ESCENARIOS: El Uso Político del Miedo

En otras ocasiones hemos analizado el uso político del cadáver.

Que es sacarle jugo al muertito.

Luego tenemos el uso político de la pobreza.

- Publicidad - HP1

Sacarle jugo y evidenciar los cinturones de miseria para decir que pronto acabaremos con ella si el voto popular nos favorece.

Hoy reflexionaremos sobre el uso político del miedo.

En un libro que me obsequiara mi buen amigo el doctor José Alva, titulado: «Una historia de los usos del miedo», se advierte que instituciones religiosas, partidistas, empresariales, gobiernos, etc. Utilizan el miedo para manipular a una sociedad.

Los autores nos dicen:

«Desde tiempos remotos, pensadores y filósofos se han ocupado del miedo, considerado como un sentimiento, como un «afecto», como una pasión del alma, y más moderadamente como una emoción del individuo.

El miedo es un mecanismo de control.

Ya la iglesia católica lo usaba desde cientos de años atrás.

La iglesia, ha contribuido generosamente a la difusión de miedos relacionados con castigos en este y en el otro mundo, mientras los fieles siempre han aceptado las amenazas como parte de sus creencias, o bien aparentan creer en ellas para evitar conflictos de conciencia».

Y luego los príncipes y más adelante los gobiernos, y en general los hombres del poder utilizan el miedo para su beneficio.

Viene a cuentas en esta columna, porque el miedo es un instrumento que se cotiza muy bien en los escenarios políticos del momento.

Y por lo pronto lo utilizan los banqueros para atemorizar a la gente con el discurso de terror contra Andrés Manuel López Obrador.

Estamos atravesando momentos sórdidos, dónde la violencia, el amago, la extorsión y otras amenazas, son flagelos contra los cuales tenemos muy poca defensa.

Así que si no estás preparado para sobrevivir en este círculo de la intranquilidad, puedes darte por muerto.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse