Seguramente ya identificaron esa pegajosa canción, es casi obligatoria en las funciones de lucha libre. Me sirve de marco para relatar lo divertido que son las asambleas de Morena para renovar su dirigencia nacional, donde se desbordan las más bajas pasiones y se escenifican batallas campales, y al igual que sus comentarios en redes sociales, los epítetos más bajos y vulgares son esgrimidos con lépera indecencia. luego, de las palabras siguen los golpes, los balazos y ha habido muertos y heridos, ¡que bonito!

Se dice que Morena es el nuevo PRI o bien el PRD, lo digo y lo sostengo, son mucho peor. ¿Quién no recuerda la tradicional disciplina priista, en las internas se daban hasta con la cubeta, sin embargo, iban juntos a las elecciones constitucionales, eso les daba una fuerza avasallante, sin olvidarnos de todos los trucos consabidos; voto corporativo, acarreo, coacción del voto, compra de votos y fraudes diversos (el tamal, el ratón loco, el carrousel, urnas embarazadas, robo de urnas…). En cambio estos pobres (Morena) se sienten la cereza del pastel, los que poseen moral, los puros… y son más corrientes que las galletas de animalitos, pésimos gobernantes, políticos, legisladores, funcionarios, dirigentes y militantes, buenos sólo para el trompo (catorrazos), cuando son en número mayor.

Ahora resulta que los culpables son los periodistas.- primeramente aclaro que menciono los periodistas en tercera persona, porque no me siento parte de ellos, toco esa noble actividad sólo tangencialmente, me considero articulista/editorialista, sólo emito opiniones en base a los hechos y continuamente son juicios de valor, es decir los hechos desde mi óptica. Pues bien, resulta que en la mañanera de hoy jueves 31 de octubre, el presidente abrió un nuevo frente de batalla, además de los fifís, los conservadores, la derecha, los neoliberales… hay una especie aún más nociva (según él), los periodistas, así, con desprecio, ¡fuchi! ¡Guácala! De haber seguido de apoyador de López, cuando dijo esas infantiles expresiones me hubiera perdido.

- Publicidad - HP1

Que enferma costumbre de enjaretar a otros sus tonterías. Se vio un presidente aturdido, rebasado, acorralado… ante las graves y notorias contradicciones en la relatoría de los hechos de Culiacán Sin. Los comunicadores lo tundieron de fea manera, eso provocó la furia de un desorbitado mandatario, quien entiende que el periodista debe ser obsequioso y adulador con el poder, nada más alejado de la realidad, dijo el periodista René Delgado, «El mandatario ejerce el poder, el politólogo lo estudia y el periodista lo critica, punto». Quizá sea tiempo de suspender las mañaneras, no se exhiba de tan atroz manera y por favor respete la labor informativa.

Una rareza, una diputada honesta.- estuve presente en su primer informe (del segundo período) de actividades de la diputada estatal por este II Distrito Electoral de Chihuahua, Patricia Gloria Jurado Alonso el pasado 25 de octubre. Encontré una mujer legisladora en plena madurez política, enfocada a apoyar y representar dignamente a los ciudadanos de su distrito con gestiones ante diferentes organismos. Su incansable labor es reconocida por sus mismos compañeros legisladores quienes manifestaron elogiosas palabras hacia ella y un afecto palpable de los asistentes.

Con su decidido apoyo a pequeños, medianos y grandes productores o emprendedores, hace que se vean muy mal aquellos que llegan a esa posición sólo para enriquecerse, que jamás se involucran en la problemática de su distrito y de esos… sobran. Por ello la calificó como una verdadera rareza en un turbio ambiente político, no la veo pidiendo el tradicional moche por hacer tal o cual gestoría. Patricia Jurado hace sentir que no todo está podrido en una actividad justamente desacreditada (política).

Libro recomendado de la semana

Esta vez el elegido es, «El jardín olvidado», de la autora australiana Kate Morton. En vísperas de la primer guerra mundial, una niña (cuatro años) es abandonada en un barco con destino a Australia… Un siglo después su nieta Cassandra descubrirá finalmente la verdad sobre la familia y resolverá el misterio de la niña desaparecida. Una gran historia a tres voces en tres tiempos distintos que desemboca en un todo perfecto. Esta novela es una muestra de la tradición literaria anglosajona, es un verdadero placer su lectura, cual si fuera (¿o es?) un clásico. Según el Daily Express; «Es una entretenida historia que se puede devorar en un fin de semana». Coincido con esa atinada apreciación.

Película recomendada de la semana

Tengo años inmerso frenéticamente (como todo lo que hago) en el fascinante mundo de la lectura, sin embargo de un tiempo acá ha vuelto mi afición por el cine. En esta ocasión recomiendo ampliamente la película española, «El hombre de las mil caras».

El exagente secreto del gobierno español, Francisco Paesa, responsable de una operación contra ETA durante la época de los GAL, se ve involucrado en una trama de extorsión y tiene que huir del país. Años después, arruinado, regresa a España cuando su vida pasa por el peor momento. Sin embargo, Francisco recibe la visita de un exdirector de la Guardia Civil que le promete un millón de dólares si le ayuda a salvar 1.500 millones de pesetas sustraídos al erario público. Vean las vicisitudes que pasan los que roban dinero en grandes cantidades para poder disfrutar de él. Un mundo de triangulaciones, estafas y peligros.

«La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve»
– Martin Luther king

«No tener una idea y saber expresarla: eso hace el periodista»
– Kal Kraus

«La honestidad es incompatible con amasar una fortuna»
– Mahatma Gandhi

Jose Cruz Pérez Rucobo
José Cruz Pérez Rucobo
Periodista y Crítico Político | + posts

Lic. en Economía por la UACJ. Me dedico al comercio como medio de subsistencia y al periodismo y crítica política como ejercicio lúdico. Soy un hombre de izquierda por naturaleza, cualquier cosa que ello signifique.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.