El INE recién indica que de las 15 gubernaturas en disputa para 2021, al menos 7 serán para mujeres.

Así lo determina, y deja la víbora chillando. Esta aseveración seguramente pasará de noche.

Es un alarde de perversidad para estimular la ambición femenina y exigir una cuota de género por el simple hecho de ser mujer.

- Publicidad - HP1

En materia política, ser mujer no es sinónimo de eficiencia, inteligencia, voluntad de servicio, capacidad de negociación, y otras virtudes y habilidades para ostentar el cargo.

Estoy de acuerdo en la paridad de género, siempre y cuando se satisfaga el perfil ganador para cualquier cargo público. En el Congreso de la Unión, un 42% de los legisladores son mujeres.

En competencia para las curules o los escaños, hay más material femenino que cumple con los elementos básicos para legislar.

Pero, no es lo mismo legislar que gobernar. Y como prueba tenemos muchos botones.

El gobierno de Chihuahua, por ejemplo, es una desgracia. Y el gobernador fue toda su vida un excelente legislador.

Los partidos políticos no pueden ser sujetos al ordenamiento de un organismo externo por más instituto electoral que sea.

El INE no tiene «dientes» para obligar a los partidos a cumplir esta disposición.

El atentado contra su competitividad sería motivo de controversia constitucional.

Empoderar ‘gratuitamente’ al sector femenil por el simple hecho de ser mujer, es socavar la suficiencia de cualquier partido.

En el caso de diputaciones y senadurías no hay problema, se integran con paridad de género.

Son organismos colegiados y la paridad es una realidad. ¿Pero qué pasa en las instancias de poder definidas como “unipersonales”? Así las llamó Monreal: «Concretamente, la presidencia de la República y los gobiernos de los Estados». Recalcó.

La aplicación de este criterio como medida, le meterá mucho ruido al chicharrón.

Ningún partido está preparado para cumplir este acuerdo de otorgar espacios bajo esta disposición al sector femenil.

El INE argumenta que tiene autoridad para determinar que en estos cargos mencionados se aplique la paridad de género.

Pero el senador, Ricardo Monreal sostuvo ante la prensa que el Instituto Electoral Federal, no tiene facultades para “legislar”. Que, si el INE insiste en exigir a los partidos políticos la paridad de género en las gubernaturas, el asunto lo llevarían a la SCJN, con una controversia constitucional.

Y añadió que cuando se discutió la reforma constitucional sobre paridad, “ex profeso se excluyó de la discusión el caso de gobernadores y de presidentes de la República.”

Estos criterios del INE fastidian a todos los partidos. Les rompe la dinámica con los procesos que llevan hasta hoy.

Yo recomiendo que todo aquel que se dedique a la política, haga su lucha por ganarse los cargos de elección a base de habilidades personales, conocimiento, experiencia. Que no finque su posibilidad en la coyuntura de género o de edad.

Ser joven o de la tercera edad, mujer, homosexual, o varón no debe liderar las preferencias políticas de nadie. La igualdad debe ser medida por las capacidades, por el liderazgo.

En fin, así comienza la semana.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.