Para muchos especialistas, el intento por acercar a la población en la toma de decisiones políticas para la seguridad, a través de los foros de participación ciudadana que promueve el equipo del presidente electo, no tienen metodología; tampoco pies ni cabeza.

Consideran que solamente son una invitación a la catarsis, misma que luego se ahoga en el sollozo y el mar de lágrimas que brota en cada reunión.

Es un intento de terapia colectiva, que luego conduce a la simulación.

- Publicidad - HP1

Dan a creer que a través del gemido y los lamentos, saldrá el trazo político para la solución del problema de inseguridad.

Pero no hay una definición precisa de como se atacará el problema y su posible solución.

El ejercicio no es malo, incluso hace mucha falta que la gente se exprese.

Sobre todo los que han sido víctimas del dolor.

Pero el tiempo apremia, ya son quince para las doce, y no tenemos claro como se acabará la violencia y disfrutaremos una nación en paz.

El problema ahora es ¿Cómo procesar la participación ciudadana?

El foro per sé no estira para encontrar un trazo de política que garantice resultados en la oferta presidencial.

Porque la gente se junta, va, llora, dice, maldice y se regresa. Entró en catarsis, se desahogó, pero requiere actos de sanación, como la construcción de comisiones de la verdad, que investiguen los delitos de lesa humanidad cometidos en contra del pueblo mexicano.

Encontrar a los culpables y castigarlos.

Pero al mismo tiempo construir estrategias para contener el crimen en todas sus modalidades, porque su crecimiento, al parecer no tiene límite.

En poco más de una semana, Andrés Manuel López Obrador estará en Chihuahua.

¿A qué viene? ¿Traerá consigo ya el vocablo divino que nos iluminará a partir del 1 de diciembre? Ojalá que sí. Y que desde Chihuahua se haga el pronunciamiento nacional sobre las estrategias de seguridad pública.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.