La puta y la vulgar

Lamentable lo que ocurre en nuestro país, ante la evidente falta de criterio y buen actuar de ciertos políticos y particularmente los que representan al partido en el poder.

Las consecuencias de la indebida interpretación de los derechos humanos, permite que se caiga en el libertinaje, así como deja sin definición a los valores morales y cívicos tradicionales, para dar paso a conductas que nunca habíamos visto y menos en los personajes de la política nacional.

Tenemos por ejemplo a la transexual que dijo en los medios que es puta y que le pagan para prostituirse. Se llama María Clemente García y es diputada por el Estado de Aguascalientes. Publicó videos que ofenden a la moral tradicional, pues en la actualidad parece ser que este tema es del pasado. Lo lamentable es que su manera de pensar afecta al pueblo en general, porque adolece de honorabilidad como requisito indispensable para ser diputado.

- Publicidad - HP1

Otra más es la senadora que ganó gracias al apoyo del Presidente Andrés Manuel López Obrador, Lily Téllez, que se cambió al PAN y es Senadora por el Estado de Sonora. Le ha dado por faltar al respeto a la Tribuna del Senado de la República, ofendiendo a sus compañeros legisladores de una manera vulgar y corriente, pero cuando le contestan se queja aplicando el género a su favor.

Y así podemos ir relacionando una lista de políticos que recurren a las ofensas y malas palabras sin distinción de raza, sexo, color y religión. Según estudios del cerebro humano revelan que quienes recurren a este tipo de comportamiento no son sanos. Tienen problemas patológicos por fallas en las neuronas. Pero ¿por qué tenemos que tolerar estos comportamientos inadecuados? La respuesta es que ganaron por el voto colectivo.

Lo anterior es preocupante porque exhibe la pobreza intelectual y cultural que tenemos en nuestra sociedad. Ha disminuido considerablemente la educación y sobre todo desaparecieron los valores morales. Ya no existen. La informalidad y palabras vulgares y altisonantes ya son una mala costumbre y eso genera más violencia.

Efectivamente, las malas palabras son agresivas y se escuchan como una invitación a la violencia por más bajo tono que lleven en su pronunciación. Se ha vuelto costumbre en todas partes, de tal manera que los medios de comunicación han contribuido para promover incluso las malas palabras como algo normal. Dejaron de lado la contratación de personas cultas y educadas con valores morales y cívicos.

La diputada que se ostenta como puta sin ningún pudor, afirma que a eso se dedica y que cuando sus compañeros legisladores dejen de acudir a sus actividades profesionales, ella hará lo mismo. La polémica que desató en redes, muchos la apoyaron y hasta la defendieron, manifestando que ser puta no tiene que ver con su buen desempeño en el congreso. Otros manifestaron lamentando la falta de valores morales.

Por otra parte, y casi simultáneamente desató polémica el comportamiento en la tribuna del senado Lilly Téllez. Su participación como legisladora deja mucho que desear, no tiene iniciativas propias para el bienestar de México. Solo critica y ofende a sus adversarios de una manera indignante y con palabras altisonantes, generalmente a los del partido MORENA que es a quien debe haber llegado donde está y no por méritos propios.

La locura política que suele ocurrir con los que se creen privilegiados con doble moral, como es el caso de la Téllez, que hasta sueña con ser candidata a la Presidencia de México, lo que quizás logre ante la escasa caballada de la oposición. Pero si gana sí será alarmante porque entonces habremos perdido la vergüenza y la dignidad todos los mexicanos.

Seguramente a la mente del amable lector habrán llegado las imágenes de muchos rostros que en la actualidad gozan de puestos honorables sin merecerlos. Así se han infiltrado personas deshonestas ante la avalancha política de MORENA que desgraciadamente acogió a varios indeseables, a los que además les otorgó poder por encima de los militantes que fundaron ese partido.

Las encuestas actualmente le dan el gane a MORENA en el 2024, pero todo puede suceder en la política. Si siguen figurando los deshonestos e indeseables señalados por la sociedad civil como tales, así como dando declaraciones como la puta y la vulgar, tendremos la desestabilidad civil y moral más grande de la historia de nuestro país.

Todos los días en las mañaneras, nuestro presidente de México delata a los conservadores y neoliberales y los describe como inmorales, traidores, mentirosos, deshonestos, ladrones y corruptos, quienes desde hace tiempo controlan en algunos estados al partido que fundó como la esperanza de México.

Molinar Apodaca
Héctor Molinar Apodaca
Abogado | [email protected]

Abogado especialista en Gestión de Conflictos y Mediación.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse