Dícese de aquellas especies de criaturas, que mutaron en política, una vez que perdieron la habilidad de subsistir como dinosaurios del pleistoceno.

Los priyistas no hibernaban. ¡Se fosilizaban!

En una primera época se reproducían y se repartían el poder por ciclos o rondas.

- Publicidad - HP1

Luego vino una generación ultra-depredadora que ya no permitió la dinámica del ciclo del poder. Y sus larvas, antes de languidecer por la falta de alimento, degeneraron en una nueva especie. LOS CAMALEOSAURIOS.

Adquirieron la habilidad de mimetizar como lo hace el camaleón, y camuflaron su piel de tres colores por cualquiera de los otras tonalidades existentes en el tablero partidista electoral.

Cómo son seres inteligentes, obviamente mimetizan mejor en las tonalidades del partido más poderoso del momento.

Que para los efectos de este cuento, lo representa el partido Morena.

En el estado de Chihuahua el fenómeno de mimetización es quizás más profuso que en otros estados del país. Pero como las fuerzas morenas de más arraigo han protestado por la incrustación de tantos camaleosaurios, hubieron de desplazarse a otras entidades para infiltrarse con mayor facilidad ya con sus ropajes camuflados.

Tal es el caso de la nunca bien ponderada Lilia Merodio, quien para lograr su propósito, sin oposición ninguna, fue hasta el Estado de Hidalgo a darse de alta con el equipo de Morena.

Los observadores aseguran que Lilia buscará la gubernatura de Chihuahua, y su pretensión es descarrilar el proyecto de Cruz Pérez Cuellar.

Yo no lo pienso así. No trae canicas para ese proyecto.

Creo que ella pondrá sobre la mesa su trayectoria para conseguir una candidatura a diputada federal.

Pero no tendrá tiempo de armar un discurso creíble. Mucho menos cuando tenga que lidiar contra el golpeteo interno que le espera.

Porque hay que decirlo también, la militancia de Morena, no es un puñado de esporas adormecidas por el vaivén de las olas del mar.

La mayoría son chairos en pie de guerra. Y quieren ver sangre.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.