Todo cambio de gobierno trae consigo un nivel natural de incertidumbre, sobre todo cuando ese cambio representa una propuesta de cambio de régimen, como pasó en el año 2000 y ahora en la última transición.

Ante esta circunstancia, cualquier anuncio de parte de las autoridades se recibe con duda o incluso hasta con prejuicios y especulando las razones y objetivos que llevan a las mismas.

En este caso, comentaremos sobre la operación aduanera y algunos de los proyectos en puerta.

- Publicidad - HP1

El título de este artículo es en evidente referencia, pero con diferente estructura con el claro objetivo de dejar de lado el componente meramente político (en el uso coloquial negativo de la palabra), con el fin de identificar las perspectivas operativas de la aduana.

Revisión y Recaudación en Aduanas

En 2018 se tuvo un crecimiento de las operaciones de comercio exterior en un 4.1% y se aumentó la recaudación en un 7.1%.

En la parte de pasajeros, la recaudación aumentó en un 19.6% por autodeclaraciones en aeropuertos y frontera llegando a 1 mil 508.1 millones de pesos, derivado de un aumento de 12.89% de las declaraciones.

El total de revisiones en las aduanas disminuyó en 2018 un 2% respecto del total del año anterior y del total de estas revisiones, el 87% se concluyeron en un plazo de menos de 3 horas.

Es decir, como podemos ver, ha disminuido la cantidad de revisiones en las aduanas, aumentando la recaudación al mismo tiempo.

Revisiones en la Aduana

El objetivo ahora es mantener este avance y acelerar la eficiencia y competitividad de las aduanas mexicanas.

Se ha especulado en los últimos días sobre la idea de si se bajaría y revisaría a todos y cada uno de los pasajeros que entren por las distintas vías al país y con esto largas filas, tiempos perdidos e incluso el factor de corrupción aumentando de manera incontrolable.

El cambio anunciado por el Administrador General de Aduanas, Mtro. Ricardo Peralta, fue el desaparecer los “semáforos fiscales” y la revisión de todos los embarques aplicando tecnología no intrusiva que permitiría revisión tecnológica y disminuir considerablemente la discrecionalidad de apertura de embarques o equipajes, combatiendo de esta manera también el factor de corrupción que se puede presentar.

El Mtro Peralta comentó en Excelsior esta semana que la “lucha anticorrupción anunciada desde el mes de diciembre pasado ha incrementado casi 35% la recaudación respecto al mismo periodo del año pasado”.

Las 4 T´s

Comentaremos los objetivos y programas de la aduana que por cierto parten en gran parte de Acuerdos Internacionales sobre facilitación comercial y el cruce de mercancías.

 

Trámites Electrónicos

El trámite aduanero es cada vez más electrónico, es decir que el Sistema Electrónico Aduanero contemplado en Ley y parte de compromisos internacionales, permite que hoy en día se elaboren y presenten los documentos, así como tramitar permisos o autorizaciones por la vía electrónica.

Esto permite mayor eficiencia y disminuye de manera importante el componente de corrupción simplemente por el proceso electrónico sin el contacto personal ni la discrecionalidad con los trámites.

Tránsito Eficiente

El segundo componente en este esquema que presentamos, es la parte física del movimiento de las mercancías, el cual está en camino a poder ser un cruce de mercancías “sin papel”, por lo que estos movimientos son cada vez en menor tiempo, en menor cantidad de revisiones y procurando con esto mayor eficiencia y competitividad.

Transparencia

Esta Administración está transparentando información y programas de manera muy interesante, como ya ha pasado en Ciudad Juárez o Tijuana por poner un ejemplo inmediato donde el Administrador General de Aduanas, personalmente ha acudido a dar a conocer programas y proyectos, así como contestar abiertamente preguntas de asistentes.

Tácticas de Seguridad

Por último, pero definitivamente de los principales objetivos de la aduana, es el tema de seguridad. La aplicación de revisiones no intrusivas debe permitir el identificar embarques o vehículos con droga, dinero, armas o cartuchos, e incluso el vehículo mismo, tanto a la entrada a nuestro país como en nuestro caso en la frontera norte de la entrada a los Estados Unidos de Norteamérica.

Conclusión

La aduana será cada vez más automatizada con mayor tecnología con dos objetivos principales, la eficiencia de los cruces de mercancía y personas (sobre todo por la parte de turismo), así como la seguridad de lo que se trae del extranjero a nuestro país. Como consecuencia de estas políticas y en base a la información aquí referida, se ha logrado aumentar la recaudación dentro del mismo combate a la corrupción.

La posibilidad de cruzar en general la mercancía y en particular como pasajero y que se tenga información de lo que contiene el vehículo al pasar por la aduana de manera que solo lo que se identifique como irregular pueda ser detenido para revisión, podrá disminuir los tiempos en la aduana, los porcentajes de revisiones, disminuir el factor de corrupción ya que la revisión es en base a información predeterminada, no en base a variables que no implican necesariamente una carga a identificar e incluso hasta aumentará la recaudación.

La Aduana del Siglo XXI (S21) se aprecia con mayor eficiencia, menores tiempos en los despachos, esquemas tecnológicos y política anticorrupción, que logre mejorar la competitividad de nuestras aduanas, más ampliamente la competitividad logística y, por ende, la competitividad comercial de nuestro país.

Carlos Monroy
Carlos Monroy

Doctor en Materia Fiscal. Consultor en Comercio Exterior y Gerente de Consultoría en Palco Consorcio de Comercio Internacional.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.