Estamos a la semana previa del 8 de marzo, La conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el cual es mundialmente reconocido por diferentes países, en los últimos años ha habido mucha participación por las colectivas feministas y mujeres feministas, y es por eso que fue sumamente desafortunado la declaración hecha en un noticiero local el antes secretario del Ayuntamiento, Maclovio Murillo.

El abogado defensor del Sacerdote Aristeo Baca, realizó una entrevista donde menciona que interpondrá un recurso de apelación a la condena de Baca, encontrado culpable de abuso sexual a una menor, ya que él considera que el fallo que emitieron los jueces se dejó influenciar por los grupos de mujeres “Feminazis”… desconozco si el Licenciado Murillo al menos está consciente de lo dicho en tal televisora, envestido de abogado y de la falta de contexto histórico que evidencia tener, pero como no es la primera vez que escucho que mencionan dicho término es mi deber como mujer feminista juarense y próxima abogada llamar la atención y hacer señalamiento a estas expresiones machistas, que intentan desacreditar el movimiento feminista, y que mejor que esta semana para hacer una reflexión antes el mítico 8 de Marzo.

¿De dónde viene la palabra “Feminazi”?

- Publicidad - HP1

Es una mezcla de las palabras feminismo y nazismo y tiene el propósito de desacreditar la lucha feminista. El feminismo es un movimiento sociopolítico cuya intención es la emancipación de las mujeres, asimismo, su objetivo es conseguir la igualdad entre hombres y mujeres, por otro lado el nazismo es una doctrina política que enaltece el racismo y el totalitarismo, mayormente se le asocia con Adolf Hitler quien fue el responsable de millones de personas. La diferencia es monumental. El machismo se cobra vidas todos los días, ¿y nosotras somos las “nazis”?.

Es sumamente preocupante que se utilice ese término, pero es aún mayor la preocupación cuando lo dicen en Ciudad Juárez, Chihuahua. Esta ciudad es internacionalmente conocida por violentar a sus mujeres, por muchos años se consideró el epicentro de la violencia de género y con casos tan emblemáticos como el de Ruby Frayre, Caso Campo Algodonero y Arroyo del Navajo, donde se evidenció y se condenó al Estado Mexicano por no hacer lo suficiente por mantener a sus ciudadanas en un ambiente libre de violencia.

El intento de desacreditación

Llama la atención que un ex servidor público demuestre tanto repudio a las colectivas feministas juarenses, cuando lo único que han hecho es velar por el bien y el respeto de los derechos de las mujeres.

Precisamente son estos intentos de desacreditación los que siguen desinformando a la ciudadanía y provocando impunidad en los crímenes de violencia de género y haciendo los procesos y acompañamientos a las víctimas cada vez más difíciles.

Los logros de haber levantado la voz

El feminismo es incómodo, lo es. Exhibe y señala actitudes retrógradas como la del Abogado Murillo pero no olvidemos todo lo que ha logrado el feminismo aquí en México, ejemplo de ello son reformas y leyes que procuran la paridad e igualdad en la toma de decisiones, protección de nuestra intimidad cibernética en la Ley Olimpia, y la Ley Ingrid por el resguardo de las fotografías del cuerpo de las víctimas de feminicidios, por mencionar algunas, pero todas y cada una por la exigencia y manifestación en las calles. Por último y no menos importante, aunque aun en el 2021 seguimos viendo declaraciones machistas e intentos de invalidación son exactamente este tipo de declaraciones las cuales nos dan la razón de seguir defendiendo nuestros derechos en la calle, pues gracias a esas expresiones nos damos cuenta que la lucha feminista es no solamente legítima, sino, profundamente necesaria.

 

Pao 1 copy
Paola Jacobo

Activista. Defensora de los derechos de la mujer y promotora de la agenda de perspectiva de género en el ámbito político y social. Estudiante del último semestre de derecho en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.