La guerra comercial entre Estados Unidos de América (EEUU) y China, ha seguido siendo un factor de incertidumbre en los mercados internacionales y en los procesos de inversión.

Básicamente ha sido una guerra en materia de imposición de aranceles por parte de los EEUU para los productos Chinos, partiendo del objetivo de reducir el déficit en la balanza comercial con este país, escalando posteriormente a lo que de fondo es el verdadero motivo de este esquema de guerra comercial, que es el liderazgo en materia tecnológica, el cual será sin duda el factor decisivo para definir la mayor economía de los próximos años, es decir, procurando mantenerse al frente de la hegemonía mundial, y llegando incluso al tema de las divisas y su manejo a nivel internacional para beneficiar o perjudicar los flujos comerciales.

El Instituto Lowy menciona que tres de las cuatro economías más grandes del mundo están ya en Asia, para 2025 dos tercios de la población mundial radicará en Asia (de hecho, se estima que, en 10 años India tendrá el mismo nivel de población que China).

- Publicidad - HP1

En este momento, de acuerdo a las mediciones de este Instituto, EEUU se mantiene como principal economía mundial, seguido de China, Japón, India y Rusia.

China lidera en indicadores como recursos económicos, recursos en el futuro, influencia diplomática y relaciones económicas.

Es decir, EEUU evidentemente sigue siendo la principal economía y potencia militar en el mundo, sin embargo, el crecimiento y potencial de China, sigue siendo un motivo de preocupación sobre todo para la Casa Blanca, por lo cual, como lo comentamos, la guerra comercial, es solo una forma de expresar el poderío y potencial entre estos países.

 

Consecuencias de la Guerra Comercial

Además de las presiones políticas que implica la guerra comercial, el entorno para el cierre de este año y el próximo, con tendencias de frenar la economía global, tanto mediante desaceleración como recesión en diferentes áreas comerciales internacionales.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha disminuido el pronóstico de crecimiento mundial en 2019 a 3.2%, la tasa más baja desde la gran crisis de 2009. Igualmente ha reducido su pronóstico de crecimiento para 2020, aunque todavía se plantea un mayor crecimiento que el de este año.

El proceso de freno económico e incluso de retroceso, se ve ya en Europa, con los resultados negativos de Alemania, el probable impacto en Reino Unido de la salida (BREXIT) que pudiera ser de manera “ruda” (sin acuerdo) lo cual se prevé que podría representar caer en una recesión, aunque paradójicamente podría significar un resultado positivo en materia electoral para Johnson.

Oportunidades para México

Esta guerra comercial ya ha traído consecuencias en el intercambio y flujos comerciales, México colocado como primer socio comercial de los EEUU y por otro lado, China ha reducido sus exportaciones a los EEUU en un 2% aproximadamente, considerando el crecimiento económico en el país vecino, esa disminución de comercio Chino, no significa una baja en el consumo interno, por lo que ese volumen de venta de mercancías ha cambiado de origen, viéndose beneficiado nuestro país una parte significativa.

En la medida que se logre aprovechar la circunstancia y se pueda mejorar el desempeño de la economía mexicana, la cual también se encuentra frenada o hasta estancada de acuerdo a la medición que se contemple.

Es urgente el aumento de la inversión en nuestro país y la facilidad para las empresas fabricantes y manufactureras enfocadas a la exportación, sobre todo de alto valor agregado para efectos de aprovechar la situación y enfocar la posibilidad de crecimiento tanto en el mercado interno como en el mercado internacional, las tasas de referencia tendrán que reducirse cuidando la fluctuación del tipo de cambio ante la volatilidad en los mercados ante esta guerra comercial y situaciones más locales como Hong Kong y Argentina esta semana.

Carlos Monroy
Carlos Monroy
+ posts

Doctor en Materia Fiscal. Consultor en Comercio Exterior y Gerente de Consultoría en Palco Consorcio de Comercio Internacional.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.