Los centros comunitarios en Ciudad Juárez son una mina de oro para el funcionario en turno.

Usted escucha que la figura de los centros comunitarios viene siendo un complemento social para el bienestar de la comunidad. ¿Cierto?

El municipio te vende la idea que en esos lugares la gente convive feliz y guarda todos los lineamientos que la ley exige para su funcionamiento. ¿Correcto?

- Publicidad - HP1

Pero la verdad de las cosas es que bajo la dirección de Iván Pérez, los centros comunitarios se cubren con un maquillaje muy ligero, que se va corriendo lentamente hasta dejar expuesta su verdadera piel.

Desde el interior de los dichosos centros comunitarios, empleados bajo su mando me reportan varias quejas.

De entrada es el trato déspota contra el personal y despidos injustificados para colocar en esas plazas a sus amigos y parientes.

En esta administración no es novedad lo que ustedes ahora leen.

El presidente municipal, Armando Cabada Alvidrez, puso la muestra y ahora sus cercanos subalternos como Iván Pérez, dirigen sus dependencias como si fueran de su propiedad.

No puede ocultar su ignorancia sobre el manejo de los centros comunitarios, pero eso no importa, porque el interés particular es el de sacar ventaja económica para sí. Y posicionar a sus familiares y amigos en los cargos para devengar un sueldo sin hacer nada.

El caso insólito de su niñera a la que pone como enfermera, sin ápice de conocimiento de la enfermería.

Los centros comunitarios, para su funcionamiento necesitan cumplir ante la coespris varios requisitos, pero el director los ignora.

En las diversas denuncias que llegan a este columnista, hay una muy grave.

El programa llamado Médico a tu Puerta, es un fraude. Están recetando a la gente pasantes de medicina, no médicos titulados.

Y según yo, los pasantes no pueden recetar. ¿O sí?

Ese programa no ha contratado médicos titulados, por lo que se pone en riesgo la salud de la gente.

Aunque se le ha pedido al director que se ocupe de eso, se molesta, se le hace mucho gasto, y sólo se ha dedicado a correr gente.

¿Qué otras deficiencias encontramos en los centros comunitarios?

Les faltan extinguidores, tienen goteras, están sucios y no hay ruta roja porque no la quieren pagar. La ruta roja es un basurero especial de desechos orgánicos que exige la coespris.

De lo único que se ocupa Iván Pérez y su subdirector Mario Solís, es de meter amigos a la nómina, y ya se oye en los pasillos que van a empezar a privatizar estos centros comunitarios, lo que representará un buen negocio para ellos mismos. Van a cobrar por los servicios que deben ser gratuitos.

Nuestro «corresponsal» me informa… «En esto andan metidos también el Dr. Licón, coordinador del área médica y el Dr. Narváez.

Esta denuncia no servirá de nada.

En otro momento llamaría la atención del síndico municipal.

Pero hoy sabemos que la sindicatura es comparsa del presidente municipal.

Así que todo quedará como una simple denuncia pública sin respuesta.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.