Inseguridad, violenta experiencia

“Sentirte seguro es un derecho, que nada ni nadie te lo arrebate”

Hay algo que debemos todos tener muy en cuenta, los delincuentes armados y violentos no van a ponerse a ver en su acto terrorista a quien sí, y a quien no, le van a disparar, dentro de su estupidez, y la ráfaga va sobre quien se encuentre en su camino y tampoco le van avisar a nadie para que se quite, por lo tanto van sobre cualquiera que se tope en su camino, y no le van a preguntar a que partido pertenece o con quien simpatiza.

Con delincuentes armados y violentos en las calles todos, absolutamente todos, estamos en peligro de ser víctimas de su brutalidad, nadie podrá decir “a mí no me va a tocar” aunque lleve al chaman pegado en sus espaldas.

- Publicidad - HP1

Por lo tanto la violencia armada que hoy estamos viviendo es de competencia de todos bajo un solo criterio de ayudar, coadyuvar y participar con la autoridad responsable de contener,  enfrentar y solucionar  el problema desde las diferentes trincheras en las que nos encontremos, pero nunca entorpecer y bloquear cualquier acción que busque la autoridad ejercer para combatir a los delincuentes armados y violentos.

El delincuente armado y violento además es impetuoso, vehemente, impulsivo, airado, arrebatado, tempestuoso brutal, atroz, terrible, despiadado, cruel, feroz, agresivo, malvado. Iracundo, colérico, furioso, virulento, belicoso y odia a la sociedad civil desde el poder que le da un arma de alto calibre en sus manos, y drogado y encolerizado, al delincuente le pagan por matar y violentar un entorno, le dan droga y le pagan por hacerlo.

Los delincuentes armados padecen además de trastornos paranoicos, son antisociales, son narcisista y son brutalmente odiadores de la sociedad toda.

Ante un esquema de perfil así, ¿cómo los puedes incorporar de nueva cuenta en la sociedad?, no, es material y humanamente imposible y mucho menos porque el matar les da placer, la sangre es su alimento a su vanidad, les da poderío y jactancia momentánea que ya cuando curen la mona despertarán con ansiedad por volver al acto de violencia porque es su estado natural, ni sus mismos jefes o líderes pueden estar seguros en un entorno con ellos.

Su satisfactor de los delincuentes armados y violentos es hacer daño intencional a otras personas y provocar la muerte, eso les dará placer y confort, lo disfrutan.

Es aquí donde las estrategia federal en contra de la delincuencia armada y violenta está fallando para contener y erradicar la inseguridad y brindarles a los ciudadanos la paz y tranquilidad necesaria para el desarrollo de la vida en sus comunidades.

Se ha dicho siempre que las medidas del gobierno federal no son las correctas más sin embargo nunca han presentado los opositores una propuesta seria y por los cauces formales y lo más triste, los gobernadores manejando sus ejércitos policiacos no han implementado ninguna estrategia que de claros indicativos de que ese sería el camino, los opositores ya no quieren abrazos y ya quieren balazos más sin embargo donde pueden implementar las estrategias de balazos en sus estados, en sus municipios no hay ni trazos de que quieran aplicarlas.

Cuando las cosas se salen de control los gobernadores inmediatamente piden a la Guardia Nacional para contener, solo contener, a los delincuentes armados y violentos, pero critican la estrategia presidencial y no aplican su estrategia en sus estados, tienen con que aplicarla, conque hacerlo y no lo hacen.

Los gobernadores todos, y más los opositores, han tenido la oportunidad de liderar estrategias funcionales y hasta hoy no ha habido uno solo que pueda presumir de haber aplicado una estrategia diferente en sus estados, han permanecido muy retirados de esas responsabilidades, echan culpas y miradas, hacia el gobierno federal.

Del 2000 al 2018 tuvieron el poder los PANISTAS y PRIISTAS y jamás aplicaron una estrategia funcional contra el crimen organizado armado y violento, al contrario, uno de los sexenios se coludió con los criminales, han tenido el poder para haber podido acabar con la inseguridad, y la inseguridad vino creciendo fuertemente los últimos 22 años en el país.

El buen juez por su casa empieza y nuestro estado Chihuahua bien pudo haber sido punta de lanza con una estrategia diferente y haber enfrentado a los delincuentes armados y violentos a balazos… y esta muy lejos de hacerlo, pero lo piden que lo haga el gobierno federal, la gobernadora en histeria y buscando culpables porque no tiene la fortaleza de mirarse al espejo.

¿Ya lograron detener al Chueco en la Sierra de Chihuahua? Siendo que tiene órdenes de aprehensión locales y no, no lo han hecho el gobierno de Maru Campos gobernadora de Chihuahua.

No logramos consensuar estrategias que nos permita combatir la inseguridad porque la meta de los opositores es irse a la yugular del gobierno federal en todo lo que sea necesario para detonar una campaña mediática que lleva como intención debilitar al presidente… pos así como.

Circula en redes, y hasta donde pude llegar para ver de dónde nace, que el presidente López Obrador ha desatado una campaña de agresión violenta en contra de su enemigo el “diablo” Fernández dueño de las tiendas Oxxo y que lo que busca el presidente es que se le apruebe la incorporación de la Guardia Nacional a la Sedena, le seguí la pista y sale de miembros activos de Movimiento Ciudadano quienes han promovido esa versión irresponsable en Chihuahua.

Es válido pensar también entonces que la violencia desatada en el país es una campaña estratégica de desestabilización, y mediática también, en contra del gobierno federal y del presidente por parte de sus enemigos y los opositores.

Es válido también pensar que los opositores están haciendo todo para que el país de debilite, desde su Moratoria Constitucional hasta propagar campañas irracionales de descrédito y culpa del gobierno federal.

Si, el gobierno federal tiene crasos errores de al aplicación de una estrategia firme y funcional en contra de la inseguridad, pero el gobierno federal está apoyando con todo el elemento humano militar de que dispone a los gobernadores que lo solicitan.

Las estrategias y campañas anti crimen son dirigidas e impulsadas por los políticos, esos que agazapados echan culpas para otros lados o esconden la cabeza como avestruces, entonces son los políticos, de cualquier color, los que le están fallando al país, no es solo un hombre, son todos los que tienen y manejan el poder, como bien señaló David Gamboa en su video columna del jueves pasado.

¿Cómo erradicar la inseguridad? 

Primero reconociendo que habrá que actuar drásticamente con lo que no se puede volver a insertar sanamente a la sociedad, eliminando esa carga social.

Segundo determinando una sola estrategia basada en el combate frontal en contra de los delincuentes armados y violentos por parte de todas las fuerzas armadas del país (policías, ejército, marina, guardia nacional) bajo un solo mando, de preferencia militar.

Tercero aplicando inteligencia para detectar, en la pasividad, a los delincuentes armados y violentos y enfrentarlos antes de que sigan en las calles por parte de las fuerzas armadas todas.

Cuarto, dejar de ser “sensibles” y entender que fuego se apaga con fuego inteligentemente, ciertamente, una fuerza sólo se detiene con otra igual y de sentido contrario, pero para aplicarlo todas las fuerzas políticas deberán estar de acuerdo de que es la alternativa.

Quinto, identificar a los liderazgos e ir por ellos afrontando las consecuencias violentas que se desaten.

Nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador deberá comprender que le van a incendiar el país y que con las medidas hasta hoy empleadas no se podrán detener esas acciones.

Estamos en el punto de no retorno, o le damos de frente con todo o nos van a destruir el país los delincuentes armados y violentos y los políticos que eso buscan para poder tomar el poder del país.

Una reunión con todas las fuerzas políticas sería una actitud sana para la República por este tema de la inseguridad que lleva todas las características de poder ser nacional.

Tenemos al mejor presidente de la historia, pero también tenemos a los más taimados como opositores, ese es nuestro gran dilema como país.

Aquí no hay de otra, o como ciudadanos somos mas participativos o los políticos seguirán siendo tibios, hipócritas, falsos y pendencieros con el asunto de la seguridad.

La inseguridad es una fuente muy importante de ingresos e los bolsillos de las autoridades y políticos.

El narcomenudeo violento y armado es la policías municipales y estatales quienes deben asumir sus responsabilidades, en el narco de exportación son las autoridades federales las que deben afrontarlo con todo.

La hipocresía de los Estados Unidos es nuestro mayor enemigo para la seguridad y estabilidad del país.

El pago en especie nos inundó de violentos drogadictos.

¿Quién los armó?

sabido
Raúl Sabido

Egresado de la Facultad de Comercio y Administración por la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Su desarrollo profesional ha sido en empresas privadas en posiciones directivas donde a logrado acumular 42 años de servicio.