ese caso le reitero a nuestra Gobernadora de manera sincera que nunca tuve el propósito de ofenderla.

Sin embargo, también debo expresar mi preocupación por la súbita reacción de la Presidenta del IEE, que en respuesta a una queja malintencionada de una diputada, sin otorgarme el derecho de audiencia, resolvió imponer medidas precautorias ante el riesgo que, según ellos representaba mi breve comentario.

Me preocupa por la rapidez con que actuaron, sin examinar ni el contexto ni el sentido de mis palabras y sin darme la oportunidad de ser escuchado.

Creo que esta decisión no es fiel a los principios de autonomía, independencia, imparcialidad y objetividad, que debe caracterizar a todo órgano electoral.

Sin mayor trámite juzgaron una sólo expresión mía, dando por hecho la peor interpretación posible de la misma y asumiendo que ello entrañaba un riesgo para la integridad de los derechos de nuestra Gobernadora.

Por eso creo que es el momento de recordarles que su función como garantes del equilibrio debe estar impregnada de moderación, templanza y neutralidad; que no es propio de un órgano colegiado alimentar una supuesto querella, donde sólo se conoció de un debate ordinario, con un claro sentido político, sin que se pusiera en peligro la integridad de las personas.

Para finalizar sólo me gustaría recordarles que sus resoluciones deben ser equilibradas, porque lo que si ponen en riesgo, con su proceder desmesurado, es el prestigio de un órgano electoral que en su historia, una y otra vez, no ha sido capaz de mostrar la independencia, frente a los poderes establecidos, que la sociedad chihuahuense espera de ellos.

Juan Carlos Loera SQR
Juan Carlos Loera de la Rosa

Empresario y político defensor de la cuarta transformación.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.