Yo soy mujer y no puedo sustraerme a nada de lo que sucede como resultado de la violación de los derechos de la mujer, si a eso se le llama ser feminista, entonces los soy. Pero no soy de las que de pronto siente un ataque de feminismo y se pone a destruir la propiedad pública, porque pienso que las acciones nos definen más que las ideas. Yo no creo que se logre nada con esos actos de barbarie que tanto hemos criticado en el género masculino.

Yo no creo que se gane nada con estar desmenuzando cada comentario del presidente, viendo vídeos editados o no, alabando o criticando las protestas, justificando los actos de violencia que cometen esas mujeres entrenadas, encapuchadas, que se cuelan entre los verdaderos grupos de mujeres que tienen reclamos legítimos, porque esas inconscientes son la antítesis de lo que somos las verdaderas feministas.

Yo creo que lograríamos más EXIGIENDO A LAS DIPUTADAS Y SENADORAS que hagan su trabajo, que se reúnan para formular propuestas de ley para reformar las machistas leyes que tiene México. Porque el machismo es un problema cultural, y hasta religioso, sólo hay que leer la Biblia para darse cuenta del valor de la mujer según la ley de Moisés, así como el hecho de que los puestos de jerarquía le son negados a la mujer en casi todas las religiones, cuando es la mujer quien más cerca está de dios y de la espiritualidad.

- Publicidad - HP1

Es un hecho, no es ninguna novedad, vivimos en un mundo machista pero también es un hecho que la mujer ha estado luchando por sus derechos desde muchos frentes y desde hace siglos. En México, el problema es que en esta revolución, porque lo es, algunos de los principales protagonistas siguen detrás del telón y

En México el movimiento feminista ha tenido logros importantes en el terreno de la libertad sexual, en los aspectos laboral, educativo, y empresarial, pero nos falta lograr un sistema legislativo que VERDADERAMENTE SE RESPONSABILICE Y TOME CARTAS EN EL ASUNTO DE UNA VEZ POR TODAS.

Hay paridad de género en la cámara de diputados y senadores ¿o no? Entonces a todas esas mujeres que ocupan un escaño por elección popular, HAY QUE EXIGIRLES que se pongan de acuerdo para cambiar las leyes para que éstas protejan a la mujer como es justo y es necesario. Ahora es cuando deben unirse y promover y aprobar esas leyes que tanto necesita la mujer mexicana.

Señoras diputadas y senadoras:

PÓNGANSE A TRABAJAR TODAS EN FAVOR DE LOS DERECHOS DE LA MUJER Y DÉJENSE DE BABOSADAS PARTIDISTAS, SEAN DIGNAS DE LA CONFIANZA DE LAS MUJERES MEXICANAS, Y EJERZAN EL PODER QUE LES DIMOS PARA REPRESENTARNOS Y PARA LEGISLAR, NO PARA DEFENDER LOS INTERESES DE SUS PARTIDOS, cuando se está tratando de los derechos de la mujer éstos deberían ser prioridad para ustedes y no debieran ser negociables por los intereses de sus respectivos partidos políticos.

Si ustedes tienen un poco de conciencia de lo que significa ser mujer en una sociedad machista, ya se tardaron para olvidarse de colores partidistas y unirse para proponer leyes que corrijan esas injusticias que les han costado la vida a tantas mujeres inocentes e indefensas. Ustedes tienen una oportunidad histórica de cambiar las cosas, hagan que sus hijas y nietas se sientan orgullosas de ustedes, aprovechen la bendita oportunidad que tienen de hacer que México sea un país donde los derechos y la vida de una mujer valgan lo mismo que los de un hombre.

Dejen de esconderse detrás de la figura presidencial que en este sexenio parece ser el culpable de todos y cada uno de los problemas que aquejan a México. Él tiene su trabajo, y si ustedes diputadas y senadoras consideran que lo está haciendo muy mal, entonces pónganle el ejemplo haciendo el trabajo de ustedes muy bien.

LAS MANIFESTACIONES FEMINISTAS DEBEN SER FRENTE A LAS OFICINAS DE ENLACE DE SUS DIPUTADAS LOCALES, HÁGANSE PRESENTES ANTE LA CÁMARA DE DIPUTADOS Y ANTE EL SENADO Y RECLAMEN AL PODER LEGISLATIVO SU FALTA DE RESPONSABILIDAD Y SENSIBILIDAD ANTE ESTA SITUACIÓN. Son ellos quienes tienen que hacer las reformas de ley necesarias. De nada nos sirve ir a gritar a Palacio Nacional, allí no están quienes tienen la solución en sus manos. Y ya no se trata de pedirles, SE TRATA DE EXIGIRLES que legislen para que la mujer en México tenga justicia.

Rosy Chumacero
Rosy Chumacero

Oriunda de Ciudad Juárez, es madre de tres hijas y abuela de cuatro nietos. Incursionó en la iniciativa privada, en la locución de noticieros, en la docencia de idiomas y en los bienes raíces en El Paso, Tx.

Empezó su búsqueda en el camino espiritual en el año 2002, estudiando Raja Yoga con la Maestra Hindú Didi Lavina Vaswani en El Paso Texas, donde vivió por 14 años, recibiendo Nombramiento de Maestra de Raja Yoga en el Centro de Retiros de Madhuban - Rajasthan, India, en 2002.

Es Miembro de la Universidad Espiritual Mundial Brahma Kumaris desde 2002 y Ministro Ordenada por la Hermandad Espiritual Mundial desde 2008.

Escribe la columna "El Rincón del Alma", en la revista semanal Weekend.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.